February 4, 2023
De parte de ANRed
2,093 puntos de vista

Elon Musk es mucho ma虂s que el nombre de un empresario de la tecnologi虂a. Este anarquista de derecha esta虂 reinventando 鈥撀縫arado虂jicamente?鈥 el pano虂ptico a escala global y plantea una serie de cuestiones respecto a los li虂mites de lo pu虂blico y lo privado en un contexto de remilitarizacio虂n y geopolitizacio虂n del mundo. Tres T definen su doctrina: troleo econo虂mico, tecnologi虂a total y tecnopoli虂tica. Por Asma MhallaNUSO).


Elon. Musk. El individuo, con fama de brillante y caprichoso, divide, provoca e histeriza. Cada uno de sus tuits es comentado, disecado y puesto en primera plana de la agenda medi谩tica. Es una estrella que goza, adem谩s de su considerable poder financiero, de un poderoso poder blando (soft power) personal. Pero ya sea idolatrado u odiado, no deja de ser el s铆mbolo, imposible de ignorar, de las reconfiguraciones estructurales del poder. Para entender la racionalidad del sistema Musk, es necesario deconstruir, fr铆a y tranquilamente, sus principios fundamentales, perceptibles con facilidad entre las l铆neas de sus tuits. Este art铆culo propone algunos ejes de pensamiento sobre el fondo de su doctrina. A su manera, es decir, a partir de sus tuits m谩s pol茅micos, rastrearemos la agenda pol铆tica de Musk.

驴Qu茅 representa el nombre Elon Musk?

Hasta sus recientes arrebatos pol茅micos sobre Ucrania y Taiw谩n, Elon Musk era conocido como un empresario visionario y disruptivo. Tras un paso por Paypal, donde se code贸 con Peter Thiel e hizo fortuna, a partir de 2002 se volc贸 en tres campos estrat茅gicos que combinan las nuevas tecnolog铆as y la industria pesada: Tesla (veh铆culos el茅ctricos), Neuralink (una startup de neurotecnolog铆as, nbic, famosa por sus implantes cerebrales), Spacex (astron谩utica, empresa matriz de los sat茅lites Starlink) y The Boring Company (un negocio que engloba desde t煤neles hasta perfumes, pasando por lanzallamas). Pero Musk no se contenta con promover a voz en cuello sus numerosos proyectos industriales, sino que tambi茅n se complace en lanzar diversas pol茅micas en Twitter, destilando sus opiniones o su visi贸n del mundo: cr铆ticas alternativas a dem贸cratas o republicanos, justas verbales que lo oponen al presidente estadounidense Joe Biden, con el que mantiene p茅simas relaciones, un tira y afloja con la direcci贸n de Twitter en el momento del anuncio de su adquisici贸n, una propuesta de plan de paz en el conflicto ruso-ucraniano, una opini贸n sobre el estatus de Taiw谩n, posiciones pol铆ticas conservadoras sobre la moral o posiciones tecnoc茅ntricas sobre la soluci贸n al cambio clim谩tico o al colapso demogr谩fico, y posiciones sobre criptomonedas inestables y desestabilizadoras. Y la receta funciona, cada tuit es un peque帽o acontecimiento en s铆 mismo que agita la esfera medi谩tico-pol铆tica durante unas horas.

En el fondo, Elon Musk es un anarquista de derecha en su expresi贸n qu铆micamente m谩s pura. Si tuvi茅ramos que buscar una imagen que resumiera al personaje, podr铆amos pensar en el Joker de Batman en una versi贸n m谩s jovial. Joker Musk juega con las autoridades, las desaf铆a, las desestabiliza, se burla abiertamente de ellas. Las obligaciones con el regulador de Wall Street, por ejemplo, nunca han sido respetadas. Est谩 claro que Musk est谩 probando la resistencia del sistema y gozando al hacerlo. Tiene una visi贸n articulada del mundo, pero sobre todo del papel de las instituciones que desprecia. Mucho m谩s que cualquier otro patr贸n de Silicon Valley, simboliza el advenimiento de estas nuevas formas de poder entre las big tech y los Estados, en definitiva, una nueva clave de reparto de poder entre estos dos mundos. El sistema Musk se basa en el tr铆ptico de las 3t: troleo econ贸mico, tecnolog铆a total y tecnopol铆tica. Proponemos llamar a este sistema 芦Musk-3t禄.

