June 12, 2021
De parte de Indymedia Argentina
210 puntos de vista


Pocas luces y mentirosa = No es de izquierda

Siguiendo la elogiable tradici贸n de renunciar cumplida la mitad del per铆odo, para darle lugar al siguiente en la lista, Nicol谩s del Ca帽o, del PTS, dej贸 ayer su banca del Frente de Izquierda Unidad y en su remplazo jur贸 M贸nica Schlotthauer, trabajadora ferroviaria e integrante de Izquierda Socialista.

Hasta ah铆, todo muy bien.

Lamentablemente, Schlotthauer quiso alcanzar el estrellato amontonando en la breve extensi贸n de su juramento todo lo que sabe (o sea, nada) del mundo, del poblamiento de Am茅rica, de historia argentina reciente y de pol铆tica, y le sum贸 a ello un 鈥渙currente鈥 alfilerazo a las torpes expresiones etnol贸gico-literarias del presidente.

Todo esto, muy enf谩tica y satisfecha de s铆 misma.

Qu茅 necesidad, 驴no?

Este fue el juramento de Schlotthauer:

鈥淛uro por la memoria de los treinta mil desparecidos, por mis compa帽eros del glorioso PTS y juro defender los derechos de las mujeres, los trabajadores y los pueblos originarios, que construyeron estas tierras antes de que llegaran otros en los barcos. Por el socialismo y un gobierno de los trabajadores. 隆S铆, juro!鈥 (1)

Vamos a examinarlo sumariamente:

a) 鈥淒esaparecidos鈥: es una palabra que delata a quien la utiliza con el mismo sentido que la diputada. El caso es que la gran mayor铆a de los secuestrados lo fueron ante testigos 鈥攏o 鈥渄esaparecieron鈥濃, algunos m谩s fueron vistos por sobrevivientes en los chupaderos, y de otros 鈥攆inalmente鈥 se conoci贸 su suerte y los autores de su martirio en juicios en los que se conden贸 a genocidas. No obstante todo esto, en la Argentina la palabra en cuesti贸n y su significado espurio tienen amplia aceptaci贸n incluso en espacios pol铆ticos donde debieran ser repudiados: un efecto m谩s de la viveza criolla.

b) 鈥30.000鈥: es impropio e indigno de la izquierda enarbolar mentiras. La izquierda no falsea la realidad, porque aunque una calumnia, una falsedad o una exageraci贸n parezcan inicialmente debilitar al enemigo de clase, sucede todo lo contrario: la mentira se convierte en un bumer谩n, por dos razones esenciales. La primera raz贸n es que si se quiere modificar la realidad hay que conocerla: si se la tergiversa para que sea m谩s efectista, m谩s 鈥渆ntradora鈥, menos amarga, lo que suceder谩 es que se conducir谩 a las masas a operar sobre un fantasma.

La segunda es que la izquierda tiene un compromiso inviolable con la clase a la cual se propone representar: decirle siempre la verdad. Exactamente lo opuesto que los pol铆ticos burgueses, que no quieren 鈥攏i pueden鈥 proclamar que su prop贸sito es aumentar sus riquezas y su poder, y que para ello tienen una receta magistral: exprimir al m谩ximo a los trabajadores convenci茅ndolos al mismo tiempo de que eso es lo mejor para ellos.

A ese efecto los explotadores manejan innumerables recursos para influir en los explotados. Las voces cr铆ticas, en cambio, aunque no est茅n prohibidas tienen solo hilachas de canales para hacerse o铆r. Su 煤nica oportunidad consiste en ser confiables: en su memoria hist贸rica, en sus diagn贸sticos, en sus datos concretos y en sus propuestas. As铆 logran que los desamparados, para escuchar su palabra, venzan las dificultades, porque 鈥渆stos siempre vienen con la justa鈥.

Los 鈥30.000鈥 detenidos-desaparecidos es un n煤mero de fantas铆a. Y, de 煤ltima, dado el nivel de las otras cifras que se manejan 鈥攃ualquiera de ellas es desgarradora鈥, no tiene trascendencia m谩s all谩 de lo num茅rico. Las diferencias en ese orden no cambian la apreciaci贸n global de la dictadura y del gobierno peronista que la precedi贸: est谩 claro que el plan de este era acabar con el ascenso de masas 鈥攍as que en buena parte se retobaban a las riendas del peronismo鈥, y que ambos coincid铆an en la idea de decapitar a una generaci贸n de luchadores que buscaban el futuro en nuevos horizontes.

c) 鈥淧ueblos originarios鈥: todos los seres humanos que habitaron y habitan Am茅rica fueron en su momento invasores o fueron y son descendientes de ellos. Si se prefiere, emigrantes. Por ejemplo, a los que se establecieron en Tierra del Fuego les llev贸 de 15.000 a 20.000 a帽os transitar de una punta a la otra de Am茅rica. En el trayecto no fueron, en general, recibidos con los brazos abiertos, sino con flechas, piedras y mazas. Tuvieron que abrirse camino, o retroceder, o mezclarse e hibridarse, o hacer pata ancha y echar o matar a los m谩s 鈥渙riginarios鈥 (solo por un tiempo, hasta ser desalojados por otros). Abreviando: los que cruzaron el Beagle ya no eran los invasores 鈥渙riginarios鈥, sino que sus perfiles gen茅ticos no remiten sino de un modo parcial a sus posibles primos que se quedaron en Asia.

En resumen, lo de 鈥減ueblos originarios鈥 (en adelante, 鈥減.o.鈥) es una mentira. Interesada, como son generalmente las mentiras: debe atraer nuestra atenci贸n que los peronistas, que impulsan la teor铆a de g茅nero, hayan sido tambi茅n los paladines de esta otra divisi贸n social instalada apelando a la genealog铆a.

d) 鈥淟os pueblos originarios construyeron estas tierras antes de que llegaran otros en los barcos鈥: as铆 lo dice, tal cual: escuche el audio. Estas tierras americanas, se帽ora, estaban en Pangea hace 300 millones de a帽os, y hace 200 millones se les dio por separarse del supercontinente y hacer rancho aparte. Doscientos millones de a帽os: casi lo mismo que habr铆a que esperar para que los humanos baj谩ramos de los 谩rboles en 脕frica.

Ahora bien: si fuera cierto, como dice usted, que esos titanes, los 鈥減.o.鈥, construyeron estas tierras 鈥攄onde antes no las hab铆a鈥, tendr谩 que admitir que los 鈥減.o.鈥, o eran mam铆feros marinos, o vinieron en barcos, con tierra y piedras, e hicieron esto que tenemos bajo los pies. 驴Se da cuenta, se帽ora? Tanto desd茅n por los que bajaron (鈥渂ajamos鈥, se帽ora: usted y yo tambi茅n) de los barcos, pero de su narrativa se desprende que sus 鈥減.o鈥 hicieron eso mismo.

Moraleja: dicen que usted tiene una apreciable trayectoria sindical. En esa materia su palabra podr铆a ser muy provechosa en el Congreso.

Y de lo que no sabe, viol铆n en bolsa.

(1)          https://www.youtube.com/watch?v=Vd-5VabFYpo




Fuente: Argentina.indymedia.org