February 14, 2021
De parte de Amor Y Rabia
303 puntos de vista


por Freedom Press

13 de febrero de 2021

Si bien en la actualidad se recuerda a Peter Kropotkin como uno de los principales pensadores anarquistas, uno de los defensores m谩s persuasivos del comunismo anarquista, no debemos olvidar que tambi茅n fue un cient铆fico de renombre mundial, un ge贸grafo que revolucion贸 nuestra comprensi贸n de las caracter铆sticas f铆sicas de Asia. Su estatura era tal, que al igual que su justamente famoso -y muy reimpreso- art铆culo sobre el anarquismo para la 11 陋 edici贸n de la Encyclopaedia Britannica, para la cual tambi茅n contribuy贸 con art铆culos sobre la geograf铆a f铆sica y humana de Rusia y Asia.

No es de extra帽ar que se publicara un obituario en The Geographical Journal en el que se lamentaba que la “absorci贸n” de Kropotkin en sus actividades pol铆ticas “disminuyera seriamente los servicios que de otro modo habr铆a prestado a la geograf铆a”. 脡l “era un observador agudo, con un intelecto bien entrenado, familiarizado con todas las ciencias relacionadas con su tema” y sus “contribuciones a la ciencia geogr谩fica son de gran valor”.

Kropotkin consider贸 esencial que los socialistas se ganaran la vida y, mientras estaba en el exilio en Gran Breta帽a, lo hizo escribiendo para revistas cient铆ficas y sobre temas cient铆ficos para las revistas m谩s destacadas de la 茅poca, principalmente The Nineteenth Century. Adem谩s de escribir su columna “Ciencia reciente” entre 1892 y 1902 (su mala salud acab贸 con esa fuente de ingresos), escribi贸 sobre una amplia gama de temas, desde el anarquismo (contribuy贸 con dos art铆culos en 1887 que luego ser铆an revisados 鈥嬧媍omo el folleto de Freedom Press Anarchist Communism: Its Basis and Principles (El comunismo anarquista: sus bases y principios), hasta comentarios sobre los acontecimientos en Rusia y sobre la naturaleza contraproducente de las prisiones (basado en sus propias experiencias en las c谩rceles francesas y rusas). Fue en sus p谩ginas donde expuso por primera vez su trabajo cient铆fico m谩s famoso, a saber, popularizar la teor铆a del apoyo mutuo dentro de la evoluci贸n y sus ramificaciones (como la evoluci贸n de la moralidad).

Como el anarquismo comunista (que hab铆a surgido primero en la secci贸n italiana de la Primera Internacional mientras Kropotkin estaba encarcelado en la Rusia zarista), la teor铆a del apoyo mutuo fue defendida por muchos cient铆ficos rusos antes de que Kropotkin se convirtiera en su defensor m谩s famoso. Como ha demostrado Daniel P. Todes en Darwin Without Malthus: The Struggle for Existence in Russian Evolutionary Thought (1989), la idea de que la cooperaci贸n exist铆a en la naturaleza tanto, si no m谩s, que la competencia era un lugar com煤n en Rusia en el finales del siglo XIX. Kropotkin, como 茅l mismo admiti贸, simplemente estaba popularizando la teor铆a a una audiencia brit谩nica y respaldando su relato con evidencia emp铆rica sustancial.

Independientemente de lo que algunos afirmen, Mutual Aid: A Factor of Evolution (El apoyo mutuo, 1902) no es una obra anarquista. M谩s bien, al igual que Fields, Factories and Workshops (Campos, f谩bricas y talleres, 1898 y 1912), es una obra de divulgaci贸n cient铆fica escrita por un destacado pensador anarquista. Se puede estar de acuerdo con su conclusi贸n, que la cooperaci贸n entre individuos de la misma especie es m谩s beneficiosa que la competencia, sin ser anarquista, particularmente dada la gran cantidad de evidencias que Kropotkin re煤ne para respaldar su argumento (agreg贸 nuevas pruebas cuando revis贸 Mutual Aid para la edici贸n rusa de 1907). El libro mostraba que “aquellos animales que adquieren h谩bitos de apoyo mutuo son sin duda los m谩s aptos” porque “la vida en sociedad es el arma m谩s poderosa en la lucha por la vida, en su sentido m谩s amplio”. As铆, la cooperaci贸n brinda “m谩s oportunidades de sobrevivir” y los animales y los humanos “encuentran en la asociaci贸n las mejores armas para la lucha por la vida: entendida, por supuesto, en su amplio sentido darwiniano”.

