April 21, 2021
De parte de La Tarcoteca Contrainfo
284 puntos de vista


La crisis que se nos viene se nos presentará de distintas formas, pero solo tendrá un final: decrecimiento si o si. Mientras tanto las burbujas seguirán explotando como pompas de jabón hechas con varitas para niños. Aquí otro canto capitalista a los derivados y tsunamis y al sálvese quien pueda. Se creen que en una crisis real, sistémica, el dinero valdrá algo.

Este es el tipo de bazofia que emite un supuestamente prestigioso medio como es Zero Hedge. Un medios asociado a altos inversores y que no es más que propaganda barata y un puro despropósito de todo tipo de mercachifles y empresas zombis que intentan darse publicidad para seguir engañando a inversores. Avisamos, esta es una versión corregida y comentada, la original hace llorar los ojos. Mucho mejor la nuestra.

Si de algo estamos seguros es que no hay plan. Las élites mundiales están desunidas y congeladas en su telaraña de intereses, incapaz de cambiar. El Gran Reset no es más que una idea que ronda en la cabeza de algunos. El Green New Deal es un proyecto irrealizable, ni por los materiales necesarios, ni los tiempos propuestos ni en los términos propuestos. La UE se descompuso durante la pandemia covid dando muestras de insolidaridad y competencia. El plan quinquenal chino ya es un plan quebrado, lo fue desde el momento en que perpetua un modelo caduco e insostenible; reusaron a tomar el liderazgo en el mundo. 
De lo que si que estamos seguros de la parte en que las trabajadoras, abandonadas a su suerte, deberán retomar la iniciativa o perecer. Ya lo estamos viendo en muchas partes del mundo.
Salud! PHkl/tctca
______________
Credit Suisse está a horas del colapso y sus consecuencias podrían resultar en un fallo sistémica del sistema financiero.
Lamentablemente, mi sueño de anoche acabó ahí. Así que, lamentablemente, no experimenté lo que realmente sucedió.
Como advertí en el artículo de la semana pasada sobre Archegos y Credit Suisse, los bancos de inversión han creado una bomba de tiempo con el monstruo de los derivados de 1,5 billones de dólares [cuyos últimos hitos fueron eliminar el patrón oro para el dinero en Breton-Woods en 1972-73, después unión de la banca de inversión con la banca comercial en 1999 por la derogación de la Ley Glass-Staegall].
Hace unos años, el BIS (Banco de Pagos Internacionales) de Basilea redujo los $ 1.500 billones [1billón europeo= 1 trillón americano= 10 a la 12] a $ 600 billones de un plumazo [en sus informes sobre balances globales]. Pero la cifra real bruta todavía era de $ 1.5000 billones en aquel momento. Según mis fuentes, la cifra real hoy probablemente supere los 2.000 billones de dólares.
Una parte importante de los derivados en circulación son OTC (Over the counter, fuera de los Balances) y están ocultos en vehículos financieros con fines especiales fuera del balance contable.
LOS ACTIVOS APALANCADOS SOLO SUBEN EN HUMO
Los $ 30.000 millones en derivados de Archegos que se esfumaron durante un fin de semana son solo la punta del iceberg. El fondo de cobertura Archegos lo perdió todo y los jugadores habituales con súper apalancamiento Goldman Sachs, Morgan Stanley, Credit Suisse, Nomura, etc., perdieron al menos $ 30 mil millones.
Estos bancos de inversión están haciendo apuestas de casino que no pueden permitirse perder. Lo que sus juntas directivas y la alta dirección no se dan cuenta o no comprenden es que los traders, apoyados por gestores de riesgos fácilmente manipulables, están jugándose el banco a diario.
La mayoría de estas apuestas ridículamente altas se realizan en el mercado de derivados. La administración de los bancos no comprende cómo funcionan o cuáles son los riesgos de estos derivados y los administradores de cuentas y los comerciantes pueden apostar miles de millones a diario sin ningún riesgo personal en el juego, pero con consecuencias colosales si algo sale mal.
DEUTSCHE BANK – DERIVADOS PATRIMONIO NETO 600X
Pero estamos entrando en una era en la que las cosas saldrán mal. El apalancamiento [el endeudamiento] es demasiado alto y las apuestas son totalmente desproporcionadas con respecto al capital social de la empresa.
Tomemos como ejemplo el famoso Deutsche Bank (DB) que tiene derivados en circulación por valor de unos 37.000 billones de €contra un capital total de 62 billones de €. Por lo tanto, la posición en derivados es 600 veces el capital.
O para decirlo de otra manera, el patrimonio es el 0,17% de los derivados en circulación. ¡Así que una pérdida del 0,2% en los derivados eliminará el capital social y el banco!
Los gestores de riesgos del DB argumentarán que la posición neta en derivados es solo una fracción de los 37 billones de euros a los 20.000 millones de euros. Eso, por supuesto, es una tontería, como vimos con Archegos al comprobar cómo algunos bancos perdían $ 30.000 millones en un solo fin de semana [recordar que el recate a toda la banca española en 2012 fue de unos 120.000 mill €].
Los derivados solo se pueden compensar sobre la base de que las contrapartes paguen [seguros a las inversiones aportados por los fondos de cobertura, empresas que aseguran empresas]. Pero en una crisis sistémica real, las contrapartes quebrarán y la exposición bruta seguirá siendo exposición bruta [no cubierta, a ser saldadas con capital del banco].
Así que todo ese entramado no se sostiene ante un escrutinio realista. Es típico del mundo de los casinos-bancarios de hoy en día que depositantes, accionistas y gobiernos asuman todo el riesgo a la baja y la administración los beneficios.
Echemos un vistazo a la imagen de riesgo global en el sistema financiero:


