April 7, 2021
De parte de SAS Madrid
277 puntos de vista


La inversi贸n p煤blica debe orientarse hacia un modelo de licencias no exclusivas que permita romper el monopolio, que es la piedra angular en el problema de acceso a los medicamentos, denuncia Salud Por Derecho.

Suponiendo que hay fondos, que hay estabilidad, que hay planificaci贸n y menos burocracia en el 谩mbito cient铆fico, todav铆a quedar铆an m谩s problemas y de mucho calado por solucionar. La pandemia tambi茅n lo ha puesto de manifiesto con la distribuci贸n de las vacunas, aunque es un escollo tan antiguo como las farmac茅uticas. La Fundaci贸n Salud Por Derecho viene reivindicando desde hace a帽os la necesidad de hacer de los medicamentos, como resultados de la ciencia, un bien p煤blico.

鈥淔altan criterios que garanticen la defensa del inter茅s p煤blico en la inversi贸n que se realiza en I+D biom茅dica con el dinero de todos y todas. Por ejemplo, los gobiernos invierten mucho, pero luego no hay capacidad para controlar el precio de los medicamentos, o casi siempre la transferencia de ese conocimiento se hace con una licencia en exclusiva a una compa帽铆a que va a tener la patente y por tanto la capacidad de producci贸n y comercializaci贸n. Y esto no es una cosa solo de Espa帽a. Es algo que hay que modificar. Lo que est谩 pasando con las vacunas de la COVID-19 deber铆a fomentar un debate pol铆tico para que esto cambie鈥, denuncia la directora de Salud Por Derecho, Vanessa L贸pez.

Tanto esta organizaci贸n como M茅dicos Sin Fronteras pidieron al Gobierno que apoye la propuesta de India y Sud谩frica y la C-TAP (una iniciativa de la OMS para compartir el conocimiento cient铆fico desarrollado contra la COVID-19 de forma voluntaria) para que se suspendan ciertas medidas de propiedad intelectual en medicamentos, vacunas, pruebas de diagn贸stico y otras tecnolog铆as sobre este virus mientras dure la pandemia. Hasta la fecha, Espa帽a no ha mostrado su respaldo a ninguna de las dos.

鈥淟a respuesta que hemos recibido del jefe de Gabinete ha sido decepcionante 鈥搃ndica L贸pez鈥, porque viene a decir que sigue la posici贸n europea, que es de bloqueo a la propuesta de India y Sud谩frica, y no se compromete ni mucho menos a modificar o intentar modificar la posici贸n de la UE. Es decir, los pa铆ses ricos est谩n poniendo palos en la rueda. Y mientras los gobiernos dicen que las vacunas son un bien p煤blico, los hechos no se corresponden con sus declaraciones鈥.

Ya el pasado septiembre, Oxfam Interm贸n denunci贸 que pa铆ses ricos que suponen el 13% de la poblaci贸n mundial hab铆an comprado suministros futuros del 51% de las vacunas contra el coronavirus. 鈥淪i un organismo p煤blico ha desarrollado una vacuna, es el propio gobierno el que se tiene que ocupar de marcar una pol铆tica que la blinde como un bien p煤blico global 鈥揺xpresa L贸pez鈥. Por ejemplo, el CSIC est谩 investigando actualmente diferentes vacunas que, si llegan a tener 茅xito, podr铆an licenciarse a diferentes compa帽铆as -sin exclusividad- y aumentar as铆 su producci贸n mundial鈥.

Estar铆amos contribuyendo 鈥損rosigue la directora de Salud por Derecho鈥 a que una vacuna exitosa pueda llegar a cualquier lugar y que la propiedad intelectual no sea un freno: 鈥淟a de AstraZeneca se desarroll贸 en la Universidad de Oxford y se licenci贸 en exclusiva a esta empresa. Y ahora todo el mundo depende de su capacidad de producci贸n y de su estrategia comercial鈥.

No obstante, algo alentador que ha sucedido en Espa帽a, seg煤n L贸pez, es la pol铆tica que parece haber adoptado el CSIC para que todos los productos sanitarios que se desarrollen para la COVID se licencien bajo un r茅gimen de no exclusividad. El primero de estos ejemplos de 茅xito, cuenta, es una prueba diagn贸stica que ha licenciado a una empresa espa帽ola: 鈥淵 eso significa que la inversi贸n p煤blica podr铆a terminar orient谩ndose hacia un modelo de licencias no exclusivas que permita romper el monopolio, que es la piedra angular en el problema de acceso a los medicamentos. Esto mejorar铆a el panorama actual en el acceso a las vacunas para la COVID-19 y tendr铆a que extenderse no solo a las tecnolog铆as sanitarias para esta enfermedad, sino que deber铆a ser la pol铆tica p煤blica habitual鈥.

Los precios de los medicamentos

L贸pez apunta a otra cuesti贸n de fondo: la falta total de transparencia sobre los costes reales de I+D y producci贸n de los f谩rmacos: 鈥淟as farmac茅uticas dicen que los costes son elevad铆simos pero no hay informaci贸n real que muestren a la sociedad鈥.

Un estudio de la Universidad de Liverpool publicado en Journal of Virus Erradication calcula que el coste m铆nimo de producci贸n del remdesivir es de 0,93 d贸lares (0,83 euros) por dosis. La farmac茅utica Gilead, que posee la patente, le puso un precio comercial de 2.083 euros por paciente. Otro estudio de Salud por Derecho se帽ala la duplicidad en los ensayos cl铆nicos: 鈥淓spa帽a es de los pa铆ses que peor reporta la informaci贸n sobre los ensayos cl铆nicos, y es fundamental para poder tomar decisiones sobre la seguridad y eficacia de los f谩rmacos, o sobre cu谩les se financian y cu谩les no. Esta falta de transparencia tambi茅n es un freno para investigadores y personal sanitario que no pueden aplicar esa informaci贸n a sus propias investigaciones y a la pr谩ctica m茅dica. Adem谩s, es importante para que puedan hacerse estudios combinados y avanzar en el conocimiento鈥.

En ello insiste el epidemi贸logo Daniel L贸pez Acu帽a, que ha trabajado durante 30 a帽os para la Organizaci贸n Mundial de la Salud: 鈥淟os espacios para la investigaci贸n no son solo las universidades y es muy importante entender que se da un trabajo importante en el 谩mbito de las instituciones p煤blicas, como las escuelas de salud p煤blica, que es distinto a la investigaci贸n b谩sica o cl铆nica. Hay que establecer, por tanto, un v铆nculo muy estrecho entre investigaci贸n y pr谩ctica de la salud p煤blica鈥. L贸pez

Acu帽a es profesor en la Escuela de Salud P煤blica en Andaluc铆a, que desaparecer谩 como tal seg煤n las previsiones de la Junta (PP y Ciudadanos), que quiere integrarla en un Instituto de Salud de nueva creaci贸n. 鈥淓n el caso de Espa帽a 鈥揳segura el epidemi贸logo鈥 es muy importante que esto no se deje caer como ha pasado con la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto Carlos III y no se amenace con su cierre, como con la Escuela andaluza de Salud P煤blica. Son planes muy ideologizados contra la salud p煤blica. Adem谩s, esta pandemia ha mostrado que es un capital intelectual imprescindible para poder tener una verdadera capacidad anal铆tica de la toma de decisiones. La acci贸n debe estar muy conectada con la realidad y ser muy pragm谩tica鈥.

Enlace relacionado LaMarea.com 06/04/2021.





Fuente: Sasmadrid.org