September 2, 2022
De parte de CNT
291 puntos de vista

CONTRAPORTADA | Ilustraci贸n de Elena Zurita Baone | Extra铆do del cnt n潞 432

Los Estados Unidos es como el abus贸n del cole. Ha creado un club, la OTAN, a la que puede -debe- pertener cualquiera que desee comerse el bocadillo en el recreo sin que se lo roben. Antes su excusa era que perteneciendo a su club te proteg铆a del abus贸n del otro curso, la URSS, que no sol铆a acercarse a esta parte del patio, pero EEUU te met铆a miedo con que era mucho m谩s peligroso que 茅l. Ahora que la URSS se ha cambiado de cole, cada vez est谩 m谩s claro que pertener a su club s贸lo te salva de tu propio abus贸n, pero qu茅 vas a hacer t煤, el empoll贸n del cole鈥

Pero ahora algo est谩 cambiando. El despertar de China ya predicho por Napole贸n est谩 llegando. Los cansados ojos del abus贸n norteamericano no dejan de observar al peque帽o preescolar que se ha hecho mayor y sin duda ser谩 m谩s grande y m谩s fuerte que 茅l. Ya lo es. Y est谩 haciendo cada vez m谩s amigos, les ve cuchichear y les imagina conspirando contra su reinado. Se les nota en los ojos que cuando grita ya no inspira tanto miedo.

Estados Unidos est谩 viejo y oxidado, sus viejas t谩cticas ya no le valen. Ha hecho el rid铆culo en Venezuela con Guaid贸, aunque eso le ha proporcionado el control de todas las divisas venezolanas en el extranjero. Ha permitido la entrada de la influencia china y rusa en toda sudam茅rica y hasta en la fronteriza M茅jico. Depende demasiado de Turqu铆a, que se est谩 volviendo cada vez m谩s d铆scola, para mantener 芦pacificado禄 Oriente Medio. Los talibanes se han quedado con Afganist谩n y ha habido que decir que no eran tan malos. Hasta su eterna aliada Colombia se ha pasado a la izquierda, aunque antes de eso ya se hab铆a firmado la permanencia de tropas norteamericanas en la zona.

Mientras tanto, los chinos, dif铆ciles de enga帽ar en este cuento, est谩n creando su propio segundo mundo, introduciendo sus empresas, inyectando dinero, mejorando relaciones y creando infraestructuras en 脕frica, Asia y Sudam茅rica. El sue帽o de la nueva ruta de la seda, desde China pasando por el norte por Rusia y Ucrania, y por el sur por Oriente Medio, norte de 脕frica y Espa帽a hasta Europa, no le est谩 gustando nada al gobierno norteamericano, as铆 que est谩 pasando a la acci贸n.

En la frontera sur, aunque no sale en los medios de comunicaci贸n porque no es Europa, Marruecos est谩 tensando cada vez m谩s la situaci贸n en el S谩hara Occidental, para mayor mosqueo de sus vecinos Argelia y Mauritania. Espa帽a, hasta ahora convidado de piedra en aquel molesto conflicto, se ve obligada por la OTAN a tomar partido cada vez m谩s claro por Marruecos.

En la frontera norte ha tensado la cuerda de Rusia y Ucrania lo suficiente como para provocar una guerra de la que sabe que siempre sacar谩 tajada, vendiendo armas ahora y reconstruyendo despu茅s. Pero adem谩s, ha obligado a Europa a renunciar al barato gas ruso y depender de su caro Gas Licuado, ha tirado por tierra el proyecto del Nord Stream II, construido durante once a帽os para garantizar el suministro de gas hasta Alemania y, para rematar, ha organizado una Cumbre para que suban su gasto armament铆stico en medio de una crisis econ贸mica. Todo son ventajas.

Casi todo, porque en este cuento todav铆a no hemos presentado a los verdaderos protagonistas. Nos hab铆amos olvidado de las personas que habitan eso que estamos llamando pa铆s tal o pa铆s cual, delimitados por unas fronteras creadas por milenios de muertos en guerras de vecino contra vecino, por un mueve ac谩 estas lindes o por un esa mina es m铆a. Esas personas, pertenecientes realmente a una tribu llamada Humanidad y habitantes de un pa铆s llamado planeta Tierra, que llevamos sufriendo las luchas irracionales de nuestros egoistas l铆deres y que llegado el siglo XXI podemos -debemos- tomar una conciencia global de lo que est谩 pasando.

Y lo que est谩 pasando es que la mentalidad competitiva dominante, impuesta por Estados Unidos y su sue帽o americano, est谩 provocando la creaci贸n de dos bandos condenados a enfrentarse. Nos est谩n arrastrando a una guerra que nadie puede ganar para sostener un sistema insostenible. Est谩n debilitando su propio bando para fortalecerse ellos mismos, mientras China est谩 empoderando a sus aliados. Mala idea a largo plazo. La 煤nica soluci贸n posible es una reacci贸n de los que sufriremos las consecuencias, el pueblo, exigiendo un mundo m谩s igualitario y no competitivo.




Fuente: Cnt.es