Deuda global y obligaciones  $ 2.300 billones = Deuda global $ 300 bill+ Derivados financieros $ 1.500 billones+ obligaciones sin fondo $ 500 billones
Por encima de los $ 2.300 billones es a lo que se expondrá el mundo cuando esta bomba de tiempo explote.
Esa es la suma total de la deuda global, los derivados y pasivos no financiados. Cuando todas las fichas de dominó comiencen a caer y nadie puede cumplir con sus obligaciones, esto es lo que los gobiernos deberán financiar [unos $ 3 millones por habitante].
Sí, imprimirán este dinero y mucho más a medida que los déficits aumenten exponencialmente debido al colapso de las monedas. Pero los payasos de la MMT (Teoría Monetaria Moderna) descubrirán que el dinero impreso tiene legítimamente un valor CERO.
Si estos payasos hubiesen estudiado historia, aprenderían que la MMT nunca ha funcionado. Basta con comprobar los casos del Imperio Romano 180-280 d.C., Francia a principios del siglo XVIII, o la República de Weimar, Zimbabwe, Argentina y Venezuela en los siglos XIX y XX.
Entonces, cuando muera el dinero de Fiat, ¿Cuánto oro se requerirá para reparar el daño?
Si miramos el cubo del esquema, con todo el oro producido durante toda la historia, vemos que son 198.000 toneladas valoradas en $ 1.100 billones.


El cubo del esquema muestra el total del oro depositado en bancos centrales (3) y el oro de inversión privada (2). Esto equivale a 77.000 toneladas o 4,3 billones de dólares. Esa suma representa tan solo el 0.2% de la deuda total y los pasivos/obligaciones de $ 2.3 billones como se muestra en la figura anterior.
El valor del oro de 4,3 billones de dólares tiene un precio del oro de 1750 dólares la onza. Este minúsculo 0,2% de los pasivos, obviamente, es demasiado pequeño para respaldar la deuda mundial. Un respaldo de oro del 20% del pasivo total sería un mínimo de garantía.
Eso sería 100 veces el 0.2% actual o un precio del oro de $ 175,000.
Además, medir el precio del oro en dólares no tiene ningún propósito porque si ocurriese este escenario, el dólar no tendrá valor y el precio del oro no se medirá en dólares sin un valor en el infinito.
ENFOQUE EN LA PRESERVACIÓN DE LA RIQUEZA
En lugar de centrarse en un precio potencial del oro medido en dólares, los inversores deberían preocuparse por preservar su riqueza en activos reales mantenidos fuera de un sistema financiero en quiebra [por ejemplo el trabajo y la solidaridad].
Independientemente del precio que alcancen el oro y la plata, la historia demuestra que son la mejor forma de preservación de la riqueza [otra forma es no generarla y mantener el nivel de producción en un nivel basal operativo que impida su acumulación y uso particular que tanto sufrimiento ha generado].
No será diferente esta vez. Por lo tanto, en la crisis que se avecina, los metales preciosos serán el mejor seguro para tener como protección contra un riesgo global sin precedentes [hasta que los requisemos y los distribuyamos entre el pueblo].
El aumento del precio del oro desde 2000 no refleja de ninguna manera la impresión masiva de dinero que hemos visto en este siglo.
Aún así, como muestra el gráfico a continuación, el oro está al comienzo de una tendencia alcista muy fuerte que tiene mucho por hacer tanto en tiempo como en precio[y sin embargo el oro no se come].


Los inversores tienen las siguientes opciones:
O siguen se avocan al colapso que se avecina por el estallido de las burbuja financieras como acciones, propiedades y bonos hasta fondos, que probablemente será de un 75-95% más bajo en términos reales (medidos en oro).
O protegen su riqueza en metales preciosos físicos, almacenados fuera de un sistema financiero fracturado [y así retirar más rápido aún capital financiero del sistema, lo cuál contribuirá a que caiga más rápido y tengamos nos vamos a expropiar las riquezas robadas a la madre naturaleza antes de los previsto].
Para los no inversores, trabajadoras desposeídas, cuyo único bien es la fuerza de nuestro trabajo; retirado el capital, borrados los incentivos para su obtención, abandonados por los burgueses, liberados del yugo de sus ejércitos militares y policiales en retirada ante la falta de dinero contante y sonante; nos organizaremos fraternalmente para obtener nuestra manutención, bienes y servicios, y convertir en ruinas la locura que fue el capitalismo antes de que a alguien se le ocurra resucitar al muerto. 
Como siempre, la historia da la respuesta sobre qué camino tomar.



Fuente: Tarcoteca.blogspot.com