July 1, 2022
De parte de A Las Barricadas
152 puntos de vista
De la pluma de A., nos llega una nueva traducción, en este caso de la publicación Renverse.co

La devastación ecológica está en marcha. El crecimiento “verde”, el solucionismo tecnológico o la transición suave por parte del Estado son mitos reconfortantes que ahora debemos lamentar.

Se presentan entonces dos posibilidades: el colapso de los ecosistemas o el colapso del sistema capitalista. En el primer caso, las condiciones necesarias para la vida en la Tierra son extremadamente reducidas. En el segundo caso, es decir, si el sistema capitalista se derrumba, los ecosistemas vuelven a la vida, las comunidades humanas y no humanas pueden florecer.

Ante la devastación ecológica debemos desmantelar el capitalismo y la infraestructura en la que se basa.

El movimiento ecologista actual

El movimiento ecologista está empleando una estrategia defensiva, esencialmente de control de daños. Esto adopta la forma de manifestaciones/acciones no violentas destinadas a lograr una legislación más respetuosa con el medio ambiente natural, ocupaciones de lugares donde se están llevando a cabo grandes proyectos inútiles y destructivos o, en una lógica liberal, concienciando a los individuos para que realicen cambios personales en su estilo de vida.

Estas estrategias plantean varios problemas.

El cambio legislativo ha resultado ineficaz hasta ahora, los políticos harán cualquier cosa para preservar sus intereses y los de los capitalistas (reintroducción de los neonicotinoides, una sola propuesta mantenida entre las 146 de la Convención Ciudadana del Clima…).

La desobediencia civil puede ser un modo de acción excluyente para las personas que no pueden permitirse exponerse a la represión del Estado. Además, sin un flanco radical (la parte ofensiva del movimiento), las acciones de desobediencia no pueden crear suficiente poder para el cambio.

En comparación con las ocupaciones (por ejemplo, las ZAD), nos exigen ser cada vez más numerosos para mantener un equilibrio de poder, debido a la falta de medios frente al Estado y las multinacionales. Así que movilizamos todas nuestras fuerzas en unas pocas luchas localizadas y, mientras tanto, la destrucción continúa en todas partes sin afectar a la infraestructura de la devastación en curso. Además, la pérdida de movilidad provocada por las ocupaciones nos hace fácilmente localizables, perdemos la iniciativa y la ventaja de la sorpresa con lo que nuestro enemigo obtiene el monopolio. Además, esta estrategia requiere tiempo, mucho tiempo, y ya no lo tenemos. Debemos luchar contra el reflejo ritual que nos lleva a elegir automáticamente esta táctica y cuestionar su conveniencia en cada contexto de lucha.

¿Victoria?

Al final, nuestras victorias, o al menos la falta de ellas, se reducen a evitar una ulterior destrucción, pero en ningún caso afectan a los pilares del sistema. Hay que recuperar lo que el sistema capitalista ya ha conquistado y destruido y hacer que sea incapaz de destruir nada más.

Para una estrategia común

El sabotaje material parece ser una táctica muy interesante. El sabotaje consiste en la destrucción total o parcial de infraestructuras u objetos, dejándolos fuera de servicio. Esta táctica puede ser llevada a cabo por grupos pequeños, móviles y eficientes. De este modo, ahorramos tiempo y energía, y no concentramos a todos los activistas disponibles en una sola lucha.

Partimos del hecho de que el campo de los modos de acción se ha reducido mucho en las últimas décadas, limitándonos en nuestras prácticas militantes. El sabotaje no carece de historia ni de pruebas de su eficacia. Sin embargo, parece haber desaparecido del paisaje de nuestras luchas, permaneciendo sólo en forma expresiva (por ejemplo, acciones de ruptura durante las manifestaciones, sabotajes espontáneos, etc.) y ya no como un modo de acción en sí mismo, es decir, organizado e incluido en una estrategia global.

Las razones son múltiples: el desarrollo de la videovigilancia, la dificultad de formar una red segura de activistas, de acceder a los recursos necesarios, de reivindicar y publicitar el sabotaje, de hacer frente a la represión, de superar los conflictos morales internos, etc. Es una práctica que requiere un cierto compromiso y que debe permanecer discreta para ser eficaz: las personas que actúan dentro del movimiento de sabotaje no pueden ser activas dentro del movimiento con la cara descubierta.

