April 11, 2021
De parte de SAS Madrid
344 puntos de vista


Cuatro meses despu茅s de iniciarse el plan de vacunaci贸n, incluir a las personas migrantes sigue siendo la gran cuenta pendiente del Gobierno y las comunidades aut贸nomas. Sin un plan homog茅neo a nivel estatal, se profundiza la exclusi贸n y se pone en riesgo la salud comunitaria.

La pandemia ha puesto frente al espejo a nuestro sistema sanitario y ha demostrado que la salud de cada persona depende de la salud de las dem谩s. Sin embargo, a cuatro meses del inicio de la campa帽a de vacunaci贸n, Gobierno y autonom铆as evidencian una falta de voluntad pol铆tica para garantizar a todas el mismo derecho a la sanidad.

Desde que el Real Decreto Ley 16/2012 de Mariano Rajoy fij贸 las bases de la exclusi贸n sanitaria, perpetuadas en 2018 por el gobierno de Pedro S谩nchez, miles de personas migrantes han sido expulsadas del sistema sanitario p煤blico. La Covid-19 no ha cambiado la decisi贸n de mantenerlas relegadas. Como muestra, en la estrategia de vacunaci贸n del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud no se menciona a las personas reagrupadas ascendentes de comunitarias y solo se nombra en una ocasi贸n a quienes est谩n 鈥渆n situaci贸n administrativa irregular鈥.

鈥淓sto tiene que ver con muchos a帽os de convertir a los centros de salud en lugares de exclusi贸n y no en lugares de cuidados. Cuando t煤 has estado dando mensajes a los administrativos de este no tiene derecho, aquel tampoco, mensajes donde no importa la salud de la persona sino simplemente su situaci贸n administrativa, la consecuencia es que ahora se sigue practicando la misma exclusi贸n. Y en una pandemia, nos afecta mucho m谩s a todas鈥, explica Nacho Revuelta, m茅dico del Servicio Madrile帽o de Salud (Sermas) e integrante de la plataforma Yo Si Sanidad Universal.

Matilde, uruguaya, fallec铆a v铆ctima de la Covid el pasado mes de enero a los 79 a帽os. M茅dica investigadora jubilada, llevaba dos a帽os en Espa帽a, donde residen su hijo y su nieta, ambos de nacionalidad espa帽ola. 鈥淓sta es la explicaci贸n breve. La realidad es que falleci贸 despu茅s de dos a帽os de serle denegada la asistencia sanitaria. Hemos dejado de ser pacientes, somos clientes y no solo no tenemos la raz贸n, la culpa recae una y otra vez en el cliente-paciente. El primer pretexto fue que no se hab铆a empadronado a tiempo, luego que ten铆a un seguro de viaje (obligatorio), despu茅s que no era bastante. Siempre hay un plazo, un papel que falta, un tr谩mite que no se ha hecho bien鈥, explicaba en facebook una familiar.

Muchas personas reagrupadas, mayores de 65 a帽os, se encuentran en la misma situaci贸n. Obligadas a contratar un seguro privado o condenadas a la no atenci贸n. Algunas forman parte del Grupo de Afectados y Afectadas por el INSS y presentaron a finales de febrero una carta ante el Sermas advirtiendo de la necesidad de ser tenidas en cuenta. 鈥淨uerr铆amos alertarles sobre la falta de acceso al sistema de salud de nuestro colectivo, solicit谩ndoles que se asegure nuestro acceso a la vacunaci贸n frente a COVID-19, sin que este se vea imposibilitado por nuestra actual exclusi贸n del sistema鈥. Continua sin respuesta.

En esas mismas fechas, Erika Cavero, espa帽ola de origen peruano, comenz贸 a buscar una soluci贸n para sus padres reagrupados, de 76 a帽os. En el Centro de Salud le dijeron que ellos no sab铆an nada, que hablase con su seguro privado, y en el seguro que la vacuna estaba en manos del Estado. Otra vez al centro y de nuevo que no pod铆an hacer nada, pero se quedaban con sus datos para llamarla 鈥渟i surg铆a algo鈥. Registr贸 una queja.

Llam贸 al Instituto Nacional de la Seguridad Social, llen贸 un formulario en la web del Sermas y en pocos d铆as le contestaron que la vacuna 鈥渆staba garantizada鈥. Le avisaron de su centro para derivarla al de Vacunaci贸n de General Oraa. 鈥淒espu茅s de media hora de discusi贸n telef贸nica, la persona que me atend铆a accedi贸 a hablar con un superior. Al rato me confirmaron que iban a vacunar a mis padres, que estuviera atenta a las fechas para los de su edad y volviera a llamar鈥, comenta. Sigue esperando.

