September 25, 2021
De parte de ANRed
317 puntos de vista


Nora Patrich es pintora, muralista, grabadora y escultora es, también, una sobreviviente. Militante, vinculada al Movimiento Espartaco, debió exiliarse después del golpe militar.  Siete de sus familiares están desaparecidos, entre ellos su marido, el papa de sus hijos. La artista plástica es quien estuvo a cargo de la realización del primero de una serie de murales que serán parte del del Espacio para la memoria ex Comisaría 1ª de Pergamino. Por Agencia Andar.


Se trata de cinco obras que se pintarán sobre una de las paredes internas del edificio de calle Dorrego 636 y serán parte de la iniciativa “Pasaje de la memoria. Murales que cuentan la historia”, una de las primeras acciones que la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos de Pergamino y el Colectivo Antirrepresivo Justicia por los 7 realizan en el lugar que van a gestionar.

“Poder ser parte de la recuperación de este espacio y decir que tipo de argentina queremos, y que mundo queremos es muy importante. Me toco el primer mural: el bombardeo, el momento cuando los sectores de poder decidieron tirar bombas desde los aviones, más tarde en los 70 decidieron tirar cuerpos desde los aviones, y hoy pasan cosas como lo que pasó en esa comisaría que ya había sido un lugar de horror y 7 chicos murieron quemados vivos. Así como estos chicos murieron en la comisaria, yo tengo nietos, y podían ser el hijo de cualquiera, tanto en el 55 como ahora, como en  los 70, ¿cuánta gente fue secuestrada fortuitamente porque se lo confundieron con un vecino?”, señala Patrich.

No es la primera vez que la artista trabaja sobre este hecho histórico, ella es la autora del Monumento a las Víctimas del Bombardeo de la Plaza de Mayo “De los cielos los vieron llegar”, emplazado en el jardín de la Casa Rosada. “Allá lo puse donde cayeron las bombas, acá lo puse donde hubo fuego pero fuego al fin. El hilo conductor está, ahora no nos tiran con bombas o cuerpos desde los aviones porque no han podido, pero si pudieran nos seguirían tirando porque hay sectores que desearían poder seguir haciéndolo, y te lo dicen, y la gente se olvida”, apunta.

En el Pasaje de la memoria el recorrido comienza en el ’55 y continuará con otros 4 murales que representarán el Pergaminazo, la dictadura cívico-militar de 1976, la violencia institucional en los años de democracia y la masacre ocurrida de 2017, elegidos como momentos paradigmáticos de la historia nacional y pergaminense en particular signados por la violencia estatal .

“Nos creemos que porque nos quedamos en nuestras casas estamos a salvo. Cuando la violencia viene de arriba, nadie está a salvo, eso es lo que a veces no entendemos. Y esa violencia que emana de los sectores de poder sigue teniendo los mismos objetivos, quieren mantener ese poder. No les importan las causas: por qué alguien sale a robar, no quieren que la comunidad tenga condiciones de vida mínimas garantizadas, no hay interés de entender a alguien en la desesperación, prefieren una población borracha y drogada sin estar afuera pidiendo que se le respeten los derechos, es un espacio que siempre jugó un rol de violencia hacia un pueblo”, analiza la artista.

El boceto y la propuesta artística estuvieron a cargo de Patrich pero la ejecución será compartida con la comunidad y los colectivos que integran el Espacio de Memoria. “Para mí esto es muy importante porque si bien yo diseñé el mural lo hice en base a lo que nos pasa a todos, yo lo que hago es plasmar la vida de todos nosotros, soy una intérprete, una intermediaria, no me pertenece. Y si bien las últimas pinceladas van a ser las mías, es importante poder ayudar a la comunidad a que participen del mural, es importante que puedan sentirse parte y dueños del mural, porque es nuestra historia”, subraya la muralista.

La obra se descubrirá hoy a las 17 horas, en un acto abierto a toda la comunidad. “Lo que quisiera es que estemos juntos, que nos llegue a todos, con el horror no podés competir, puedo tratar de expresar en síntesis un poco lo que ocurrió, trato de abordar el horror a través de la belleza, porque es la única manera que la gente pueda abrirse a ver esa realidad. ¿Cómo hacés para transmitir el horror? Por lo general soy muy sutil, en este tema hay partes más fuertes pero también hay partes con sutileza, que hablan del futuro que es lo importante. Uno cuando cuenta el horror lo hace para el futuro”, cierra Patrich.





Fuente: Anred.org