March 8, 2021
De parte de Memoria Libertaria
359 puntos de vista


En este 8 de marzo, El Pa铆s publica una rese帽a de nuestra querida y admirada Luc铆a S谩nchez Saornil.

https://elpais.com/espana/madrid/2021-03-08/una-feminista-madrilena-lucia-sanchez-saornil.html

Nacida en 1895, trabaj贸 en la primitiva Telef贸nica y fue una 鈥渃hica del cable鈥 real, adem谩s de escritora, periodista, anarcosindicalista y, sobre todo, luchadora incansable por los derechos de las mujeres

Luc铆a S谩nchez Saornil, ‘Mujeres libres (1936-1939)’, Centro Mariena Basauri.

El movimiento feminista de comienzos del siglo XX se desarroll贸 con fuerza en Madrid a trav茅s de instituciones como el Lyceum Club Femenino, la Residencia de Se帽oritas o el Ateneo Femenino Magerit, entre otras. Ahora que empieza a popularizarse el inter茅s por la 茅poca y por aquellas pioneras, que triunfan series como Las chicas del cable 鈥producida por Netflix entre 2017 y 2020 y ambientada en el Madrid de los a帽os veinte y treinta鈥, una se pregunta c贸mo es posible que determinadas biograf铆as contin煤en pasando tan desapercibidas. Es el caso de la de Luc铆a S谩nchez Saornil, madrile帽a nacida en 1895 que trabaj贸 en la primitiva Telef贸nica y fue una 鈥渃hica del cable鈥 real, adem谩s de escritora, periodista, anarcosindicalista y, sobre todo, luchadora incansable por los derechos de las mujeres.

Naci贸 en el seno de una familia obrera en la calle Labrador, en lo que entonces se conoc铆a como 鈥淏arrio de Las Pe帽uelas鈥: un m铆sero arrabal que hab铆a ido surgiendo en torno a la Plaza de las Pe帽uelas, al sur de la glorieta de Embajadores. Su madre y un hermano murieron en 1908, cuando ten铆a doce a帽os, y ella y su hermana peque帽a, Concha, quedaron al cuidado del padre, empleado en la centralita de tel茅fonos del Duque de Alba. Hasta los dieciocho, Luc铆a acudi贸 a un colegio de hu茅rfanos del Centro Hijos de Madrid, cuya Sociedad se hab铆a creado en 1904 para fines ben茅ficos, educativos, recreativos y art铆sticos. All铆 desarroll贸 un temprano inter茅s por el arte que continu贸 cultivando m谩s adelante en la Escuela de Bellas Artes de Pintura de San Fernando, donde entr贸 en contacto con las vanguardias, que tan influyentes resultaron en su propia obra literaria.

Aunque sus poemas m谩s juveniles ten铆an un estilo modernista, en torno a 1918 su obra dio un vuelco al profundizar de lleno en el Ultra铆smo: el movimiento netamente espa帽ol que tomaba elementos del resto de vanguardias 鈥揺specialmente del Futurismo鈥, cuyo t茅rmino fue acu帽ado por el poeta Guillermo de Torre. El exacerbado cultivo de la met谩fora represent贸, quiz谩, su rasgo fundamental. Los ultra铆stas se reun铆an en el Caf茅 Colonial 鈥搒ituado en Alcal谩, 3鈥 bajo el liderazgo de Rafael Cansinos Assens y con la presencia habitual de Guillermo de Torre, Juan Larrea o Pedro Garfias. Luc铆a S谩nchez Saornil, que no frecuentaba tertulias, fue la 煤nica mujer adscrita al movimiento y contribuy贸 a la redacci贸n del primer Manifiesto Ultra铆sta, publicado en 1919 en la revista Cervantes.

