March 27, 2023
De parte de Nodo50
2,305 puntos de vista

La decisi贸n de un hombre result贸 en la decisi贸n absolutamente injustificada de invadir brutalmente Irak鈥 鈥 George W. Bush, en 2022, confundi茅ndose mientras se refer铆a a Putin y Ucrania.

En febrero y marzo de 2003 se celebraron las manifestaciones antibelicistas m谩s grandes de la historia en ciudades como Madrid, Barcelona, Roma, Londres y Nueva York[1]. Pese a estar la sociedad civil de varios pa铆ses occidentales en contra de la guerra, el 20 de marzo comenz贸 invasi贸n de Irak impulsada por Estados Unidos 鈥 con el apoyo de Reino Unido y Espa帽a, entre otros 鈥 una guerra preventiva sin mandato de Naciones Unidas que se justific贸 con la mentira de las armas de destrucci贸n masiva que al poco tiempo se desvel贸 como falsa.

Han pasado 20 a帽os desde el inicio de esta brutal guerra, pero sus huellas perduran a d铆a de hoy. A continuaci贸n, vamos a mencionar algunas de sus consecuencias m谩s importantes:

1.- Violencia y destrucci贸n.

Los bombardeos estadounidenses resultaron en la muerte directa de varios miles de civiles. Cuenta la periodista Olga Rodr铆guez en un art铆culo reciente en eldiario.es que 鈥los d铆as siguientes a la ocupaci贸n, con el r茅gimen ya derrumbado y el dictador en paradero desconocido 鈥搒er铆a posteriormente ahorcado, tal y como Bush hab铆a deseado p煤blicamente: 鈥淪addam Hussein deber铆a morir鈥濃 se produjeron saqueos en varias ciudades iraqu铆es, ante la inacci贸n de las tropas estadounidenses. Tiendas, edificios p煤blicos, palacios presidenciales o museos fueron objetivo de robos, abordados por masas de gente consciente del vac铆o de poder.

La Biblioteca de Bagdad, que albergaba algunos de los manuscritos m谩s antiguos del mundo, ardi贸 ante la mirada impasible de los soldados ocupantes. [鈥 Cuando algunas personas les preguntaron si pod铆an ayudar a sofocar el incendio, contestaron que ten铆an orden de no intervenir.

[鈥 Enseguida comenzaron los ataques indiscriminados a poblaci贸n iraqu铆, los arrestos arbitrarios, las intimidaciones p煤blicas. A menudo los soldados estadounidenses entraban en viviendas privadas en plena noche, tumbando la puerta a patadas, para llevarse a alguien, que desaparec铆a durante meses, a帽os o para siempre鈥.

Las fuentes m谩s conservadoras cifran el total de muertes de iraqu铆es en 151.000, de los cuales al menos 34.000 ser铆an soldados de Saddam y el resto civiles; otros c谩lculos cuantifican en 1.033.000 los iraqu铆es muertos por la guerra.

Mucho se podr铆a escribir sobre la pol铆tica de alianzas que Washington fue tejiendo o rompiendo, seg煤n el momento, con grupos enfrentados entre s铆, contribuyendo al descontrol de las armas. 鈥Primero favoreci贸 a l铆deres chi铆es, que controlaban el Gobierno del pa铆s, y dio cobertura a milicias policiales que sembraron el terror鈥, cuenta Olga Rodr铆guez. 鈥Todas las semanas aparec铆an cad谩veres en las calles con orificios de bala en la cabeza, pies o pulmones, huesos rotos, piel arrancada o signos de descargas el茅ctricas.

Posteriormente Estados Unidos cre贸 en Irak un ej茅rcito paralelo al oficial, integrado por miembros de la resistencia sun铆 principalmente. Les entreg贸 armas y un sueldo mensual a cambio de luchar contra Al Qaeda, con la promesa -incumplida- de que posteriormente podr铆an entrar a formar parte de los cuerpos de seguridad iraqu铆es. Washington terminar铆a retirando su apoyo econ贸mico a esas brigadas y los integrantes de las mismas pasaron a operar con sus propios objetivos鈥.

2.- La desaparici贸n de los derechos humanos.

La prisi贸n de Abu Ghraib es uno de los s铆mbolos de la Guerra de Irak. El centro de detenci贸n se volvi贸 famoso cuando se filtraron varias fotos de los indescriptibles abusos y actos de tortura cometidos por la polic铆a militar y agentes de la CIA en su interior. 脷nicamente dos soldados fueron condenados a 10 y 3 a帽os de prisi贸n respectivamente, pese a que la investigaci贸n revel贸 que lo tortura ven铆a alentada por el propio Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld[2].

La prisi贸n de Guant谩namo y los vuelos de la CIA tambi茅n fueron muy comentados en esta 茅poca. Y los cr铆menes de guerra, tambi茅n. 鈥Hubo matanzas y violaciones a mujeres cometidas por las tropas estadounidenses que fueron conocidas en todo el mundo, como la masacre de Haditha en 2005 perpetrada por marines, en la que murieron al menos 15 civiles, la mayor铆a mujeres y ni帽os. La normalizaci贸n de los abusos provoc贸 una enorme reacci贸n social鈥, explica Olga Rodr铆guez.

