November 25, 2021
De parte de SAS Madrid
293 puntos de vista


El gobierno ha aprobado y posteriormente publicado, casi una semana despu茅s, para consulta p煤blica, el Anteproyecto de Ley por el se modifican diversas normas para consolidar la equidad, universalidad y cohesi贸n del Sistema Nacional de Salud, cuyo contenido, a juicio de la Federaci贸n de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad P煤blica (FADSP), no consolida el sistema p煤blico, sino que lo debilita.

Desde la FADSP, su portavoz realiza las siguientes consideraciones en torno al citado anteproyecto:

Una. El titulo del Anteproyecto es en exceso rimbombante y, en su segunda parte, 鈥減ara consolidar la equidad, universalidad y cohesi贸n del SNS鈥, no se justifica con el contenido del mismo. Por poner solo un ejemplo notorio: consolidar la equidad del SNS no es posible sin abordar la necesidad de acabar con  el modelo de las Mutualidades de Funcionarios y garantizar su integraci贸n en el SNS, porque estas son la mayor causa de inequidad que existe en nuestro sistema sanitario; un modelo, el de las mutualidades, por  el que un colectivo de personas, por su relaci贸n funcionarial, reciben con financiaci贸n p煤blica prestaciones sanitarias en condiciones diferentes al resto de la poblaci贸n y, con frecuencia, por parte de aseguradoras privadas.

Persistencia de la Ley 15/97

Dos. El art铆culo 1 incluye una modificaci贸n de la Ley General de Sanidad que nos parece inadmisible porque favorece la privatizaci贸n de los servicios sanitarios p煤blicos, ya que copia textualmente el apartado 1 del art铆culo 煤nico de la Ley 15/97:

En el 谩mbito del Sistema Nacional de Salud, garantizando y preservando en todo caso su condici贸n de servicio p煤blico, la gesti贸n y administraci贸n de los centros, servicios y establecimientos sanitarios de protecci贸n de la salud o de atenci贸n sanitaria o sociosanitaria podr谩 llevarse a cabo directamente o indirectamente a trav茅s de la constituci贸n de cualesquiera entidades de naturaleza o titularidad p煤blica admitidas en Derecho.

En el marco de lo establecido por las leyes, corresponder谩 al Gobierno, mediante Real Decreto, y a los 贸rganos de gobierno de las Comunidades Aut贸nomas -en los 谩mbitos de sus respectivas competencias-, determinar las formas jur铆dicas, 贸rganos de direcci贸n y control, r茅gimen de garant铆as de la prestaci贸n, financiaci贸n y peculiaridades en materia de personal de las entidades que se creen para la gesti贸n de los centros y servicios mencionados.

Y solo introduce en cambios en el 2: En el marco de la gesti贸n del Sistema Nacional de Salud, la prestaci贸n y gesti贸n de los servicios sanitarios y sociosanitarios se llevar谩 a cabo preferentemente mediante la f贸rmula de gesti贸n directa de car谩cter p煤blico. El recurso excepcional a otras f贸rmulas de gesti贸n habr谩 de contar obligatoriamente con una memoria que justifique desde el punto de vista sanitario, social y econ贸mico la necesidad de acudir a ellas, teniendo en cuenta, con car谩cter previo, la utilizaci贸n 贸ptima de sus recursos sanitarios propios y dem谩s criterios previstos en la presente Ley, que por otro lado solo incorpora como novedad la obligatoriedad  de la memoria, porque la Ley General de Sanidad ya se帽alaba que, con car谩cter previo a los conciertos con el sector privado,  las distintas Administraciones P煤blicas tendr谩n en cuenta la utilizaci贸n 贸ptima de sus recursos sanitarios propios (art铆culo 90), sin que haya habido control alguno ni haya servido para evitar las privatizaciones que se produjeron posteriormente y que en la inmensa mayor铆a de los casos no cumpl铆an este requisito.