El sistema Musk-3T

En el plano econ贸mico, Musk reinventa brillantemente lo que Donald Trump hab铆a iniciado en Twitter unos a帽os antes. De la 芦pol铆tica de la posverdad禄<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-1" data-title="

Katharine Viner: 芦How Technology Disrupted the Truth禄 en The Guardian, 12/7/2016.

“>1, Musk nos ha llevado a la era de la 芦econom铆a de la posverdad禄 a trav茅s de una capacidad de da帽o sin precedentes. La ilustraci贸n m谩s llamativa de este fen贸meno es el psicodrama que acompa帽贸 toda la secuencia de la ca贸tica adquisici贸n de Twitter en la primavera de 2022. El anuncio unilateral de la suspensi贸n de la adquisici贸n 鈥揗usk explic贸 que no estaba de acuerdo con el recuento del n煤mero de cuentas falsas facilitado por la plataforma鈥 le permiti贸 iniciar oficialmente un tira y afloja y una guerra psicol贸gica con el consejo de administraci贸n de Twitter, un bluff de p贸ker cuyos verdaderos motivos nadie pudo conocer. La simple operaci贸n de fusi贸n-adquisici贸n no pudo concretarse porque las dos partes no se pusieron de acuerdo sobre el m茅todo de recuento de las cuentas falsas, acus谩ndose mutuamente de mentir sin que ninguna de ellas pudiera demostrar la veracidad de su punto de vista. La (larga) secuencia de recuento de cuentas falsas no es balad铆, marca un punto de inflexi贸n, una era inaugurada unos a帽os antes por Trump y sus famosos 芦hechos alternativos禄<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-2" data-title="

芦Kellyanne Conway: Press Secretary Sean Spicer Gave 鈥楢lternative Facts鈥櫬 en canal de YouTube de NBC News, s./f., www.youtube.com/watch?v=vsreedqgfc8.

“>2: las cifras se han convertido en una opini贸n como cualquier otra, que no permite ninguna forma de consenso. El cl铆max del psicodrama fue el famoso emoji de la 芦caca禄 que Musk opuso a las largas explicaciones del ceo de Twitter, Parag Agrawal, sobre el recuento de cuentas falsas. El cr铆ptico tuit fue archivado posteriormente por Twitter como prueba en el juicio que lo enfrenta a Musk.

La instrumentaci贸n que hace Musk de Twitter no termina ah铆. El troleo econ贸mico le permite trastocar los c贸digos del mercado financiero mundial y las instituciones que lo enmarcan. Con un tuit, Musk puede desestabilizar el mercado financiero de la tecnolog铆a, que hoy tiene las valoraciones burs谩tiles m谩s altas. Un tuit, y el mercado, irracional, puede te贸ricamente colapsar. Este poder de influencia le permiti贸 burlarse por segunda vez de la poderosa Comisi贸n de Bolsa y Valores de Estados Unidos (sec, por sus siglas en ingl茅s), el regulador de Wall Street, que ya lo hab铆a multado en 2018 por 芦declaraciones falsas y enga帽osas禄 despu茅s de que tuiteara su intenci贸n de retirar Tesla de la bolsa si el precio de la acci贸n alcanzaba los 420 d贸lares<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-3" data-title="

芦Quand Elon Musk 鈥榥e respecte pas la SEC鈥櫬 en Le Echos, 10/12/2018.