Otros cr铆menes de gran notoriedad fue la violaci贸n de Abeer Qassim Hamza al-Janabi, de 14 a帽os de edad, por 5 soldados. Tras violarla, le asesinaron a ella, a sus padres y a su hermana de 6 a帽os.

Varios soldados estadounidenses que han sido condenados, como John Hatley 鈥 un sargento a quien se le impuso cadena perpetua por ejecutar a 4 civiles iraqu铆es en 2006 鈥 o cuatro miembros de la empresa/ej茅rcito privado Blackwater, condenados por matar a 17 civiles y herir a otros 20 en 2007, fueron indultados por Trump[3].

3.- La sectarizaci贸n y el surgimiento del Estado Isl谩mico.

En los centros de detenci贸n algunos presos se empaparon de las doctrinas m谩s extremistas y desvirtuadas del Islam. En la c谩rcel bajo mando estadounidense de Camp Bucca, donde las torturas estuvieron a la orden del d铆a, fue arrestado en 2004 Abu Baker Al Bagdadi, procedente de Faluya, ciudad iraqu铆 duramente golpeada por las fuerzas de ocupaci贸n, que bombardearon viviendas, mercados, escuelas, hospitales y emplearon f贸sforo blanco, un armamento letal que abrasa la piel de sus v铆ctimas. Tras su paso por esa prisi贸n, Al Bagdadi se convertir铆a en 2010 en el l铆der del Estado Isl谩mico de Irak (ISIS).

驴C贸mo pudo el ISIS acumular tanto poder en Irak y Siria? Hay que tener en cuenta que tras la invasi贸n, Estados Unidos prohibi贸 el partido de Sadam Hussein 鈥 el Baaz -, con la esperanza de iniciar un proceso de desbaazificaci贸n imitando el proceso de desnazificaci贸n que se llev贸 a cabo en Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. En esta l铆nea, expuls贸 a sus afiliados de sus empleos y desmantel贸 las estructuras del ej茅rcito iraqu铆 y de la polic铆a, sin contemplar una opci贸n de futuro para m谩s de 400.000 hombres con formaci贸n y experiencia militar que en muchos casos pasar铆an a engrosar las filas de la resistencia armada contra la ocupaci贸n.

En cuanto a su motivaci贸n, Olga Rodr铆guez la explica de la siguiente manera: 鈥La ocupaci贸n, sus cr铆menes, el maltrato a la poblaci贸n y la llegada de decenas de miles de mercenarios de ej茅rcitos privados y de contratistas que buscaban dinero f谩cil en la reconstrucci贸n de lo reci茅n destruido fueron el caldo de cultivo en el que surgi贸 la resistencia armada iraqu铆 contra las tropas extranjeras鈥.

En 2011, a帽o en el que EEUU abandon贸 Irak y se inici贸 la guerra civil siria 鈥 alentada por la Casa Blanca de Obama, que inund贸 la regi贸n con armas 鈥 el Estado Isl谩mico iraqu铆 envi贸 una delegaci贸n a su pa铆s vecino en agosto de 2011, cuando la guerra civil siria ya estaba en marcha. A帽o y medio despu茅s, Al Bagdadi anunciar铆a la creaci贸n del Estado Isl谩mico de Irak y Levante que en 2014 tom贸 varias ciudades iraqu铆es sin apenas resistencia. En sus filas confluyeron yihadistas y antiguos oficiales de las fuerzas del laico Baaz iraqu铆, unidos por un objetivo com煤n. En ese a帽o, EEUU retorn贸, a la cabeza de una coalici贸n internacional, para hacer frente al ISIS. 鈥Supuso otro cap铆tulo m谩s en la perpetuaci贸n de una guerra con ecos que llegan hasta hoy, y cuyas consecuencias afectaron a varios pa铆ses de la regi贸n. Irak se convirti贸 en un territorio marcado por la corrupci贸n y la violencia, plagado de milicias armadas y con una grave fragmentaci贸n social鈥.

4.- La Crisis de los Refugiados.

Consecuencia directa de desestabilizar la regi贸n, permitir que unos fan谩ticos provoquen genocidios contra kurdos, yazid铆es y todo tipo de personas disidentes y responder bombardeando todo lo que se mueve, es que m谩s de 9 millones de iraqu铆es se encuentran desplazados 鈥 y otros tantos sirios 鈥, bien internamente, bien fuera de sus fronteras. Personas que huyen de los bombardeos, del sectarismo y de la represi贸n, tienen que llegar a Europa arriesg谩ndose la vida. Muchos, de hecho, la pierden. Cuando llegan a nuestras fronteras, se les reprime con brutalidad y se les reprocha no venir por 鈥渧铆as legales鈥, pese a que 茅stas no existen. Se les recibe a palos, con gases lacrim贸genos, o dej谩ndoles a su suerte en el mar.

5.- La islamofobia institucional y el avance de la ultraderecha.