Entendemos que la f贸rmula que se utiliza no cambia b谩sicamente las condiciones que establece la Ley 15/97, sino que m谩s bien se refuerza al introducirla como texto de la Ley General de Sanidad, y es evidente que este texto es el que ha servido para la privatizaci贸n generalizada en todo el pa铆s. La referencia a la excepcionalidad y la exigencia de memoria justificativa son unos tr谩mites que f谩cilmente ser谩n sorteados por las administraciones sanitarias que tienen inter茅s en la privatizaci贸n.

Por otro lado estimamos que debe eliminarse la adicci贸n de la disposici贸n 90.bis que hace referencia a los consorcios, habida cuenta de que los consorcios son entidades de derecho p煤blico, con personalidad jur铆dica propia y diferenciada, creadas por varias Administraciones P煤blicas o entidades integrantes del sector p煤blico institucional, entre s铆 o con participaci贸n de entidades privadas, para el desarrollo de actividades de inter茅s com煤n a todas ellas; es decir, se trata de una forma de colaboraci贸n p煤blico-privada que tan nefastos resultados ha dado en el sistema sanitario de nuestro pa铆s, y por lo tanto abren una v铆a a la privatizaci贸n del sistema sanitario, o en todo caso referirse a consorcios formados exclusivamente por entidades p煤blicas.

La Ley deber铆a de garantizar de manera inequ铆voca el car谩cter p煤blico de la titularidad, gesti贸n y organizaci贸n de los centros sanitarios, as铆 como que en ning煤n caso puedan prestarse mediante gesti贸n indirecta los servicios que se est茅n gestionando actualmente o puedan crearse en el futuro en el SNS.

Modificaci贸n positiva del RDL 16/2012

Tres. El art铆culo segundo uno y el dos incluyen dentro de la prestaci贸n del SNS a las personas con nacionalidad espa帽ola y residencia en el extranjero que se encuentren temporalmente en nuestro pa铆s, que hab铆an sido excluidas en el RDL 16/2012, lo que nos parece un acierto; pero en su apartado 4 parece consolidar el modelo de mutualidades de funcionarios sine die, lo que reiteramos que nos parece consolidar un fen贸meno an贸malo fuente de inequidad y discriminaci贸n.

Cuatro. El art铆culo segundo 3 ampl铆a la cobertura a las personas extranjeras no autorizadas ni registradas como residentes en Espa帽a y tienen como ventajas el que a帽ade la atenci贸n sin requisitos el derecho a la asistencia de urgencia por enfermedad grave o accidente, a las embarazadas y a menores de 18 a帽os, aunque mantiene algunos tr谩mites, como por ejemplo la necesidad de un informe previo favorable de los servicios sociales cuando no se pueda demostrar una estancia superior a 90 d铆as en el pa铆s, que se ha demostrado acaba dificultando el acceso a la atenci贸n sanitaria en algunas CCAA.

Cinco. El art铆culo segundo 4 aborda la cartera de servicios del SNS cambiando la Ley de Cohesi贸n 16/2003 y los cambios introducidos por el RDL 16/2012 que establec铆a 3 grupos en la cartera de servicios y copagos para el acceso a 2 de ellos. Obviamente nos parece un paso adecuado y necesario, aunque mantiene los copagos en la prestaci贸n farmac茅utica, las dietas y la ortoprot茅sica, contra lo que se ha venido publicitando por el Ministerio de Sanidad. Desde la FADSP de manera general venimos se帽alando hace tiempo que todos los copagos son fuente de discriminaci贸n hacia las personas m谩s enfermas y con menos recursos y que deber铆a tenderse a su progresiva eliminaci贸n.

Seis. El art铆culo segundo 5 cambia el 13 de la Ley de Cohesi贸n en lo referente a la cartera de servicios com煤n de atenci贸n especializada en lo que respecta al apartado h) respecto a rehabilitaci贸n. Llama la atenci贸n que no se aproveche para incluir en la cartera de servicios la interrupci贸n voluntaria del embarazo que, como se conoce, no es atendida en los centros p煤blicos en la inmensa mayor铆a de los casos, y que no se refleje tampoco la eutanasia (bien en atenci贸n especializada o bien en AE y atenci贸n primaria como sucede con los cuidados paliativos).