“>3. La sec, inerme, tambi茅n oblig贸 a los abogados de Tesla a examinar cada tuit sobre los asuntos de la empresa antes de su publicaci贸n. La multa, rid铆culamente peque帽a en comparaci贸n con la riqueza de Musk, fue debidamente pagada, Musk sigui贸 en su puesto y sus tuits no fueron examinados m谩s que antes. En 2022 volvi贸 a ocurrir lo mismo con el ca贸tico plan de compra de Twitter. El asunto adquiri贸 tal magnitud en eeuu que los pol铆ticos se cuestionaron abiertamente si la sec segu铆a siendo apta para cumplir su misi贸n en un sistema en el que los tuits pueden determinar los movimientos burs谩tiles, en el que las multas son una gota de agua para los empresarios multimillonarios, pero en el que estas t谩cticas de troleo pueden costar millones a los inversionistas y socavar permanentemente la gobernabilidad interna y las operaciones de las empresas atacadas. En resumen, Wall Street est谩 perdiendo el control del mercado, perturbado por Twitter.

Una concepci贸n total y totalizadora de la tecnolog铆a

La concepci贸n de Elon Musk de la 芦tecnolog铆a total禄 se basa en una ideolog铆a a la vez libertaria y tecnoc茅ntrica. Dos s铆mbolos de la visi贸n del mundo de Musk, un h铆brido de libertarismo y neoconservadurismo, son su plan de comprar Twitter y sus sat茅lites Starlink como la respuesta definitiva a todos los problemas del mundo.

Los sat茅lites de 贸rbita baja Starlink son una de las piedras angulares del proyecto de tecnolog铆a total de Musk. Al captar la nueva infraestructura de conectividad del mundo, est谩 reinventando el pan贸ptico a escala global: el mundo visto desde el cielo. Y aprovecha alegremente sus sat茅lites para intentar resolver casi cualquier problema: ganar la guerra en Ucrania, luchar contra la deforestaci贸n en el Amazonas o superar la pobreza y el hambre en 脕frica. Verlo todo, captarlo todo, desde todos los 谩ngulos posibles, para supervisar, vigilar y controlarlo todo.

La otra pieza clave de su proyecto tecnol贸gico total es la adquisici贸n de Twitter. Pero m谩s all谩 de la dimensi贸n ideol贸gica<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-4" data-title="

La cuesti贸n es ampliamente analizada en A. Mhalla: 芦Tecnopol铆tica de las redes sociales禄 en El Grand Continent, 29/6/2022.

“>4, la compra de Twitter es el primer ladrillo de otro proyecto industrial cr铆tico para el empresario: la 芦x App para todo禄<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-5" data-title="

Grace Kay: 芦What Elon Musk Has Said Publicly 鈥 and in Private Texts 鈥 about X, His Idea for an 鈥楨verything App鈥櫬 en Insider, 15/10/2022.

“>5. Basada en el modelo chino de WeChat<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-6" data-title="

Simoni Pieranni: 芦Qu鈥檈st-ce que WeChat ?禄 en Le Grand Continent, 7/7/2020.

“>6, la x App de Musk es un ecosistema tecnol贸gico total: totalmente cerrado en s铆 mismo, donde todos los servicios digitales estar谩n interconectados, concentrando as铆 todos los usos, un efecto de sistema sin costuras que organizar铆a con confinamiento algor铆tmico y permitir铆a la captura continua de datos.

La base tecnol贸gica principal de la x App se apoyar铆a, por tanto, en la arquitectura existente de Twitter. Con el tiempo, si ampliamos el razonamiento, la x App podr铆a convertirse en un espacio h铆brido que compitiera directamente con el metaverso de Meta<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-7" data-title="

Y煤bal Fern谩ndez: 芦Qu茅 es el Metaverso, qu茅 posibilidades ofrece y cu谩ndo ser谩 real禄 en Xataka, 16/5/2022.

“>7, entre otros. Y si Musk sigue contando con el benepl谩cito de Beijing, el proyecto podr铆a acabar compitiendo con la big tech china, de la que el Partido Comunista Chino (pcch) empieza a desconfiar. Estrat茅gicamente, permitir que Musk penetre en una parte controlada del mercado chino permitir铆a al pcch debilitar la influencia de algunos de sus batx<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-8" data-title="

Las BATX (Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi) son las cuatro empresas tecnol贸gicas m谩s grandes de China [N. del E.].

