October 4, 2021
De parte de Indymedia Argentina
182 puntos de vista


Espa帽a nos dio la vida, la lengua, la civilizaci贸n.

鈥淟a literatura, 煤ltimo refugio de la libertad鈥 es el t铆tulo que eligieron los organizadores para la IV Bienal Vargas Llosa en Guadalajara (M茅xico). Un t铆tulo verdaderamente pretencioso porque el n煤mero de lectores ha disminuido dram谩ticamente, no solo en Latinoam茅rica sino tambi茅n en el mundo. En esta 茅poca la lectura se encuentra en franca decadencia pues es imposible competir con un  mundo dominado por las televisiones, la Internet, las redes sociales,  computadores, tel茅fonos celulares o  tablets.

Vargas Llosa y su camarilla de illuminatis ha utilizado la IV Bienal Guadalajara para -aparte de hacerse propaganda- continuar con la cruzada contra los gobiernos  鈥渃omunistas鈥  de  Venezuela Cuba o Nicaragua.  Incluso en esta ocasi贸n el premio Nobel se atrevi贸 a criticar duramente al presidente de M茅xico L贸pez Obrador al que ha definido como un 鈥淧opulista de izquierdas鈥 que quiere romper las reglas de juego y reelegirse para eternizarse en el poder. 鈥淟贸pez Obrador es un mandatario que ataca a los periodistas cr铆ticos y censura a sus opositores鈥. Y no solo eso pues  el muy irrespetuoso ha tenido  la osad铆a de exigirle al rey Felipe VI que pida perd贸n por los estragos cometidos por los espa帽oles durante la conquista de M茅xico. Una afrenta imperdonable  porque 鈥淗ern谩n Cort茅s no debe ser considerado un conquistador, sino un liberador de los pueblos ind铆genas oprimidos鈥  Vargas Llosa repite una y otra vez su mantra preferido: 鈥淓spa帽a nos ha dado la vida,  nos ha dado la lengua, la religi贸n, y gracias a su inmensa generosidad nos hemos integrado en Europa y la civilizaci贸n occidental鈥  Aunque en la conquista se hayan cometido algunos 鈥渆xcesos鈥 (en este caso el genocidio de 60.000.000 de ind铆genas) pero todo queda compensado con la invaluable herencia que nos leg贸 la 鈥渕adre patria鈥.

Evidentemente la Bienal cuenta con un presupuesto multimillonario imposible de justificar en tiempos de pandemia. Que se lo cuenten a 50.000.000 de pobres de solemnidad que existen en M茅xico. Todo este espectacular montaje se ha materializado gracias al patrocinio de la empresa privada, los bancos, la universidad de Guadalajara, los ayuntamientos, las editoriales espa帽olas y mexicanas, la Fundaci贸n Internacional para la Libertad y la Feria Internacional del Libro. El escritor peruano Ra煤l Tola, que dirige la Catedra Vargas Llosa, comenta que: 鈥渘o imagina  c贸mo habr谩n sobrellevado el confinamiento de la pandemia aquellos que no leen ni tienen inclinaciones culturales.  Debe haber sido horroroso en medio de tanta soledad y angustia.  Porque en la literatura hay un punto de escape, un punto de libertad鈥  Pero el ejecutivo de la Bienal pasa por alto que las estad铆sticas dibujan un panorama sombr铆o ya que el 铆ndice de lectura en Latinoam茅rica y, especialmente en M茅xico, es catastr贸fico.  Y es que los libros solo est谩n reservados para una 茅lite de intelectuales, profesores, catedr谩ticos o estudiantes universitarios.  驴Para qu茅 leer un libro si todo el saber y el conocimiento lo encontramos en Google?  Los computadores cada d铆a son m谩s inteligentes, mientras nosotros somos cada d铆a m谩s est煤pidos e ignorantes. Es tal el fracaso en la promoci贸n de la lectura que el Fondo de Cultura Econ贸mica ya no vende libros, sino que los regala y ni as铆 la gente los quiere. La pandemia ha supuesto un golpe mortal para educaci贸n en M茅xico pues han desertado de las escuelas m谩s de 6 millones de alumnos. Al estar obligados a estudiar en l铆nea de manera virtual lo que ha sucedido es que se han hecho adictos  a los videojuegos, las plataformas de streaming, los casinos virtuales o las redes sociales. En un a帽o y medio apenas si han le铆do un libro o escrito cuatro cuartillas en un cuaderno.

Pero tenemos que admitir la 煤nica posibilidad de revitalizar la lectura en nuestro medio es promover entre las clases populares  la narcoliteratura morbosa y pornogr谩fica en un formato de  fotonovela  por entregas y que narrada con una jerga barriobajera implique al lector. Al fin y al cabo la prensa amarillista impresa (no digital) sigue siendo la m谩s le铆da.