De modo que la idea b谩sica del apoyo mutuo es bastante simple: los animales que cooperan juntos tienen m谩s posibilidades de sobrevivir que los que no lo hacen. En otras palabras, un grupo de, digamos, simios sobrevivir铆a y se reproducir铆a mucho mejor trabajando juntos contra las pruebas y tribulaciones que la naturaleza le lanza que uno cuyos miembros est茅n constantemente enfrentados entre ellos. Adem谩s, como deja claro Kropotkin, la teor铆a del apoyo mutuo no es anti-darwiniana y 茅l se帽ala repetidamente sus or铆genes en las propias obras de Darwin, especialmente The Descent of Man. Que lo haya escrito en respuesta a las especulaciones de Thomas Henry Huxley, “El bulldog de Darwin”, sobre “La lucha por la existencia en la sociedad humana” es una iron铆a que no debe olvidarse.

Teniendo esto en cuenta, no sorprende que los cient铆ficos redescubrieran m谩s tarde de forma independiente la teor铆a del apoyo mutuo. Robert Trivers, en The Evolution of Reciprocal Altruism (1971), mostr贸 que “bajo ciertas condiciones, la selecci贸n natural favorece estos comportamientos altruistas porque a la larga benefician al organismo que los realiza”. Esto fue resumido por Richard Dawkins en la segunda (y siguientes ) ediciones de The Selfish Gene (El gen ego铆sta) y su discusi贸n del “ojo por ojo”, es decir, si los animales cooperan por defecto y posteriormente repiten (rec铆procamente) lo que otro hizo anteriormente (es decir, que nunca ser谩 el primero en desertar y tomar谩 represalias contra el comportamiento ego铆sta) entonces la cooperaci贸n se convierte en la mejor estrategia evolutiva.

Dawkins sugiere acertadamente que “Tit for Tat” asegura que los animales “prosperen gracias a la cooperaci贸n mutua” y lo hace recompensando el comportamiento cooperativo y castigando a aquellos que no son rec铆procos. Kropotkin se hace eco de esta idea, argumentando que los que no cooperaran ser谩n penalizados, que los individuos “ego铆stas” ser谩n “tratados como enemigos, o algo peor” por sus compa帽eros. Si bien no es el tema central de su libro (que era documentar el comportamiento cooperativo que muchos cient铆ficos victorianos negaban), una lectura atenta de Mutual Aid muestra que aborda el problema de los individuos que abusan de la disposici贸n a la cooperaci贸n de sus colegas. Kropotkin reconoci贸 que “los instintos antisociales contin煤an existiendo” pero “la selecci贸n natural debe eliminarlos continuamente”, ya que aquellos con “inclinaciones depredadoras” ser铆an “eliminados en favor de aquellos que comprenden las ventajas de la vida sociable y el apoyo mutuo”. La vida en com煤n significa que, aunque exista la competencia individual, estos “instintos sociales no tienen oportunidad de desarrollarse, y el resultado general es la paz y la armon铆a” porque “[si] e cada individuo abusase constantemente de sus ventajas personales sin que los dem谩s interfirieran a favor de los agraviados, ninguna vida social ser铆a posible”.