Si la práctica del sabotaje parece ser eficaz, no conseguirá nada por sí sola. Debemos apoyar la autoorganización popular, crear contrasociedades emancipadoras en las grietas que surgen del capitalismo y difundir nuestros valores anarquistas allí donde podamos. Así, las luchas sindicales, los movimientos que ponen en práctica la ecología social, decolonial, radical y popular, las luchas campesinas, las ZAD, los espacios politizados, las luchas feministas, las recuperaciones de tierras, las luchas por la justicia y la dignidad, las redes de autoayuda… deben pensar en la federación, la coordinación, la politización y el empoderamiento. Estas luchas abiertas deben ser solidarias entre sí y apoyar abiertamente a los movimientos más afectados por la represión. Trabajamos por un objetivo común. Nuestras estrategias se complementan en su diversidad.

Para que el sabotaje apoye otras formas de acción, debe organizarse como movimiento y atacar las raíces del sistema capitalista.

Saboteemos la devastación

Tomemos conciencia de nuestro poder de acción: ¿el calentamiento global está causado por las emisiones de CO2? ¡Ataquemos directamente lo que permite estas emisiones de Co2! Desmantelemos las refinerías, los oleoductos, hundamos los yates de lujo, desarmemos los todoterrenos… La biodiversidad se hunde, la tierra se modifica artificialmente… Desmantelemos las fábricas de plaguicidas y las megapiscinas, hormigonemos las fábricas de hormigón, neutralicemos las máquinas de construcción allí donde siembren la muerte. ¿La ciudad segura impide la autoorganización popular? Arranquemos los ojos de las cámaras, destrocemos los servidores de las empresas de IA, destrocemos los dispositivos de control. ¿Se extiende el orden eléctrico? Derribemos las líneas de alta tensión, desconectemos los transformadores, cortemos los cables que nos encierran.

Opresiones sistémicas

Debemos estar especialmente atentos para que nuestros modos de acción ofensivos no reproduzcan las opresiones sistémicas contra las que luchamos: racismo, sexismo, validación… La realización práctica de una acción de sabotaje no debe valorarse en detrimento de todo lo que permite su realización efectiva: inteligencia, logística, atención, comunicación, apoyo jurídico. Estas diferentes áreas han sido históricamente realizadas principalmente por mujeres, y han sido invisibilizadas en favor de la “acción” solamente. Hay que rehabilitar y valorizar estas tareas militantes destruyendo el imaginario del hombre blanco válido y viril que practica la acción directa, y acabar así con la división sexista del trabajo militante.

Los objetivos

Si queremos ser eficaces, debemos abandonar los objetivos simbólicos. El sabotaje puede tener un efecto directo sobre el sistema al destruir las infraestructuras sobre las que se basa. Las infraestructuras del sistema económico están diseñadas para ser productivas. Productivas pero no resilientes. El fallo en cascada consiste en socavar unas cuantas infraestructuras bien elegidas. Su destrucción puede extenderse como una avalancha por toda la infraestructura y paralizar el sistema o incluso destruirlo definitivamente. Dado que las infraestructuras dependen en gran medida del petróleo, la electricidad y la extracción de materias primas, estos son los objetivos que debemos elegir prioritariamente (infraestructuras fósiles, infraestructuras eléctricas, minas de extracción, etc.).

Estrategia, táctica y objetivos

Ante la magnitud de la tarea, ya no podemos conformarnos con un activismo basado en el estilo de vida que, navegando a la luz en medio de la devastación, busca adaptar el sistema en lugar de derrocarlo. ¿Contra qué luchamos? ¿Qué mundo queremos realmente? Necesitamos objetivos claros y comunes que permitan la construcción de estrategias a largo plazo.

Internacionalismo

Como el sistema capitalista está globalizado, los ataques en Europa pueden tener un impacto en todo el mundo. Que están arrasando la tierra en Uganda, ¡saboteemos su infraestructura europea en apoyo de las luchas ugandesas! En la década de 1970, los activistas comunistas volaron los oleoductos de la OTAN en apoyo de las luchas antiimperialistas. En el contexto actual del cambio climático, cada victoria local es una victoria global. ¡Demos a la lucha por la vida un carácter internacional, antiimperialista y anticolonialista!

Pasemos a la ofensiva, ¡ya!

Ante la devastación ecológica, ya es hora de ponerse en marcha. Dejemos las ilusiones y pasemos a la acción.

Encuentra amigos de confianza a tu alrededor. Empezar a formaros colectivamente en la cultura de la seguridad digital, la selección de objetivos, el pensamiento estratégico, las técnicas prácticas, la historia de los movimientos de resistencia, organizar entrenamientos físicos, imaginar y poner en práctica vuestras primeras acciones, crear células, coordinaros con otros grupos, crear redes…

Todo puede empezar con un puñado de arena en un depósito de excavadora.




Fuente: Alasbarricadas.org