Los 31 escritores de Latinoam茅rica y Espa帽a convocados a la Bienal fueron elegidos cuidadosamente por su curriculum vitae intachable: deben ser personas integras y comprometidas con la libertad y la democracia. Es decir, defensores a ultranza de neoliberalismo y las pol铆ticas conservadoras de derechas, anticomunistas  y que, adem谩s, reconozcan el valor supremo de la monarqu铆a borb贸nica como s铆mbolo de la 鈥渦nidad iberoamericana鈥. Sin medias tintas la civilizaci贸n o la barbarie. Desde el p煤lpito Mario lanza sus diatribas:  鈥渆l nacionalismo y el racismo son caras de la misma moneda鈥 En cambio, el nacionalismo espa帽ol, de esencia nazi-franquista, es virtuoso pues exalta el amor a la patria.

Todos estos escritores, poetas o intelectuales peque帽oburgueses en su egolatr铆a se creen elegidos por la divinidad. La cr铆tica y las editoriales los encumbran a lo m谩s alto del Olimpo  y con todo el descaro estampan en las car谩tulas de sus libros 鈥溌est Seller! 50.000 ejemplares vendidos, 100.000 ejemplares vendidos. Pero lamentablemente la realidad nos propina tremenda bofetada porque a las masas lo 煤nico que les interesa son las telenovelas, los partidos de f煤tbol, las series de Netflix, la pornograf铆a, las pel铆culas de narcos鈥 Vargas Llosa, dicta catedra: 鈥渘ecesitamos un sistema educativo p煤blico (cuando el defiende lo privado) eficiente o jam谩s saldremos del subdesarrollo que significa dependencia tecnol贸gica de las potencias dominantes鈥

La era digital  ha multiplicado el poder铆o del capitalismo como nunca antes se hab铆a visto en la historia moderna. 隆隆隆隆En este momento hay m谩s de 2.000 millones de personas en todo el mundo comprando desde los computadores y los celulares!!!! En el a帽o de  pandemia 2020 Facebook, Google, Yahoo!, YouTube, Twitter, Instagram, Telegram, Apple, Microsoft, Amazon, Netflix o Tik Tok han elevado sus ganancias hasta alcanzar cifras estratosf茅ricas.  Definitivamente tenemos que cargar el yugo que nos impone  la ciberdictadura del Silicon Valley.

Apenas unos cientos de personas asistieron a los debates y conferencias que se han llevado a cabo  en el recinto Santander de Artes Esc茅nicas de Guadalajara (entre las que hay que contar alumnos universitarios acarreados por los profesores) Como estamos inmersos en una sociedad de la exclusi贸n por aqu铆 no se ve un ind铆gena, ni un obrero, un trabajador y menos campesinos. Los 煤nicos proletarios son los guardaespaldas, los choferes, los  acomodadores (as) o las limpiadoras a los que el nombre de Vargas Llosa m谩s bien les suena a un cantante corridos. Los estratos bajos se autoexcluyen de tan importantes encuentros literarios  pues para ellos todo esto no es m谩s que capricho de lun谩ticos.

Mientras en el estrado los egregios escritores haciendo gala de un lenguaje academicista y retorica grandilocuente  exhiben  pretenciosos su alto grado de erudici贸n en un soliloquio que solo ellos escuchan. Que si la prevalencia del pensamiento de Flaubert o el existencialismo de Sartre y la verdadera esencia del ser humano. Debates epistemol贸gicos de indudable valor magisterial pero que no trascienden m谩s all谩 de sus delirios de grandeza. Es incre铆ble, pero la mayor铆a de sus devotos son capaces de citar los cap铆tulos m谩s relevantes de la extensa obra del premio Nobel, O sea,  desde 鈥淟a Ciudad y los Perros鈥 hasta su 煤ltima publicaci贸n 鈥淭iempos Recios鈥 Tal demostraci贸n del fanatismo es solo comparable con la de los ayatolas que recitan de memoria el Cor谩n. El p煤blico permanece sentado guardando las estrictas medidas de seguridad sanitarias. Parecen m谩s bien mu帽ecos inanimados a los que se les ha puesto un bozal para mantenerlos a raya; algunos cabecean somnolientos,  otros descaradamente  bostezan y otros aburridos prefieren encender sus tel茅fonos celulares, o tablets y enchufarse a sus aud铆fonos para navegar por el ciberespacio en busca de emociones m谩s fuertes. Los m谩s ansiosos de la secta se muerden las u帽as esperando que se acabe pronto las ponencias magistrales para ir a desquitarse al c贸ctel que ofrecen los organizadores de la bienal donde se pondr谩n bien a gusto a punta de canap茅s y tequilas. La bohemia siempre ha sido la principal inspiradora de los grandes genios.