Por lo tanto, Kropotkin defendi贸 el mecanismo por el cual el comportamiento cooperativo podr铆a florecer mucho antes de las obrasde Triver y el “toma y daca”. Como era de esperar, destac贸 la necesidad de la presi贸n social para minimizar el comportamiento antisocial en una sociedad anarquista en obras como Anarchist Morality (La moral anarquista) y Conquest of Bread (La conquista del pan) -ambas publicadas antes de Mutual Aid. Los cooperadores de los que habla Kropotkin no son “tontos”, para usar la terminolog铆a de Richard Dawkins, sino m谩s bien “resentidos”, individuos que cooperan pero “si alguien los enga帽a, recuerdan lo ocurrido y guardan rencor”. De esta manera, los individuos que cooperan prosperan, mientras que los que abusan de la ayuda de sus vecinos sufren y finalmente desaparecen en un callej贸n sin salida evolutivo.

El apoyo mutuo es ahora un elemento b谩sico de la teor铆a de la evoluci贸n, pero es m谩s conocida por la nomenclatura de Triver, “altruismo rec铆proco”. Como conclu铆a Stephen Jay Gould en su ensayo cl谩sico (aunque lamentablemente titulado) Kropotkin no era un chiflado, “el argumento b谩sico de Kropotkin es correcto. La lucha ocurre de muchas maneras, y algunas conducen a la cooperaci贸n entre los miembros de una especie como la mejor v铆a para obtener ventajas para los individuos”. Adem谩s, Kropotkin demostr贸 que “el apoyo mutuo debe beneficiar a los organismos individuales seg煤n la explicaci贸n del mundo de Darwin” y, por tanto, “incluy贸 la soluci贸n ortodoxa como su principal justificaci贸n para el apoyo mutuo” (Bully for Brontosaurus). Otros bi贸logos y naturalistas han se帽alado lo mismo.

Este no es el 煤nico aspecto de las ideas de Trivers que Kropotkin anticip贸 d茅cadas antes. Trivers sugiri贸 que “una caracter铆stica muy agradable de mi altruismo rec铆proco, que no hab铆a anticipado de antemano, era que un sentido de justicia o equidad parec铆a una consecuencia natural de la selecci贸n del altruismo rec铆proco. Es decir, puede imaginarse f谩cilmente que el sentido de la justicia evolucionar铆a como una forma de regular las tendencias rec铆procas”. Sin embargo, esto se anticip贸 en Mutual Aid:

“Adem谩s, es evidente que la vida en sociedad ser铆a absolutamente imposible sin un desarrollo correspondiente de sentimientos sociales y, especialmente, de un cierto sentido colectivo de justicia que se convierte en un h谩bito… Y los sentimientos de justicia se desarrollan, m谩s o menos, en todos los animales gregarios”.

Aqu铆 vale la pena se帽alar que el apoyo mutuo no es lo mismo que el altruismo. Mientras que este 煤ltimo, estrictamente definido, implica un sacrificio para el donante y un beneficio para el receptor, el apoyo mutuo implica un beneficio para ambas partes. Por lo tanto, una manada de lobos coopera porque al hacerlo los animales individuales tendr谩n acceso a m谩s comida que si cazaran solos. Del mismo modo, sus presas cooperan porque les da una mejor oportunidad de defenderse a s铆 mismos y a su descendencia de los lobos. As铆, el deseo de sobrevivir impulsa la cooperaci贸n en lugar de un vago sentimiento altruista.

Sin embargo, el apoyo mutuo est谩 relacionado con el altruismo porque, como Kropotkin lo expres贸 en un art铆culo en el siglo diecinueve revisado m谩s tarde para su libro 脡tica , “Apoyo mutuo-Justicia-Moralidad son los pasos consecutivos de una serie ascendente”. La moralidad “se desarroll贸 m谩s tarde que los dem谩s” y, por lo tanto, fue “un sentimiento inestable y el menos imperativo de los tres”. El apoyo mutuo simplemente asegur贸 que “el terreno est谩 preparado para el desarrollo posterior y m谩s general de relaciones m谩s refinadas”.