“>8, al tiempo que expondr铆a al empresario a una mayor dependencia econ贸mica de China. Por lo tanto, una herramienta pol铆tica contra eeuu en la guerra tecnol贸gica abierta entre ellos<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-9" data-title="

L茅na Corot: 芦Les Etats-Unis accentuent les restrictions sur l鈥檈xport de semi-conducteurs vers la Chine禄 en L鈥橴sine Digitale, 11/10/2022.

“>9. Pens谩ndolo bien, 驴es una hip贸tesis tan incongruente?

Es quiz谩 tambi茅n en este contexto de militarizaci贸n de la econom铆a donde hay que situar la reciente declaraci贸n de Musk sobre el estatus de Taiw谩n. A primera vista, habr铆a salido de su papel de geopol铆tico de pacotilla. En una entrevista con el Financial Times del 10 de octubre de 2022, propuso que Taiw谩n se convirtiera en una zona administrativa especial bajo el control de la Rep煤blica Popular China. La declaraci贸n le vali贸 virulentas, y bien merecidas, cr铆ticas de Taip茅i. Por otro lado, los dirigentes chinos estuvieron encantados con 茅l y lo recompensaron tres d铆as despu茅s con cr茅ditos fiscales para facilitar la compra de sus modelos Tesla en China en un contexto de mercado cr铆tico para la firma 鈥搕ensiones en la cadena de suministro, entrada de nuevos actores en el mercado<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-10" data-title="

Keoni Everington: 芦China Gives Tesla Tax Break 3 Days after Musk鈥檚 Taiwan Advice禄 en Taiwan News, 13/10/2022.

“>10鈥. La primera hip贸tesis, no necesariamente incorrecta pero tampoco la 煤nica, sugiere que la declaraci贸n de Musk fue puramente oportunista e interesada. Tal vez sea ese el caso. Pero eso ser铆a pasar por alto el hecho de que detr谩s de Tesla est谩 el proyecto total de Musk 鈥搙 App, despliegue de Starlink, conquista del espacio鈥 y, por tanto, naturalmente, eeuu<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-11" data-title="

Maxime Amiot: 芦Les subventions 脿 la voiture 茅lectrique en d茅bat aux Etats-Unis禄 en Les Echos, 11/6/2015.

“>11.

A trav茅s de Musk, eeuu mantiene un (peque帽o) pie en China. De un lado, una declaraci贸n sumaria de un 芦ciudadano privado禄, r谩pidamente olvidada en la sobrecarga de informaci贸n, no le cuesta mucho a eeuu, pero s铆 refuerza la posici贸n geoestrat茅gica de Musk en China. Del otro, Musk se convertir铆a en un arma de coerci贸n econ贸mica para China en la guerra tecnol贸gica que la enfrenta a eeuu. Entonces, 驴es Elon Musk un hombre sin ley? 驴O un caballo de Troya? El futuro lo dir谩, pero en cualquier caso, los juicios apresurados solo sirven para participar en la 芦niebla de la tecnoguerra禄 y para hacer invisibles las verdaderas cuestiones en juego, con Musk como uno de sus instrumentos.

Sean o no cre铆bles las hip贸tesis planteadas en este art铆culo, lo cierto es que el proyecto tecnol贸gico total de Musk es un tiro de billar de varias bandas: lo que hay detr谩s de la adquisici贸n de Twitter no es Twitter per se, sino la conquista de todo o parte del mundo en un contexto en el que la econom铆a global se est谩 geopolitizando, militarizando y desglobalizando.

