March 21, 2022
De parte de Indymedia Argentina
994 puntos de vista

Durante los primeros meses del a帽o, y frente a la cr铆tica situaci贸n de sobrepoblaci贸n y hacinamiento carcelario, el Servicio Penitenciario Bonaerense reprimi贸 violentamente los reclamos de los detenidos por las deplorables e inhumanas condiciones en que se encuentran. Para controlar estos niveles de sobrepoblaci贸n cr铆tica se extienden los reg铆menes de aislamiento y restricci贸n de derechos. El acceso a la salud es uno de los m谩s vulnerados con r茅cord de personas fallecidas por enfermedades curables. Frente a los reclamos, no hay escucha ni dialogo posible, la 煤nica respuesta son golpizas y balas de goma. En un mismo hecho, varios detenidos padecieron diferentes lesiones graves por los palazos recibidos: 4 de ellos con fractura de tibia. La Comisi贸n Provincial por la Memoria en su calidad de Mecanismo Local de Prevenci贸n de la Tortura intervino denunciando estos hechos y asistiendo a las v铆ctimas.

Los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense ingresaron con violencia al pabell贸n 2 de la Unidad 47 de San Mart铆n. Destruyeron todo a su paso, las pocas pertenencias y la comida que tanto cuesta conseguir a las personas detenidas. Dispararon con gases y balas de goma, golpeando a todas las personas en el lugar.

Las im谩genes que se difundieron muestran una veintena de j贸venes dispuestos en hilera boca abajo, con las manos precintadas detr谩s del cuerpo. Algunos tienen tambi茅n atados los pies con camperas y buzos. Varios severamente golpeados y heridos.

Luego de la represi贸n fueron encerrados en las celdas sin atenci贸n m茅dica ni alimentos, en condiciones de hacinamiento y sin energ铆a el茅ctrica. Los dejaron heridos y sin comer por 24 horas. Son 80 personas en nueve celdas con capacidad para cuatro cada una, o sea 80 donde el cupo penitenciario establece 36. Este cupo nunca respeta los est谩ndares reconocidos por los organismos internacionales de derechos humanos.

En un video que tambi茅n circul贸, se pueden ver a un agente disparando 11 veces en 50 segundos por el pasaplatos, a quemarropa, dentro de una celda para 4 personas pero que alojaba 13. Los protocolos de uso de las armas de fuego con posta de goma establecen que no puede dispararse a menos de 10 metros, pero lo hicieron a menos de 1 metro. Tambi茅n les cortaron el agua. Todos actos ilegales pero habituales en las pr谩cticas penitenciarias cotidianas.

Ese d铆a, como en la mayor铆a, no hab铆a personal m茅dico en la unidad. Tampoco en el resto de las dependencias del complejo penitenciario.

Al menos 14 detenidos sufrieron heridas de consideraci贸n. Por su gravedad, cinco detenidos tuvieron que ser hospitalizados extramuros: cuatro de ellos con fractura de tibia producto de los palazos recibidos.

鈥.

Otro hecho grav铆simo ocurri贸 en el Sector de Aislamiento de Convivencia de la Unidad Penitenciaria 42 de Florencio Varela, que tiene celdas individuales pero adaptadas para el alojamiento de hasta dos personas. Sin embargo, hasta ocho personas permanec铆an alojadas all铆 d铆as enteros. En la mayor铆a de las celdas la sobrepoblaci贸n superaba el 700 % en condiciones graves y riesgosas: cables pelados colgando, resistencias caseras, las canillas perdiendo agua constantemente o no funcionando, letrinas tapadas y nula posibilidad de circulaci贸n o de movimiento, con turnos para dormir sobre mantas por la falta de colchones.

No se autorizaba a salir a darse una ducha o a un patio a ver el cielo, ni pensar en una actividad recreativa. Varios detenidos perdieron peso y tono muscular. Otros tienen sospecha de haber contra铆do tuberculosis, la tos es constante, pero por los pasillos de los pabellones de aislamiento nunca camina un m茅dico. Tampoco los llevan a sanidad. La comida que llega es poca y est谩 en mal estado.

Cuando reclamaron por estas condiciones las respuestas -como en la c谩rcel de San Mart铆n-, fueron golpes y balas de goma.

鈥.

Estas son apenas algunas de las situaciones ocurridas y que se suman a otras acontecidas en estos meses del a帽o. La Comisi贸n Provincial por la Memoria intervino en todos esos casos, en su car谩cter de Mecanismo Local de Prevenci贸n de la Tortura, realizando inspecciones y entrevist谩ndose con las personas detenidas. Tambi茅n se hicieron distintas presentaciones y denuncias frente a la Justicia con diversos resultados.

Adem谩s del uso desmedido e injustificado de la violencia penitenciaria uno de los ejes de los reclamos y conflictos es la falta de acceso o la absoluta desatenci贸n de la salud, incluso en estos casos donde las personas quedan gravemente heridas producto de la represi贸n. Muchas veces es la desesperaci贸n por la falta de asistencia la que inicia los reclamos. Un dato objetivo da cuenta de la crisis de la salud penitenciaria: en el a帽o 2021, 199 personas murieron en c谩rceles provinciales, 21 m谩s que en 2020. Casi el 80 % fue por enfermedades no asistidas o prevenibles como tuberculosis, VIH o neumon铆as.

La sobrepoblaci贸n y el hacinamiento, el aislamiento, las condiciones inhumanas y cr铆ticas de detenci贸n, la nula atenci贸n de la salud, constituyen situaciones extremas que motivan reclamos que nunca son escuchados, aunque s铆 son la excusa para el inicio de represiones violentas y golpizas. La tortura sistem谩tica es utilizada para el gobierno de la c谩rcel, que ha dejado de ser un 谩mbito de resocializaci贸n y reeducaci贸n para constituirse en dep贸sitos de personas pobres sin derecho alguno.

La CPM ha pedido reiteradamente el pase de la Direcci贸n de salud penitenciaria a la 贸rbita del Ministerio de Salud de la provincia para integrarse a las pol铆ticas de salud de la provincia de Buenos Aires.  Tambi茅n viene requiriendo pol铆ticas de prevenci贸n y sanci贸n de la tortura, as铆 como tambi茅n de asistencia a las v铆ctimas de estas pr谩cticas, sin que el gobierno provincial adopte iniciativas tendientes a cumplir con estas obligaciones.


Fuente: https://www.andaragencia.org/una-practica-sistematica-y-generalizada-que-no-cesa-la-tortura-para-gobernar-la-carcel/




Fuente: Argentina.indymedia.org