La idea de que la moralidad ha evolucionado como producto de la vida social tambi茅n se est谩 consolidando en la ciencia moderna. Dawkins resumi贸 este trabajo en The God Delusion (El espejismo de Dios), que tiene una discusi贸n 煤til sobre “驴Tiene nuestro sentido moral un origen darwiniano?”. Sin embargo, el primat贸logo holand茅s Frans de Waal est谩 mejor informado sobre los or铆genes de las ideas que populariza Dawkins, y se帽ala c贸mo Kropotkin fue el primero entre los que hab铆an “reflexionado sobre los or铆genes de una sociedad cooperativa, y en 煤ltima instancia moral, sin invocar falsos pretextos, esquemas de negaci贸n freudianos o el adoctrinamiento cultural. En esto demostraron ser un verdadero seguidor de Darwin”. (Primates and Philosophers: how morality evolvedPrimates y fil贸sofos: c贸mo evolucion贸 la moral). De modo que la cooperaci贸n y el altruismo son tan “darwinianos” como la competencia y el ego铆smo, como ha demostrado el propio Dawkins.

As铆, el apoyo mutuo explica la evoluci贸n tanto de la cooperaci贸n, como de la justicia y el altruismo, todos hechos documentados en la vida animal que han causado cierta preocupaci贸n (si es que lo reconocen) a los bi贸logos defensores de la “naturaleza con dientes manchados de sangre y garras”, ya que su teor铆a sugiere que eso simplemente no puede existir. Sin embargo, el mero hecho de que la “teor铆a de la evoluci贸n” pueda tener “un problema de altruismo” muestra en primer lugar tanto la limitaci贸n de la perspectiva dominante como el impacto de las influencias culturales y de clase en los cient铆ficos que la “descubren”. En pocas palabras, cualquier “ley de la evoluci贸n” que no pueda explicar el comportamiento cooperativo y altruista dada su amplia existencia est谩 lejos de ser completa.

Un ejemplo reciente de esta ceguera ideol贸gica lo demuestra el descubrimiento de colonias de hormigas que incluyen hormigas no relacionadas gen茅ticamente. La sociobiolog铆a convencional explica la cooperaci贸n de hormigas como colonias que comparten una herencia gen茅tica com煤n (al igual que el parentesco se utiliza para explicar la cooperaci贸n animal dentro de los grupos). Estas megacolonias, seg煤n algunos supuestos cient铆ficos, violan “las leyes de la evoluci贸n”. Sin embargo, no hacen tal cosa: simplemente violan su teor铆a de la evoluci贸n, que es claramente incompleta. Kropotkin, por el contrario, habr铆a tenido pocas dificultades para explicar por qu茅 las hormigas cooperan: en lugar de librar una guerra por los recursos, gastar energ铆a en matar o morir, usan ese tiempo y energ铆a para trabajar juntos para utilizar mejor esos recursos y as铆 asegurar una mejor existencia para si mismas y asegurar que su descendencia sobreviva. Seguramente es una deliciosa coincidencia c贸smica que estas supercolonias est茅n floreciendo en las monta帽as del Jura, lugar de nacimiento del anarquismo revolucionario.

Sin embargo, debido a que Kropotkin muri贸 antes de los avances cient铆ficos en la gen茅tica, algunos sugieren que no proporciona ning煤n mecanismo por el cual se hereden los rasgos requeridos por el apoyo mutuo. Esto es cierto, ya que vivi贸 antes del triunfo definitivo de la herencia mendeliana en el seno de la biolog铆a. Sin embargo, se puede decir lo mismo de Darwin y eso no significa rechazar la selecci贸n natural. Al aceptar la teor铆a de Darwin, Kropotkin argument贸 que la cooperaci贸n dentro de una especie asegura que los animales individuales y su descendencia tengan una mejor oportunidad de sobrevivir frente a un entorno hostil. En resumen, el mismo mecanismo que se帽al贸 Darwin estaba en el coraz贸n del apoyo mutuo.

