February 20, 2021
De parte de Valladolor
161 puntos de vista

En torno a una pancarta en la que se pod铆a leer ‘隆Preso por cantar?
Libertad de expresi贸n’, los participantes en la movilizaci贸n han gritado consignas como ‘Pablo
Has茅l libertad’, ‘que viva la lucha de la clase obrera’, ‘aqu铆 est谩n
los antifascistas’, ‘ley mordaza derogaci贸n’ o ‘los Borbones son los
tiburones’.

Uno de los
organizadores, meg谩fono en mano, ha tomado la palabra para dar lectura a
unas palabras escritas por el propio rapero desde la c谩rcel en las que
tilda de “escandaloso” que en el tercer d铆a de encarcelamiento haya
trascendido una nueva condena por amenazas a un testigo en un juicio en
lo que no ha dudado en calificar de “operaci贸n de Estado”. Est谩 claro que todo esto es fruto del ensa帽amiento judicial contra Pablo Hasel, al que se le est谩n sumando varias peque帽as condenas (todas al m谩ximo, como no) para as铆 forzar su ingreso en prisi贸n as铆 como engordar su expediente…

Acto
seguido, otra compa帽era
ha denunciado
que desde la entrada en vigor de la ‘ley mordaza’ uno de los colectivos
m谩s perseguidos y criminalizados ha sido precisamente el de los
artistas, especialmente el de los cantantes y raperos, “que con la letra
de sus canciones denuncian situaciones de injusticia, abusos de poder y
corrupci贸n, entre otras cuestiones”. As铆, ha reprochado que Has茅l se
ha convertido en el primer cantante al que encarcelan por “rapear,
ejerciendo su derecho a la libertad de expresi贸n, lo que los medios de
comunicaci贸n ya difundieron como hechos probados”. Ante
tal circunstancia, la compa帽era afirm贸 que es “inadmisible” que se condene a cualquier persona por expresarse
libremente a trav茅s de las redes sociales, los medios de comunicaci贸n,
de canciones o poes铆as, y ha exigido la derogaci贸n de la ‘ley mordaza’, la
reforma del C贸digo Penal y el respeto a la libertad de expresi贸n.

El
dispositivo policial que rodeaba la concentraci贸n era a todas luces
desproporcionado, acordonando todas las calles y accesos alrededor de la
Plaza de Portugalete. Este dispositivo, unido a las amenazas y mentiras
de la prensa del poder, se encarga de echar para atr谩s a gente, que o
bien no pudo acceder a la concentraci贸n o bien tem铆a que se produjeran
disturbios y cargas por parte de la polic铆a. El miedo tiene siempre
muchos efectos y su utilizaci贸n pol铆tica y social es constante. El miedo
al paro, el miedo a la polic铆a, el miedo a la enfermedad… Estamos
viviendo una 茅poca de terrorismo de estado a gran escala aunque por
ahora se mantenga en el plano “ideol贸gico” en apariencia: los miles de
enfermos, abandonados, desahuciados, suicidados… son las v铆ctimas
claras de esta campa帽a de terror (que se sirve del coronavirus y tiene
su origen material en la crisis econ贸mica)

 

La violencia y los medios de comunicaci贸n… 

El
periodismo, mayoritariamente, durante toda esta semana ha estado
haciendo su labor de vocero del r茅gimen: habla de protestas y
manifestaciones violentas de ante mano, anuncia un fin de semana de disturbios (incluso sabe la hora: a las 7 de la tarde…), magnifica los episodios
violentos, oculta la gran cantidad de gente que se ha movilizado y solidarizado y ningunea todas las expresiones populares de protesta que se
han multiplicado, centrando toda su “informaci贸n” en contenedores
ardiendo. Construye as铆n la imagen del “enemigo del pueblo”: as铆, los que protestan
por la libertad de Pablo Hasel y la libertad de expresi贸n son
antifascistas, anarquistas, menores y delincuentes… por lo menos. 

Cualquiera es consciente de lo doloroso que resulta el
doble rasero que uniformados y medios marcan con respecto a los
manifestantes pro Pablo Hasel y a la ultraderecha, desde las protestas
“cayetanas” hasta las de los nazis. Mientras,
el Gobierno “m谩s izquierdista de la historia”, y su ministro del
Interior, parece impasible o paralizado, pendiente de se帽alar a una
de sus partes leg铆timas para no tener que esclarecer qui茅n decide actuaciones como
la que hemos visto en la Puerta del Sol o en Valencia. 

Las apelaciones del coro medi谩tico a condenar la violencia tienen como objetivo variar el debate p煤blico, haciendo olvidar la causa (la falta absoluta de verdadera libertad de expresi贸n, a todos los niveles y el encarcelamiento por un delito de “opini贸n”) frente a unas supuestas consecuencias violentas que se magnifican. Para nuestro se帽or D眉hring la violencia es el mal absoluto; para 茅l, el primer acto de violencia es la “ca铆da”, y todo su pensamiento es una jeremiada sobre “el pecado original”. S贸lo con suspiros y gemidos puede admitir que… la violencia quiz谩s sea necesaria para destruir la explotaci贸n econ贸mica… 隆desgraciadamente! (Engels).

Violencia: hace una semana dos
Nacionales reventaban a hostias a un vecino en Linares. Se dispar贸 con
fuego real en las protestas. Las fuerzas represivas ostentan el monopolio de la violencia, son el brazo armado de la democracia (ergo, la dictadura de la burgues铆a).

Violencia: miles de personas al d铆a buscan trabajo, comida, techo… Los proletarios vivimos situaciones de violencia cotidianas, explotaci贸n, muerte en el trabajo, represi贸n… pero de esa violencia la prensa nunca habla. 

Violencia: M谩s de 700 personas han muerto en el trabajo durante el a帽o 2020, a pesar del descenso de la actividad laboral y productiva. Miles de personas han sido heridas y/o mutilidas en sus curros en lo que la prensa llama “accidentes laborales” (terrorismo patronal).

Violencia: El ej茅rcito ha llegado a ser el principal fin del Estado, el fin en s铆; los pueblos no existen sino para dar y mantener soldados. El militarismo domina y se traga el mundo. 驴Violencia?




Fuente: Valladolorentodaspartes.blogspot.com