Lo parad贸jico es que desde el 4 de marzo la Comunidad de Madrid, requerida por algunos profesionales m茅dicos, ha reconocido el derecho a vacunarse de todas las personas con independencia de su situaci贸n administrativa. 鈥淐onsultado con aseguramiento. Tras garantizar identificaci贸n, que entran en rango de edad y que van a permanecer el tiempo suficiente en la CAM se debe vacunar y registrar en RUV (ficha manual)鈥, respond铆a Gerencia v铆a email. El reconocimiento no se tradujo en una instrucci贸n y, por ahora, la comunidad lo mantiene en ese marco de semi-secreto.

Lo sufre Mar铆a Guido, que lleva tres semanas intentando vacunar a su madre de 78 a帽os. Tambi茅n espa帽ola de origen peruano, es vecina de Torrej贸n de Ardoz, donde ha hablado con las trabajadoras sociales del Centro de Salud Los Fresnos y del Ayuntamiento. Nadie sabe nada, no hay soluci贸n.

鈥淎l no haber sido una instrucci贸n por los cauces normativos habituales, en muchos centros de salud lo desconocen. Entonces a las personas que se acercan a preguntar por la vacunaci贸n de sus padres, les siguen diciendo que no tienen derecho. Ni lo saben los centros de salud ni las personas afectadas鈥, asegura Revuelta.

En las 煤ltimas semanas, Yo Si Sanidad Universal ha recibido una veintena de consultas de personas excluidas del sistema sanitario preocupadas por su vacunaci贸n. Algunas, como Rosa, despu茅s de llamar a muchas puertas, ha logrado que desde el centro de General Oraa le den cita para que en mayo sean vacunados sus progenitores.

Quienes han podido hacer valer su derecho son algunas de las personas migrantes que trabajan en los cuidados, el sector con mayor riesgo de contagios despu茅s del personal sanitario. Desde la Asociaci贸n Senda de Cuidados confirman que personal m茅dico al tanto de la respuesta de la Gerencia, se puso en contacto con ellas para informarlas de que la CAM reconoc铆a su derecho y citarlas para vacunarse.

Una situaci贸n similar se vive en la Comunidad Valenciana. Si bien las autoridades no han publicado ninguna instrucci贸n para los centros de atenci贸n primaria, el 3 de marzo la directora general de Planificaci贸n, Eficiencia Tecnol贸gica y Atenci贸n al Paciente de la Generalitat, Mar铆a Llanos Cuenca, informaba de las vacunas a la Asociaci贸n Val猫ncia Acull.

鈥淪e va a suministrar de forma gratuita a toda la poblaci贸n residente en la Comunitat Valenciana, con independencia de que sean o no migrantes, siendo incluidos en el grupo de prioridad que les corresponda seg煤n su situaci贸n鈥, respond铆a a  la ONG.  Y especificaba que las personas sin DNI o empadronamiento deb铆an acercarse al centro de salud m谩s cercano a su lugar de residencia 鈥渁 efectos de tramitar su inclusi贸n en el Sistema de Informaci贸n Poblacional SIP鈥.

En Val猫ncia Acull conoc铆an casos previos de exclusi贸n de personas sin empadronar y solicitaron a la Conseller铆a que diera instrucciones sobre la decisi贸n. 鈥淐reo que no lo hacen porque esto no ha sido una pr谩ctica com煤n y, ahora, ponerlo en marcha significa mover toda la burocracia administrativa para que se reconozca ese derecho鈥, explica Francisco Sim贸n, del Programa de Igualdad de Trato y No Discriminaci贸n de la organizaci贸n.

鈥淚gual que han hecho campa帽as informativas con cu帽as en la radio, anunciando las restricciones o los grupos de edad a vacunar, que hagan lo mismo. Una campa帽a potente informando a la gente que, con independencia de su situaci贸n administrativa, tiene derecho a vacunarse y si no tienen tarjeta sanitaria, pueden obtenerla en su centro de salud con el pasaporte鈥, reclama Sim贸n. 鈥淢ientras no se diga que tienen derecho y que, adem谩s, no se les va a cobrar por ello, dif铆cilmente se pueda llegar a todos鈥, asegura.

Por su parte, el coordinador de M茅dicos del Mundo Euskadi, Santos Arrieta, confirma que en conversaciones con autoridades de salud les han asegurado 鈥渜ue se va a atender a todo el mundo, pero 鈥搈atiza鈥 es cierto que no hay nada oficial鈥. All铆, la ecuaci贸n se repite: quien no tiene tarjeta sanitaria no se acerca al centro de salud, porque sabe que no le van a atender, o el personal administrativo entiende que no cabe el derecho, porque es su pr谩ctica habitual.