Una nueva 芦power politics禄

Musk est谩 construyendo una potencia geopol铆tica formal, complementaria a las actuales prerrogativas de eeuu. Contrariamente a lo que se escribe o se transmite con demasiada rapidez en el debate p煤blico, las big tech no son 芦Estados paralelos禄, sino que, por el contrario, se encuentran en el mismo continuo funcional que su Estado de referencia. Esta nueva 芦power politics禄, materializada en nuevas claves de distribuci贸n del poder, no supone una diluci贸n de la soberan铆a del Estado estadounidense, sino su reconfiguraci贸n. En la actualidad, por ley, la soberan铆a suprema sigue siendo, de forma bastante cl谩sica, la del Estado, mientras que los gigantes tecnol贸gicos estadounidenses son b谩sicamente auxiliares tecnol贸gicos (de guerra) m谩s o menos poderosos en un ciberespacio ultramilitarizado. En este caso, el poder tecnoindustrial no es exactamente lo mismo que el poder institucional y pol铆tico. Musk pone el poder de Spacex al servicio de la pol铆tica exterior de eeuu, que tiene la 煤ltima palabra, es decir, el poder definitivo, a trav茅s de la coacci贸n financiera (subvenciones, 贸rdenes gubernamentales, impuestos) o a trav茅s de la ley. Esta complejidad de las relaciones de poder proyectadas hacia el exterior no deber铆a verse desdibujada por las operaciones de comunicaci贸n personal de Elon Musk, como su improbable plan de paz entre Rusia y Ucrania, que habr铆a servido de sonda para Vlad铆mir Putin, junto con Henry Kissinger y otros, seg煤n Fiona Hill<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-12" data-title="

Maura Reinolds: 芦Fiona Hill: 鈥楨lon Musk Is Transmitting a Message for Putin鈥櫬 en Politico, 17/10/2022.

“>12. En un nivel mucho m谩s estructural y m谩s all谩 del incesante ruido de las redes sociales, no hay que olvidar las verdaderas cuestiones pol铆ticas que plantea esta nueva din谩mica de poder entre Estados y big tech y lo que implica en t茅rminos de transparencia democr谩tica.

Es este 煤ltimo aspecto aquel en el que Musk es m谩s divisivo. Al comienzo de la guerra de Ucrania, en febrero de 2022, a petici贸n del gobierno ucraniano y con la aprobaci贸n de la administraci贸n estadounidense, Musk envi贸 sus famosos sat茅lites Starlink a las zonas ocupadas. El objetivo era garantizar una conectividad redundante 鈥搗ital para la log铆stica militar y la coordinaci贸n de las acciones sobre el terreno鈥 y eludir el sabotaje de la red en las zonas atacadas por el ej茅rcito ruso en el 谩mbito cin茅tico o cibern茅tico. Problema: el 14 de octubre de 2022, en una entrevista con cnn<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-13" data-title="

Alex Marquardt: 芦Exclusive: Musk鈥檚 Spacex Says It Can No Longer Pay for Critical Satellite Services in Ukraine, Asks Pentagon to Pick Up the Tab禄 en CNN, 14/10/2022.

“>13, Elon Musk declar贸 que no pod铆a seguir financiando los sat茅lites en Ucrania con fondos propios de Spacex (el equivalente, seg煤n una carta enviada por Spacex al Departamento de Defensa, a 20 millones de d贸lares al mes), una situaci贸n provocada, en particular, por el aumento del gasto en defensa y ciberseguridad para contrarrestar los ataques rusos, que tendr铆an como objetivo 芦matar a Starlink禄, seg煤n un tuit del propio Musk. En la carta, Spacex pide al Pent谩gono que pague la factura de los pr贸ximos 12 meses de funcionamiento.

M谩s all谩 de la batalla de las cifras (qui茅n pag贸 cu谩nto) y de la batalla moral (Musk es presentado alternativamente como un h茅roe o un villano), la secuencia es importante porque se帽ala tres elementos fundamentales: en primer lugar, la estrategia de cerco montada por Musk sobre una parte de la cadena de servicios y funciones del Pent谩gono, colocada en relativa dependencia del empresario, que a su vez necesita su financiamiento, en una relaci贸n de codependencia que ser谩 muy interesante seguir en el futuro. En segundo lugar, el papel plenamente geopol铆tico de las big tech; desde este punto de vista, al igual que los mucho menos ruidosos Microsoft, Palantir o Google, Musk est谩 participando, a su manera, en la configuraci贸n del papel de eeuu en la geopol铆tica global de principios del siglo xxi. Por 煤ltimo, la dualidad de la tecnolog铆a, que puede utilizarse tanto para la sociedad civil como para los ej茅rcitos en combate, plantea importantes cuestiones de gobernanza y control de estos usos.