Ese mismo a帽o, tambi茅n en Cervantes, public贸 uno de sus poemas m谩s celebrados: 鈥淐uatro Vientos鈥, inspirado en el aer贸dromo madrile帽o que fue fundado en 1911 y utilizado por entonces como base a茅rea del Ej茅rcito del Aire. El poema menciona incluso la hist贸rica Torre de Mando: 鈥淓n la costa ilusoria / hay un faro: / la torre radiotelegr谩fica. / He aqu铆 los grandes p谩jaros sonoros, / que se elevan, se persiguen y se abaten, / sobre las lejanas olas imaginarias鈥. Muchos de sus poemas los publicaba bajo el seud贸nimo de 鈥淟uciano de San-Saor鈥 para poder expresar sin ambages su orientaci贸n homosexual. M谩s adelante, acabar铆a decant谩ndose por la poes铆a de compromiso pol铆tico y criticando las vanguardias como 鈥渂urguesas iconoclastas鈥.

De la Telef贸nica a CNT

Compaginaba la actividad po茅tica y la formaci贸n art铆stica con su trabajo como telefonista. En 1916, fue contratada por la empresa de tel茅fonos de Madrid: aquella que en 1924 se convertir铆a en la Compa帽铆a Telef贸nica Nacional de Espa帽a y que desde 1929 tendr铆a su sede en el c茅lebre edificio de la Telef贸nica situado en Gran V铆a. Tras afiliarse a la Confederaci贸n Nacional del Trabajo (CNT), particip贸 en varias protestas sindicales y acab贸 siendo despedida en 1931, aunque en 1936 logr贸 reingresar. Desde la proclamaci贸n de la II Rep煤blica, se centr贸 en su actividad anarcosindicalista y escribi贸 en diarios y revistas afines como El Libertario de Madrid. En 1933 fue nombrada secretaria de la CNT y concibi贸 la necesidad de crear un espacio para las mujeres dentro del propio sindicato, ante el machismo imperante: as铆 surgi贸, en abril de 1936, la organizaci贸n Mujeres Libres, fundada por S谩nchez Saornil junto a Mercedes Comaposada y Amparo Poch Gasc贸n.

Escribi贸 S谩nchez Saornil: 鈥淟a misi贸n de la mujer no es pedir leyes, sino romper todos los dec谩logos. Crear una vida nueva y libre鈥. Mujeres libres lleg贸 a contar con 20.000 afiliadas y trat贸 de mejorar la vida de las mujeres, con iniciativas como la creaci贸n de guarder铆as para que pudieran organizarse mejor y seguir form谩ndose en el feminismo y el anarquismo, o la publicaci贸n de la revista Mujeres libres, en la que Luc铆a era redactora junto a Comaposada, Poch, Federica Montseny, Carmen Conde, etc.

El estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 fren贸 en parte su lucha feminista. Retom贸 la poes铆a, que hab铆a mantenido en un segundo plano en los 煤ltimos a帽os, desde la perspectiva del compromiso pol铆tico. El 19 de julio particip贸 en el asalto al Cuartel de la Monta帽a y por esos d铆as escribi贸 su aplaudido poema 鈥淢adrid, Madrid, mi Madrid鈥, que recit贸 en Uni贸n Radio Madrid mientras los bombardeos hac铆an temblar la ciudad: 鈥溌adrid, coraz贸n del mundo, / coraz贸n que se desangra!鈥. La emisora, con sede en el edificio de los Almacenes Madrid-Par铆s, en la Gran V铆a, ser铆a la que transmitir铆a el c茅lebre 鈥淣o pasar谩n鈥 de la Pasionaria. En 1937, vio la luz su 煤nico poemario publicado en vida: Romancero de mujeres libres, que reivindicaba el papel de las mujeres en la Revoluci贸n.

Ese a帽o, se traslad贸 a Valencia y posteriormente a Barcelona. En 1939 se exili贸 a Francia, pero en 1942 regres贸 clandestinamente a Madrid, donde intent贸 reorganizar Mujeres Libres. Sin embargo, fue reconocida por la calle y tuvo que marcharse a Valencia. All铆 vivi贸 en la clandestinidad hasta 1954, a帽o en que legaliz贸 su situaci贸n. No dej贸 de escribir poes铆a hasta 1970, cuando un c谩ncer acab贸 con su vida. Su figura siempre permanecer谩 unida a su Madrid natal, esta ciudad a la que grit贸: 鈥溌adrid, Madrid, mi Madrid, / haremos una muralla, / con carne humana y de fuego / y a ver qu茅 guapo la salta!鈥.




Fuente: Memorialibertaria.org