Y as铆 pudimos observar en primera fila presidiendo la homil铆a al premio Nobel Vargas Llosa  que hier谩tico empu帽aba su bast贸n cual sumo pont铆fice atento al desarrollo del c贸nclave. Eso si se le notaba y un poco alica铆do pues tal vez  echaba de menos a su bienamada Isabel Preysler que se hab铆a tenido que quedar recluida en su palacete en Madrid a causa de la muerte de su madre. A su lado estaba Alvarito Vargas Llosa, el m谩nager de la exitosa multinacional Vargas Llosa S.A, que no paraba de tabular mensajes en su celular, quiz谩s cerrando el contrato de la pr贸xima conferencia de su padre cuyo cach茅 se eleva por encima de los  100.000.d贸lares. Algo sabr谩 su hijito de las cuentas en para铆sos fiscales y su implicaci贸n en los Panam谩 Papers 驴no?.  Rosa Montero igualmente se le ve铆a  muy entretenida consultando los cat谩logos de Amazon o jugando al p贸ker en un casino on line, mientras su amiguito el escritor peruano  Roncagliolo se tomaba un selfie con la musa Morgana Vargas Llosa. Bueno, ellos son seres superiores a los que les debemos  respeto y se les ha de  perdonar cualquier desvar铆o pues son los redentores de una humanidad extraviada y desvalida. Pero esto ya es el colmo que los illuminati que tanto predican que 鈥渓a literatura es  el 煤ltimo refugio de la libertad鈥 sean tan adictos a la ciberhero铆na.

La pandemia ha agudizado a煤n m谩s la crisis econ贸mica y definitivamente el libro se ha convertido en un art铆culo de lujo que solo pueden adquirir las clases m谩s pudientes.  Porque hay que decidirse entre comprar carne o leche o el 煤ltimo libro de Rosa Montero 鈥淟a Buena Suerte鈥 que cuesta 400 pesos (el salario m铆nimo en M茅xico est谩 en 123 pesos diarios)

Vargas Llosa a sus 85 a帽os  es la viva encarnaci贸n del Oto帽o del Patriarca, eso s铆, no ha perdido los aires de caballero de fina estampa, aunque tenga que apoyarse en un bast贸n para no trastabillar.  Con su pelo plateado y su piel arrugada parece un t贸tem ante el cual sus devotos se postran de rodillas a rendirle honores.  Un 铆dolo elevado a los altares por la propaganda de los medios de comunicaci贸n y las editoriales, el escritor m谩s exitoso, el premio Nobel, el   superventas,  y uno de los 煤ltimos supervivientes del boom latinoamericano.  Vargas Llosa que en su juventud se declar贸 comunista ahora en su ocaso se confiesa un liberal de derechas m谩s pr贸ximo a las tesis de Trump y Boris Johnson.  Tan esquizofr茅nica metamorfosis nos deja perplejos. Y todav铆a m谩s cuando presa del ardor guerrero enarbola la bandera rojigualda borb贸nica encabezando las huestes del nacionalismo espa帽ol. No por casualidad el rey corrupto y corruptor Juan Carlos I le otorg贸 el t铆tulo  de marqu茅s de Vargas Llosa.

A Mario me lo encuentro a la entrada del lujoso restaurante del Hotel Hilton Guadalajara Midtown en el que est谩n alojados los escritores de la bienal  -sus cachorros tienen que estar bien atendidos en hoteles cinco estrellas, restaurantes de categor铆a, piscina, jacuzzi, SPA, porque son los sabios de la cultura contempor谩nea que nos gu铆an y nos iluminan 鈥   El se帽or marqu茅s  se dirige a desayunar y yo lo abordo y le digo que si me puede responder unas preguntas. A lo que 茅l  amablemente acepta. Yo le cuento la historia de una amiga que no me quiere escribir una carta de pu帽o y letra, solo se comunica conmigo por tel茅fono o me env铆a  mensajes de voz por WhatsApp. Al parecer le da verg眉enza escribir pues comete faltas ortogr谩ficas.  Ya nadie quiere escribir una carta en un papel con un bol铆grafo pues es un arca铆smo. Se ha abandonado por completo el h谩bito de  la escritura cuyo origen  se remonta al a帽o 3.100 AC en Mesopotamia 驴Qui茅n es capaz de leer hoy las 500 p谩ginas de la 鈥淐iudad de los Perros鈥? A lo que el premio Nobel  me dice que hay que adaptarse a los tiempos que corren. Pero como concentrase en medio de un mundo tan vertiginoso que no nos deja ni un minuto de descanso.  Porque hoy la gente no lee m谩s all谩 de los 280 caracteres de Twitter.   Vargas Llosa se qued贸 pensativo pues 茅l ya hab铆a desarrollado ese tema en su libro 鈥渓a Civilizaci贸n del Espect谩culo鈥 donde hace una cr铆tica de la cultural actual que se ha convertido  que un mero entretenimiento. Y es que un esfuerzo intelectual no produce placer.  Es parad贸jico, entonces 驴c贸mo la literatura va a ser refugio de la libertad si las masas se niegan a leer y prefieren ser esclavos de la tiran铆a  de los medios audiovisuales? 鈥 Silencio. Esa pregunta es demasiado capciosa.  Vargas Llosa est谩 de vuelta de todo, se sabe una leyenda viviente y en vez de caminar levita porque su reino ya no es de este mundo.

Carlos de Urab谩 2021




Fuente: Argentina.indymedia.org