Cuestiones pol铆ticas fundamentales que quedan por resolver

Cuando se juntan todos estos ladrillos, el sistema Musk deber铆a llevarnos a cuestionar el papel y la necesaria redefinici贸n del Estado como construcci贸n pol铆tica y jur铆dica frente a los nuevos tipos de actores h铆bridos, que son a la vez empresas privadas, actores geopol铆ticos y a veces espacios p煤blicos. En particular, el sistema Musk se帽ala cuatro cuestiones cruciales que nos empujan a cuestionar el papel de las instituciones:

(a) El necesario control de la gobernanza interna de ciertas big tech cr铆ticas para el inter茅s general, el claro reparto de roles entre los Estados y los actores privados, su rendici贸n de cuentas (accountability), as铆 como los mecanismos de control institucional que hay que imaginar o redise帽ar, ya que las instituciones existentes en su mayor铆a han quedado obsoletas. Lo que est谩 en juego es, evidentemente, la preservaci贸n de las prerrogativas del Estado en t茅rminos de poder y, por tanto, de soberan铆a, sobre todo cuando esta 煤ltima depende en parte del poder tecnol贸gico de actores privados que se han vuelto pr谩cticamente ineludibles o que sue帽an con ser gendarmes 鈥揹e manera arbitraria鈥 del mundo.

(b) El dise帽o y la comercializaci贸n de tecnolog铆as duales<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-14" data-title="

Aquellas que tienen aplicaciones tanto en el 谩mbito de la defensa y de la seguridad como en el sector civil [N. del E.].

“>14, por el momento indiferenciados. En el per铆metro de las actividades estrictamente militares de las big tech, la necesaria (y saludable) separaci贸n de los usos militares y civiles en t茅rminos de control, gobernanza p煤blico-privada (cogobernanza), confidencialidad y tambi茅n modelos de financiamiento rastreables (el caso del financiamiento de Starlink en Ucrania es sintom谩tico de todo ello).

(c) La necesaria diversificaci贸n, en un mercado tecnoindustrial por definici贸n muy concentrado, de los subcontratistas o subcontratados del Estado para que este pueda mantener sus m谩rgenes de maniobra y soluciones de emergencia en caso de fallo personal o industrial de uno de estos proveedores tecnol贸gicos oficiales big tech. La idea es evitar situaciones t贸xicas de codependencia de un gatekeeper del que nos gustar铆a deshacernos.

(d) El debate, inicialmente lanzado en torno de Donald Trump, inflamado por Musk y que seguramente ser谩 continuado por Kanye West al comprar la red social de conspiraci贸n de extrema derecha Parler<a href="https://nuso.org/articulo/302-musk-3T/#footnote-15" data-title="

Alicia Rivera: 芦Qu茅 es Parler, la red social que ha comprado Kanye West禄 en La Vanguardia, 24/10/2022.

“>15, sobre la responsabilidad de la palabra p煤blica de los l铆deres de opini贸n para que no envenenen el debate p煤blico ni creen situaciones pol铆ticas o diplom谩ticas inextricables. Si Elon Musk fuese chino, la situaci贸n habr铆a sido bastante sencilla de gestionar: habr铆a desaparecido durante unas semanas con el benepl谩cito del partido para realizar un peque帽o curso de 芦actualizaci贸n禄 al estilo de Jack Ma. Pero 驴en una democracia? Recientemente, un parlamentario brit谩nico propuso sancionar econ贸micamente a Musk tras sus 煤ltimas pol茅micas, pero 驴es esa una soluci贸n sostenible? Por ahora, Musk no est谩 obstaculizando fundamentalmente los intereses de eeuu, pero 驴ma帽ana?

