November 19, 2021
De parte de ANRed
37 puntos de vista

Foto: Actividad de visibilización contra el Abuso sexual en la infancia en el Barrio La Fe, Monte Chingolo.

Hoy es el Día internacional de lucha contra el abuso sexual infantil. Desdel el colectivo Yo si te Creo convocan a realizar actividades de denuncia y concientización en diferentes ciudades del país. «Salimos a las calles en cada territorio a denunciar que este delito, silencioso e invisibilizado, tiene consecuencias equiparables a la tortura y que el Estado y  la Justicia son responsables». Por ANRed


En el marco del Día Internacional de lucha contra el abuso sexual infantil desde el colectivo Yo si Te creo salen a las calles a realizar actividades de denuncia y concientización sobre una problemática de la que poco se habla.

Madres protectoras, familiares de víctimas, militantes feministas, trabajadores de los programas y dispositivos estatales, promotoras de salud y trabajadoras de la educación convocan a un «Grito Global contra el abuso sexual en las infancias» en diferentes cuidades del país. En la ciudad de Buenos Aires habrá actividades frente al Congreso de la Nación a partir de las 16hs.

«Salimos a las calles en cada territorio a denunciar que este delito, silencioso e invisibilizado, tiene consecuencias equiparables a la tortura y que el  Estado y la Justicia son responsables. Los datos oficiales, construidos bajo una lógica binaria, reconocen que una de cada cuatro niñas y uno de cada 13 niños han padecido estas situaciones, dando cuenta de la existencia de un estado indiferente y cómplice ante este flagelo. Denunciamos también la vulneración sistemática de los derechos a las niñeces y adolescencia trans/travestis quienes están expuestes continuamente a transitar por situaciones de violencia, abuso y explotación sexual. Por eso salimos y decimos: las niñeces no mientes. ¡los abusadores, sus cómplices y encubridores si!» expresaron desde Yo si te creo mediante un documento.

Asismo las activistas señalan los múltiples obstáculos que las familias atraviesan durante el proceso de denuncia, puesto que de cada 1000 situaciones de abuso, 100 son denunciadas penalmente, 10 llegan a juicio y tan sólo 1 queda esclarecida y con sentencia firme. «El atravesamiento de clase pone de manifiesto las desigualdades ante la posibilidad de acceso a la justicia. En situaciones donde el abusador es el sostén económico del grupo familiar, las características habitacionales no permiten garantizar las restricciones de acercamiento, no se cuentan con viáticos para concurrir a las instancias judiciales y/o se asiste sin tener garantizado el alimento diario, decimos que la vulneración de los derechos a la vivienda, salud, educación, alimentación condicionan aún más las posibilidades de llevar adelante estos procesos» agregan.

Ente otras dificultades las activistas resaltan que son muy pocos los casos que tienen patrocinio jurídico gratuito. Además resaltan la inexistencia de peritos de parte gratuito, la ausencia de capacitaciones para funcionarios judiciales que aborden la problemática de abuso sexual en las niñeces, las dilataciones en las investigaciones, los archivos de causas y hasta la práctica torturante de revinculación forzada con los abusadores; son expresiones de un modus operandis que termina expulsándonos de la posibilidad de acceder a la justicia y de reparar sus historias.

«Salimos a la calle porque nuestra sociedad idealiza y legitima un modelo de familia invisibilizando que el 85% de los abusos son perpetrados por miembros de la misma o del círculo de confianza de les niñes. Son progenitores, abuelos, tíos, hermanos, primos y cuñados, casi siempre varones cis, hijos sanos de este sistema, que imponen su sexualidad adulta arrasando con las subjetividades, ocasionando desprotección y vulnerabilidad.

«¡Sin fecha de vencimiento, los delitos sexuales no prescriben!»

Otra de las consignas de lucha en el marco del 19N es exigir que los delitos sexuales no prescriban, haciendo hincapié en el respeto a los tiempos de las víctimas para poder denunciar las violencias sufridas.

«La justicia nos impone plazos para formular denuncias, en vez de contemplar nuestros tiempos y procesos. Quienes somos sobrevivientes adultes y hemos podido relatar luego de muchos años las situaciones que atravesamos, nos encontramos con que, a los ojos del Estado, este delito prescribe. Hoy estamos ante un momento clave en esta lucha. Gracias al movimiento feminista y transfeminista, hemos logrado impulsar los llamados “Juicios por la Verdad” que, si bien no tienen efectos penales, abren camino para la reconstrucción de la verdad de los hechos. Pero también nos encontramos con que muchas de nuestras denuncias han llegado a la Corte Suprema de Justicia, evidenciando la necesidad de poner fin a la impunidad, se condene efectivamente a los abusadores y se respeten nuestros tiempos. Sin fecha de vencimiento, ¡los delitos sexuales no prescriben! ¡nuestras cuerpas tienen memoria, tienen verdad y lucharemos hasta que se haga justicia» explican desde Yo si Te creo.





Fuente: Anred.org