September 29, 2021
De parte de Nodo50
147 puntos de vista

La vacunaci├│n contra el SARS-CoV-2, causante del Covid-19, alcanz├│ en septiembre de 2021 un promedio de 44 por ciento de la poblaci├│n mundial. En realidad s├│lo una veintena de pa├şses ha vacunado de 60 a 80 por ciento de su poblaci├│n, mientras en ├üfrica no llega a 3 por ciento. Un apartheid de vacunas, le llaman organizaciones sociales y gobiernos. Refleja una situaci├│n de desigualdad sist├ęmica, ya que las trasnacionales farmac├ęuticas, con el apoyo de sus gobiernos sede, principalmente en Europa y Estados Unidos, han causado la escasez de vacunas para mantener mercado, altos precios y poder de negociaci├│n (https://tinyurl.com/3pcdz88k).

Hay otros aspectos tambi├ęn muy preocupantes. La mayor├şa de las vacunas aplicadas son transg├ęnicas, con procesos de elaboraci├│n n├│veles, que nunca se hab├şan usado en seres humanos. Por ejemplo las que usan ARN modificado (Pfizer-BioNTech y Moderna) o ADN vectorizado por adenovirus modificados (AstraZeneca, Janssen, Sputnik V y CanSino).

Otras vacunas aplicadas en Am├ęrica Latina son Sinovac y Sinopharm (chinas, p├║blicas). Esas usan m├ętodos convencionales probados por d├ęcadas. Son nuevas para Covid y tienen algunos efectos secundarios, pero no conllevan los altos riesgos e incertidumbres de las vacunas transg├ęnicas. Las vacunas producidas en Cuba (en instituciones p├║blicas) usan m├ętodos biotecnol├│gicos, pero no son transg├ęnicas, sino basadas en m├ętodos probados por m├ís de 15 a├▒os.

Desde el principio de la pandemia, las trasnancionales farmac├ęuticas afirmaron que sus nuevas vacunas gen├ęticas ser├şan m├ís efectivas y estar├şan disponibles mucho m├ís r├ípido que otras. Sin embargo, a medida que avanz├│ el experimento sin precedente de inocular a cientos de millones de personas con vacunas corporativas transg├ęnicas, varias empresas, ya con su mercado establecido, reconocieron que sus porcentajes de efectividad son menores que los alegados. Incluso algunas vacunas transg├ęnicas podr├şan tener menor nivel de efectividad que las convencionales.

Por otro lado, la gran diferencia de tiempo para disponer de vacunas convencionales, que en diciembre 2020 se argument├│ esencial para iniciar la vacunaci├│n prometiendo a la gente que ser├şa el boleto de salida de la pandemia, apenas fue de un par de meses. Resumiendo, no existi├│ ninguna raz├│n objetiva, salvo afirmaciones vacuas e intereses comerciales, para exponer a millones de personas a los riesgos e incertidumbres de vacunas transg├ęnicas: se podr├şan haber desarrollado vacunas con m├ętodos convencionales, tanto p├║blicas como privadas. Algo que habr├şa facilitado que muchos m├ís pa├şses e instituciones nacionales pudieran producir y distribuir vacunas m├ís ├ígilmente.

Sobre los riesgos de las vacunas transg├ęnicas, la Uni├│n de Cient├şficos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza en Am├ęrica Latina (UCCSNAL) acaba de publicar un pronunciamiento y un extenso art├şculo cient├şfico de revisi├│n bibliogr├ífica que plantea elementos que se deben tener en cuenta para la evaluaci├│n de riesgos de las nuevas vacunas de ARN modificado y/o adenovirus recombinantes contra SARS-CoV-2 (https://tinyurl.com/3b5xcsym).

Entre otros aspectos, el art├şculo plantea los impactos potenciales a corto y largo plazos de las vacunas transg├ęnicas. Se basa en un centenar de art├şculos cient├şficos y en el an├ílisis de los efectos adversos a vacunas reportados en Estados Unidos y otros pa├şses. Uno de los efectos graves con vacunas de ADN vectorizadas son coagulopat├şas y trombosis, a los que se ha agregado el s├şndrome de Guillain-Barr├ę (par├ílisis) y el aumento del riesgo de contraer VIH. Las vacunas de ARN se han asociado, entre otros, a riesgos de efectos inflamatorios multisist├ęmicos y miocarditis. En el caso de la Pfizer, puede haber tambi├ęn reacciones posteriores causadas por el uso de nanol├şpidos como vectores, que al ser nanopart├şculas, no son reconocidas por el sistema inmunol├│gico y se pueden acumular en diferentes ├│rganos. Estudios cient├şficos han mostrado en ratones de laboratorio la presencia de ARN modificado en m├║ltiples ├│rganos y no s├│lo en el lugar de inoculaci├│n. Los reportes de efectos adversos, incluyen varios miles de muertes que podr├şan estar relacionadas a vacunas transg├ęnicas, cuya vinculaci├│n causa-efecto es dif├şcil de establecer, aunque se considera probable si ocurre dentro de los 3 d├şas posteriores a la vacunaci├│n y en relaci├│n a los efectos antes mencionados.

Si bien es cierto que el porcentaje de efectos adversos graves reportados es un porcentaje m├şnimo en relaci├│n con cientos de millones de personas vacunadas, existiendo alternativas vacunales y otros tratamientos posibles, no se deber├şa haber expuesto a nadie, mucho menos a miles de personas, a esos riesgos. Las estad├şsticas indican que la vacunaci├│n ha reducido la mortalidad y hospitalizaci├│n, pero tambi├ęn las vacunas con metodolog├şas convencionales.

Tampoco est├í claro cu├ínto dura la inmunidad con las vacunas, por lo que de todos modos es un enfoque limitado, que se ha impuesto a despecho de considerar seriamente tratamientos m├ís integrales y fuera del control de las empresas. A dos a├▒os de la debacle m├║ltiple que ha provocado esta pandemia, es hora de un debate mucho m├ís amplio sobre todos sus aspectos, incluso sus causas y qu├ę ciencia y otros enfoques necesitamos para fortalecer nuestros sistemas inmunol├│gicos personales, como comunidades y sociedades.

Art├şculo publicado originalmente en La Jornada.

Libros relacionados:

Compartir… Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone



Fuente: Elviejotopo.com