Siete. El art铆culo segundo 6 se refiere al cambio del 14 de la Ley de Cohesi贸n (LC) y cambia lo referente a la atenci贸n sociosanitaria y faltar铆a un aspecto importante, como es recalcar el papel de la Atenci贸n Primaria en la continuidad del servicio sociosanitario.

Ocho.  El segundo 7 cambia el 67 de la LC y modifica la composici贸n del consejo consultivo del SNS incluyendo representaci贸n de organizaciones de pacientes y de ciudadanos lo cual parece razonable, aunque deber铆a asegurarse que no entren en el mismo organizaciones financiadas por el sector privado (aseguramiento, tecnolog铆a o empresas farmac茅uticas)

Nueve. El art铆culo tercero modifica el RD 8/2008 para volver a incluir a los residentes en el extranjero en la atenci贸n sanitaria

Diez. El art铆culo cuatro modifica el RD 1506/2012 para excluir de copago ortoprot茅sico a los grupos que lo est谩n en el caso de la prestaci贸n farmac茅utica y evidentemente mejora la situaci贸n actual.

Once. El art铆culo quinto modifica el Fondo de Garant铆a Asistencial para incluir en el mismo la compensaci贸n de las actividades recogidas en la cartera com煤n para los residentes en otra comunidad aut贸noma

Doce. La disposici贸n adicional 煤nica establece el consorcio de la red espa帽ola de agencias de evaluaci贸n tecnol贸gica. Evidentemente, era necesario establecer un modelo de colaboraci贸n y coordinaci贸n de las mismas, y solo habr铆a que valorar si la f贸rmula de consorcio es la m谩s adecuada, dado que permite la presencia del sector privado, salvo de nuevo que se explicite que estar谩 formado exclusivamente por entidades de la administraci贸n p煤blica.

En conclusi贸n:

Estimamos que este anteproyecto de ley en su art铆culo uno consolida la privatizaci贸n de la Sanidad P煤blica lo que es totalmente inaceptable e incomprensible que sea propuesto por un gobierno que se autodenomina progresista. Entendemos que este art铆culo debe ser retirado y/o cambiado en el sentido de garantizar la titularidad y gesti贸n p煤blica de todos los centros del sistema sanitario a la vez que establece la prohibici贸n de la pr贸rroga de las concesiones existentes y de su venta a terceras empresas.

Por otro lado tampoco nos parece de recibo que se utilice para consolidar el modelo de las Mutualidades de funcionarios que, como ya hemos se帽alado, es el mayor factor de inequidad y discriminaci贸n dentro de la cobertura sanitaria financiada p煤blicamente y que debe de desaparecer. En este sentido estimamos que se deber铆a, como ya venimos proponiendo hace a帽os, asegurar que todas las personas que se incorporan a este colectivo recibieran asistencia sanitaria por el SNS, dejando el sistema actual de asistencia sanitaria  de las Mutualidades a extinguir.

Evidentemente el Anteproyecto tiene algunas cosas que son positivas como el establecimiento de nuevo de una cartera com煤n de prestaciones del SNS, la eliminaci贸n de copagos para algunos colectivos, o la ampliaci贸n de la asistencia sanitaria para espa帽oles residentes en el extranjero y algunas personas no regularizadas, si bien varias de estas cuestiones podr铆an ser matizadas/complementadas como por ejemplo la no referencia a la eutanasia y la interrupci贸n voluntaria del embarazo en las prestaciones cubiertas por el SNS.

Hacemos un llamamiento al gobierno en su conjunto a que cambie los aspectos se帽alados, porque este Anteproyecto, en su redacci贸n actual, no consolida el sistema sanitario p煤blico, sino que lo debilita, y es necesario que tenga cambios sustanciales para que las declaraciones de apoyo a la Sanidad P煤blica sigan siendo cre铆bles y se conviertan en hechos concretos.

Enlace relacionado ActaSanitaria.com (24/11/2021).




Fuente: Sasmadrid.org