鈥淗ay que poner el foco en el plano del reconocimiento del derecho y en el plano de la salud p煤blica. En la medida que el proceso de vacunaci贸n avance en los rangos de edad, va a haber un n煤mero de personas que o bien no van a tener acceso o no van a contar con la informaci贸n suficiente. Y por otro lado, est谩n las barreras casi habituales que se producen desde el sistema, garantizar que la informaci贸n llegue en tiempo y forma a los trabajadores sanitarios es dif铆cil鈥, manifiesta Arrieta.

En tal sentido, afirma que la soluci贸n 鈥渟er铆a tan f谩cil como reconocer el derecho a todas鈥 y advierte que las diferencias de criterios entre autonom铆as puede hacer que la vacunaci贸n se convierta en una desigualdad m谩s. 鈥淗ay muchas casu铆sticas, por ejemplo, las personas en tr谩nsito. 驴Qu茅 pasa con la vacunaci贸n de las que reci茅n comienzan el proceso migratorio y tal vez piensan continuar viaje a otros pa铆ses? 驴C贸mo se va a abordar?鈥, pregunta.

鈥淒eber铆a haber un acuerdo estatal. Parece ser que en estas reuniones del Consejo Interterritorial ni se ha abordado hasta ahora. Al final estamos un poco a la buena voluntad de lo que quiera hacer la autonom铆a de turno鈥, corrobora Francisco Sim贸n desde Valencia.

Catalunya y Andaluc铆a

La Consejer铆a de Salud y Familias de Andaluc铆a public贸 a principios de marzo un comunicado en el que dejaba claro que 鈥渆l 煤nico requisito previo ser谩 que tengan su residencia legal en Andaluc铆a鈥. Con esa frase el director general de Salud P煤blica y Ordenaci贸n Farmac茅utica, Jos茅 Mar铆a de Torres Medina, confirmaba que la Junta decid铆a excluir a miles de personas migrantes que, por ejemplo, han sido esenciales en los trabajos del campo.

Se estima que son unas cincuenta mil personas las que se quedar铆an sin vacunar solo en Andaluc铆a. Unas quinientas mil en todo el Estado. 鈥淣os preocupa que ninguna de las estrategias p煤blicas de vacunaci贸n del Ejecutivo de Bonilla contemple planes de implementaci贸n espec铆ficos que atiendan a las distintas realidades de las personas en situaci贸n administrativa irregular鈥, cuestiona la Asociaci贸n Pro Derechos Humanos de Andaluc铆a (APDHA).

鈥淟a igualdad en el acceso a la vacuna es una cuesti贸n indispensable en una estrategia de salud p煤blica que exige mecanismos y actuaciones proactivas que garanticen que todas las personas que habitan Andaluc铆a ser谩n vacunadas, sin tener en cuenta su situaci贸n documental y si tienen o no tarjeta sanitaria鈥, exige la APDH, que impulsa la campa帽a #TodasyTodosConVacuna.

Por su parte, el Departament de Salut de Catalunya ha habilitado recientemente un formulario de identificaci贸n para la vacunaci贸n de las personas desplazadas residentes sin tarjeta sanitaria individual (TSI) o documento identificativo para la cobertura sanitaria p煤blica.

鈥淓l formulario levanta ciertas suspicacias y es normal que haya personas en situaci贸n administrativa irregular que no est茅n muy seguras dando sus datos. No alcanza con poner un formulario online. Hay que bajar a los barrios y hablar con las comunidades de migrantes, racializadas, afrodescendientes, culturales, lo que sea necesario鈥, refieren fuentes consultadas que, no obstante, admiten que 鈥渆s mejor eso, que el no tener opci贸n鈥.

Como recuerdan desde Yo Si Sanidad Universal, la pandemia ha dado una 鈥渙portunidad de oro鈥 para mejorar el acceso al sistema sanitario. 鈥淢antener la exclusi贸n dentro de una pandemia es poco inteligente, poco 煤til para la salud p煤blica y desde el punto de vista de los derechos humanos es insostenible, porque estamos hablando del derecho a la salud y del derecho a la vida鈥, define Nacho Revuelta.

鈥淢谩s que nunca, aunque sea desde un punto de vista ego铆sta, a nadie le interesa tener un grupo de poblaci贸n excluida, que puede enfermar y transmitir la enfermedad鈥, explicita el portavoz de Yo Si Sanidad Universal. A cuatro meses de iniciarse el plan de vacunaci贸n, la vida de muchas personas en grupos de riesgo sigue desatendida y, a la luz de los hechos, no parece ser una preocupaci贸n inmediata del Gobierno y las autonom铆as.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 11/04/2021.

 




Fuente: Sasmadrid.org