Pese a la responsabilidad occidental a la hora de devastar la regi贸n tras saquear su petr贸leo, la llegada de iraqu铆es y sirios no ha generado una ola de solidaridad en nuestra regi贸n del mundo. M谩s bien al contrario, ha producido monstruos como Salvini, Meloni, LePen, Zemmour, Orb谩n, Abascal, Farage, Trump, etc. quienes han sabido difundir bulos y explotar el miedo a una supuesta invasi贸n musulmana para aumentar su poder institucional.

Incluso en los pa铆ses en los que no gobierna la ultraderecha se notan los efectos de su avance, pues desplazan el eje del debate hacia la derecha y desatan las pulsiones autoritarias de nuestros gobernantes. Por ejemplo, en 2003, 2010 y 2015 se reform贸 el C贸digo Penal espa帽ol para endurecer los delitos de terrorismo, todo ello bajo la justificaci贸n del peligro que supone el yihadismo internacional.

La islamofobia institucional se ha hecho notar en Francia 鈥 donde el Estado se encuentra en una cruzada por abolir el velo 鈥 y en Estados Unidos: por ejemplo, una de las primeras decisiones que adopt贸 Trump tras su llegada a la Casa Blanca en enero de 2017 fue dificultar la entrada de personas que provinieran de Ir谩n, Irak, Libia, Somalia, Sud谩n, Siria y Yemen, as铆 como prohibir la concesi贸n del estatus de refugiado a sirios.

6.- La militarizaci贸n del mundo.

Otra de las consecuencias de aquella invasi贸n ilegal fue el aumento de la militarizaci贸n en el mundo, con un llamativo aumento del gasto estadounidense en Defensa鈥, cuenta Olga Rodr铆guez. 鈥Tras la fase de bombardeos, bautizada Operaci贸n Conmoci贸n y Pavor, varios pa铆ses -entre ellos, Espa帽a- enviaron tropas militares a Irak en 2003 para dar apoyo a EEUU y Reino Unido, dedicando dinero, soldados, riesgos y esfuerzos. A partir de 2004 la OTAN como tal asumi贸 su primera misi贸n en aquel pa铆s ocupado de forma ilegal.

Tambi茅n en 2004 la Alianza Atl谩ntica abord贸 la mayor ampliaci贸n de su historia, con la adhesi贸n de siete pa铆ses de Europa del Este[4]. En los a帽os siguientes particip贸 en el env铆o de m谩s tropas a Oriente Medio y en nuevas guerras como la de Libia en 2011, cuyas secuelas siguen golpeando hoy d铆a a la poblaci贸n local.

Washington, por su parte, ampli贸 sus bases militares. Solo oficialmente el Pent谩gono reconoce m谩s de 500 fuera de EEUU, repartidas en al menos 45 pa铆ses. Tanto Estados Unidos como otros integrantes de la OTAN tambi茅n proporcionaron armas a grupos involucrados en varias guerras de Oriente Medio y a pa铆ses que violan los derechos humanos, como Arabia Saud铆, que ha bombardeado a poblaci贸n civil en Yemen鈥.

Adem谩s de todo lo mencionado, podr铆amos hablar de otras consecuencias, como los atentados del 11-M en Madrid 鈥 como consecuencia de que Aznar nos pusiera en el punto de mira 鈥 o la p茅rdida de credibilidad de Estados Unidos en el mundo y el declive de su poder. La guerra de Irak es, probablemente, el evento que m谩s da帽o le ha hecho a su reputaci贸n en d茅cadas.

Por 煤ltimo, cabe mencionar que, aunque algunos de sus responsables han pedido perd贸n por el enorme desastre que han dejado tras de s铆 鈥 el m谩s notable de ellos fue Tony Blair, mientras que el pasado mes de febrero Aznar se chule贸 diciendo que de perd贸n nada y que est谩 orgulloso de su papel 鈥 lo cierto es que ninguno de ellos ha sido juzgado por sus terribles cr铆menes. Y esto sienta un precedente que sirve de excusa para justificar la impunidad de violaciones actuales.


[1] Para nosotras fue un momento fundamental en nuestra formaci贸n pol铆tica. Se trataron de algunas de las primeras manifestaciones a las que acudimos y una ocasi贸n para aprender que perdimos pese a tener la raz贸n.

[2] Hay que tener en cuenta que tras el 11-S, el equipo jur铆dico de Bush se volc贸 en legalizar la tortura. El Jefe de los Servicios Jur铆dicos de la Casa Blanca, Jay Bybee, estableci贸 que s贸lo constitu铆an 鈥渢ortura鈥 actos f铆sicos severos 鈥que resultasen en la p茅rdida de un 贸rgano, de las funciones motrices del cuerpo o en la muerte鈥, o los ataques psicol贸gicos que resultasen 鈥en secuelas que durasen a帽os鈥. Por su parte, el Teniente Fiscal General del Estado, John Yoo, consider贸 que la Convenci贸n de Ginebra no es de aplicaci贸n en la Guerra contra el Terror, por no tratarse de una guerra convencional.

[3] Durante su primera campa帽a electoral, Trump se mostr贸 muy partidario de instrumentalizar la tortura.

[4] En 2022, la OTAN aprob贸 un notable aumento del gasto en Defensa, entre otras cuestiones.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org