Estos ajustes estar谩n en el centro de la estabilizaci贸n del sistema pol铆tico estadounidense, y por rebote del europeo, porque implican una actualizaci贸n de la arquitectura del Estado, a fortiori si se trata de un Estado de derecho democr谩tico. Comprender el alcance pol铆tico, ideol贸gico y geoestrat茅gico del proyecto de Elon Musk permite hacer visibles estas nuevas formas de poder y, a su vez, comprender mejor la fragilidad actual de nuestros modelos institucionales. Mejor que cualquier otro empresario de Silicon Valley, esto es esencialmente lo que Musk nos invita a pensar.

Nota: la versio虂n original de este arti虂culo se publico虂 en El Grand Continent, revista europea de debate estrate虂gico, poli虂tico e intelectual, 18/10/2022,https://legrandcontinent.eu/es鈥 

Traduccio虂n: Ana Ine虂s Ferna虂ndez.

RelacionadosCuidadosEntre la ola feminista y la austeridadJuliana Mart铆nez FranzoniEuropa en la era BidenRolf M眉tzenich<a title="

El Mercosur se dobla pero (a煤n) no se rompe

” href=”https://nuso.org/articulo/el-mercosur-y-su-crisis-de-identidad-se-dobla-pero-aun-no-se-rompe/”>El Mercosur se dobla pero (a煤n) no se rompeAlejandro FrenkelCorreccio虂n poli虂ticaLa tirani虂a de las etiquetasRicardo DuddaGuerraEl conflicto y el mundoSantiago Alba Rico

  • 1.Katharine Viner: 芦How Technology Disrupted the Truth禄 en The Guardian, 12/7/2016.
  • 2.芦Kellyanne Conway: Press Secretary Sean Spicer Gave 鈥楢lternative Facts鈥櫬 en canal de YouTube de NBC News, s./f., www.youtube.com/watch?v=vsreedqgfc8.
  • 3.芦Quand Elon Musk 鈥榥e respecte pas la SEC鈥櫬 en Le Echos, 10/12/2018.
  • 4.La cuesti贸n es ampliamente analizada en A. Mhalla: 芦Tecnopol铆tica de las redes sociales禄 en El Grand Continent, 29/6/2022.
  • 5.Grace Kay: 芦What Elon Musk Has Said Publicly 鈥 and in Private Texts 鈥 about X, His Idea for an 鈥楨verything App鈥櫬 en Insider, 15/10/2022.
  • 6.Simoni Pieranni: 芦Qu鈥檈st-ce que WeChat ?禄 en Le Grand Continent, 7/7/2020.
  • 7.Y煤bal Fern谩ndez: 芦Qu茅 es el Metaverso, qu茅 posibilidades ofrece y cu谩ndo ser谩 real禄 en Xataka, 16/5/2022.
  • 8.Las BATX (Baidu, Alibaba, Tencent y Xiaomi) son las cuatro empresas tecnol贸gicas m谩s grandes de China [N. del E.].
  • 9.L茅na Corot: 芦Les Etats-Unis accentuent les restrictions sur l鈥檈xport de semi-conducteurs vers la Chine禄 en L鈥橴sine Digitale, 11/10/2022.
  • 10.Keoni Everington: 芦China Gives Tesla Tax Break 3 Days after Musk鈥檚 Taiwan Advice禄 en Taiwan News, 13/10/2022.
  • 11.Maxime Amiot: 芦Les subventions 脿 la voiture 茅lectrique en d茅bat aux Etats-Unis禄 en Les Echos, 11/6/2015.
  • 12.Maura Reinolds: 芦Fiona Hill: 鈥楨lon Musk Is Transmitting a Message for Putin鈥櫬 en Politico, 17/10/2022.
  • 13.Alex Marquardt: 芦Exclusive: Musk鈥檚 Spacex Says It Can No Longer Pay for Critical Satellite Services in Ukraine, Asks Pentagon to Pick Up the Tab禄 en CNN, 14/10/2022.
  • 14.Aquellas que tienen aplicaciones tanto en el 谩mbito de la defensa y de la seguridad como en el sector civil [N. del E.].
  • 15.Alicia Rivera: 芦Qu茅 es Parler, la red social que ha comprado Kanye West禄 en La Vanguardia, 24/10/2022.





Fuente: Anred.org