September 16, 2021
De parte de Nodo50
221 puntos de vista


La asistencia del presidente colombiano Iván Duque a la Feria del Libro de Madrid, cuya 80 edición está dedicada al país sudamericano, sigue despertando críticas. Si el domingo 12 de septiembre fue la diáspora colombiana la que se manifestó para mostrar su rechazo a la presencia de Duque, invitado por el Ayuntamiento de la capital, y la decepción porque el gobierno de España le conceda la Gran Cruz de Isabel la Católica —“¿lo van a premiar por los asesinatos y secuestros?”, preguntaban los manifestantes—, hoy, 16 de septiembre, numerosas librerías han hecho público un comunicado en el que critican duramente el “lavado de cara” que esta visita supone ya que, en su opinión, se oculta la censura y la represión ejercidas por el gobierno colombiano al tiempo que se obvia la presencia de migrantes del país que residen en España.

“La presencia del presidente colombiano en la Feria del Libro de Madrid es un lavado de cara que no podemos pasar por alto, no se lava la sangre derramada a través de nuestro encuentro cultural más preciado”, afirman las librerías en el comunicado.

“Hemos aprendido Colombia desde el realismo mágico de Gabo, desde la denuncia social y el compromiso feminista de Elisa Mújica o desde las letras crudas de decenas de firmas de hombres y mujeres que han atravesado los mares con su literatura. Pero más la hemos aprehendido de la voz de sus gentes, cuerpos migrados, exilios forzosos huyendo de la violencia institucional, víctimas de gobiernos como el del presidente Iván Duque, heredero de la peor tradición uribista, la de los falsos positivos, los cuerpos mutilados, el narcotráfico, el extractivismo, las matanzas paramilitares”, se lee en el texto difundido.

Las librerías recuerdan “las listas negras de autores y autoras” censurados en esta feria por el Gobierno de Colombia y advierten que esto solo es “la punta del iceberg de un país donde decenas de chicos y chicas que estaban en las protestas han sido desaparecidos, torturadas, violadas, perseguidos, estigmatizadas o directamente asesinados”.

El texto apunta que el Paro Nacional mostró “el compromiso social y político de escritoras, músicas, dramaturgas, grafiteras, esta vez, quizá más que nunca, la resistencia logró reunir a una diversidad inmensa de creadoras y creadores culturales” y señala que esa falta de neutralidad “molestó a un Gobierno al que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha señalado por su violación sistemática de los derechos humanos”.

El comunicado, rubricado por una treintena de librerías, concluye asegurando que estas seguirán “alzando la voz en defensa de la paz del hermano pueblo de Colombia y defendiendo que el homenaje de nuestra Feria debe ser a su gente y su cultura, y no a sus gobernantes”.




Fuente: Elsaltodiario.com