Si bien Kropotkin defendi贸 las teor铆as lamarckianas de la herencia contra lo que 茅l consideraba la influencia funesta de August Weismann, este aspecto de sus ideas ya no es necesario para el apoyo mutuo, de la misma forma que la pang茅nesis de Darwin no lo es para su teor铆a de la selecci贸n natural. Por lo tanto, debe se帽alarse que las tendencias lamarckianas de Kropotkin y su oposici贸n a Weisman, aunque ahora se reconocen como err贸neas, pueden entenderse en el contexto de los debates ideol贸gicos (m谩s que cient铆ficos) de la 茅poca. Las ideas de Lamarck eran cient铆ficamente respetable por aquel entonces -situaci贸n que se mantuvo hasta la d茅cada de 1930- y Kropotkin no tuvo dificultades en demostrar la propia aceptaci贸n de ellos de Darwin y c贸mo 茅stas llegaron a tener cada vez m谩s importancia en las ediciones posteriores de On the Origins of Species (en art铆culos escritos para la revista Nineteenth Century tras publicar Mutual Aid). A Kropotkin le preocupaba con raz贸n que los argumentos de Weismann sobre la heredabilidad significaran que un organismo no se ve铆a afectado por su entorno. Esto pas贸 a primer plano en los debates sobre eugenesia que, como se帽al贸 Kropotkin con acritud, reflejaba “todo el odio de las clases altas de Inglaterra hacia los pobres de su naci贸n”. As铆, la noci贸n de que el medio ambiente no tiene impacto en un organismo reflejaba la noci贸n reaccionaria de que los individuos ‘nac铆an malos’ y, por lo tanto, cambiar su situaci贸n social era in煤til, lo que dejaba como 煤nica alternativa la esterilizaci贸n de aquellos considerados ‘no aptos’ o ‘degenerados’. Kropotkin respondi贸 acertadamente que “el gran problema de la medicina y la higiene social es eliminar las condiciones que siempre producen nuevas familias degeneradas”, lo que “contradice los desvar铆os de los ‘eugenistas’ “ (Comment lutter contre la d茅g茅n茅rescence: Conclusions d鈥檜n professeur de physiologie, Les Temps Nouveaux, 8 y 15 de noviembre de 1913)

Ahora sabemos que la heredabilidad gen茅tica, sea alta o baja, no implica nada sobre la modificabilidad, que se ve profundamente afectada por el medio ambiente, de manera que la naturaleza y la crianza interact煤an. En otras palabras, si bien se ha demostrado que Kropotkin, como Darwin, estaba equivocado en sus supuestos favoritos sobre el mecanismo por el cual evolucionan los animales, ten铆a raz贸n al subrayar el impacto de las influencias ambientales en los individuos en t茅rminos de c贸mo se desarrolla su herencia gen茅tica. Ir贸nicamente, la herencia “dura”, que pas贸 tanto tiempo tratando de refutar entre 1910 y 1914, en realidad proporciona una base m谩s segura para la posici贸n de Kropotkin de que los procesos evolutivos lamarckianos, que podr铆an significar que, con una represi贸n estatal suficiente, se podr铆an eliminar los instintos cooperativos. Sin embargo, No debe olvidarse que Kropotkin reconoci贸 que los instintos cooperativos reflejaban una larga historia evolutiva y rechaz贸 siempre las afirmaciones m谩s superficiales contra las teor铆as lamarckianas (como la noci贸n de que cortarles la cola a los ratones pronto producir铆a una descendencia sin cola).

Si las condiciones pueden moldear a los animales individuales y c贸mo se desarrollan, lo mismo puede decirse de c贸mo se expresan los instintos de ayuda mutua. Kropotkin era muy consciente de que las condiciones sociales pueden afectar cuanta ayuda mutua es practicada por un grupo determinado o por un individuo. Es por eso que apoy贸 de todo coraz贸n tanto la lucha de clases como la revoluci贸n social como medios para reforzar las tendencias de ayuda mutua dentro de la humanidad, entre otras cosas eliminando las divisiones de clases dentro de ella. No es sorprendente por tanto que su libro Mutual Aid diga que sindicatos, huelgas y cooperativas son expresiones de ayuda mutua dentro de la sociedad actual, siendo el medio por el cual la clase trabajadora puede defenderse del ambiente hostil del capitalismo.

Por lo tanto, es importante subrayar que Kropotkin no ignor贸, como muchos pretenden sugerir, el hecho del conflicto individual dentro de los grupos. Como indica el subt铆tulo de Mutual Aid, era muy consciente de que se trataba simplemente de “un factor de evoluci贸n” y se帽al贸 expl铆citamente que su libro era simplemente la primera etapa de un trabajo m谩s amplio que buscar铆a evaluar la importancia relativa de ambos factores en evoluci贸n. As铆 el apoyo mutuo fue deliberadamente unilateral en el sentido de documentar m谩s all谩 de toda duda razonable que la cooperaci贸n exist铆a dentro de la naturaleza, demostrando un hecho que muchos cient铆ficos negaban o descartaron como poco m谩s que una ilusi贸n a pesar de su existencia generalizada dentro de la naturaleza. Era, como subray贸 Kropotkin, “un libro sobre la ley del apoyo mutuo, considerado como uno de los principales factores de la evoluci贸n, no de todos los factores de la evoluci贸n y sus respectivos valores”.

Como demuestra Mutual Aid, la tendencia de la humanidad a cooperar como iguales hace frente a nuestra tendencia a explotar y oprimir a los dem谩s. Esboza c贸mo este conflicto a trav茅s de los siglos se expresa en el surgimiento y ca铆da de las instituciones de ayuda mutua dentro del pueblo y el correspondiente ascenso y ca铆da de las clases dominantes por encima de 茅l. Sin embargo, Kropotkin tambi茅n vio el aspecto positivo de la autoafirmaci贸n que tan a menudo destru铆a o explotaba la cooperaci贸n en beneficio de unos pocos. Entonces, si bien indic贸 c贸mo los individuos y las clases pueden oprimir y explotar a sus semejantes (y c贸mo surgen las instituciones de ayuda mutua para resistir eso), tambi茅n argument贸 que incluso la mejor organizaci贸n social puede cristalizarse y ser un obst谩culo para la evoluci贸n social y el florecimiento individual. Cuando eso pasa, la autoafirmaci贸n del individuo es esencial para romper estas organizaciones y costumbres que alguna vez fueron 煤tiles pero ahora se han vuelto asfixiantes, renovando a la sociedad del peso muerto del pasado sin dejar de ser fiel a los valores del apoyo mutuo. Se necesitan rebeldes tanto para resistir tanto la jerarqu铆a como a las presiones sociales equivocadas. Tal autoafirmaci贸n, sugiere, fue esencial en el pasado, hoy y en cualquier sociedad libre del futuro para asegurar el progreso social y la libertad individual.

Para concluir, en lugar de un producto visto a trav茅s de gafas te帽idas de rosa o por un impulso ideol贸gico, Mutual Aid adopta una perspectiva desapasionada de la naturaleza. Documenta los numerosos ejemplos de cooperaci贸n dentro de las especies, muestra por qu茅 se desarrolla y se帽ala el mecanismo mediante el cual se mantiene. Como tal, es anterior a las conclusiones de la sociobiolog铆a moderna en d茅cadas, lo que sin duda habr铆a complacido a Kropotkin, ya que en repetidas ocasiones, por ejemplo, en Modern Science and Anarchy (1913), vincul贸 el anarquismo con desarrollos dentro de numerosas ramas de la ciencia.

Con el 100 潞 aniversario de su muerte, no hay que olvidar que el impacto de Kropotkin iba m谩s all谩 del anarquismo. Sus contribuciones a la teor铆a de la evoluci贸n, aunque no sin algunos callejones sin salida, deber铆an ser m谩s conocidas fuera del movimiento anarquista y ser una fuente de orgullo dentro de 茅l.

OTRAS LECTURAS SOBRE EL TEMA

Iain McKay, Mutual Aid: An Introduction and Evaluation 2nd Edition, (Edimburgo: AK Press, 2010).

Brian Morris, Kropotkin: The Politics of Community (Oakland: PM Press, 2018)

Daniel Todes, “The Scientific Background of Kropotkin鈥檚 Mutual Aid”, The Raven: Anarchist Quarterly, No. 24.

Peter Kropotkin, Modern Science and Anarchy (Edimburgo: AK Press, 2018)




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com