January 21, 2022
De parte de La Haine
248 puntos de vista

En diciembre se realiz贸 en Venezuela el pre-congreso de la Uni贸n Comunera. Entrevista con 脕ngel Prado, referente de la Comuna El Maizal

Entre el 8 y el 12 de diciembre se realiz贸 en Venezuela el pre-congreso de la Uni贸n Comunera. El encuentro se llev贸 a cabo en la Comuna Al铆 Primera, ubicada en la zona alta del Municipio Urachiche del Estado Yaracuy. Cont贸 con la participaci贸n de 23 comunas, pertenecientes a cinco regiones del pa铆s, y m谩s de 120 comuneras y comuneros. Durante las jornadas, las y los asistentes intercambiaron sobre las potencialidades y problemas que atraviesan cada uno de sus territorios, con la mirada puesta en el incremento de las capacidades productivas de cada de sus unidades de producci贸n social. Conversamos con 脕ngel Prado, alcalde electo del municipio Sim贸n Planas, sobre los desaf铆os y las perspectivas del movimiento comunero en la nueva etapa pol铆tica del pa铆s.

Gabriel Lopes: Recorriendo los territorios se puede observar que las comunas son experiencias que por momentos aparecen como muy distintas entre s铆. En tu opini贸n, 驴hacia qu茅 horizonte tiene que caminar la experiencia comunal? 驴Cu谩l es el camino que se tienen que trazar las comunas como modelo?

Angel Prado: Lo primero es que estamos convencidos de que la comunidad debe incidir de manera sustantiva. La comuna tiene un objetivo hist贸rico trazado, el cual tiene que luchar por alcanzar. Hay que seguir empujando duro para que el Socialismo del Siglo XXI, que plante贸 el Comandante Ch谩vez, no sea simplemente una utop铆a, sino que desde el territorio podamos medir y sentir esa pr谩ctica socialista, ese autogobierno de un pueblo con poder, y que eso nos ayude a que el pueblo sea presidente: para luchar por el bienestar, el buen vivir y una mejor calidad de vida.

Ninguna comuna en Venezuela es igual, ninguna comuna de Venezuela se rige por la misma instancia. Lo que s铆 reconocemos es que la Asamblea es la m谩xima autoridad, la asamblea de ciudadanos y ciudadanas, y que la comuna es un pueblo. Sin pueblo no hay comuna, sin comunidades no hay comuna. Tambi茅n que la comuna es territorial, est谩 en un territorio.

Hoy tenemos un horizonte estrat茅gico, hay una mirada y un camino por recorrer. Y es que la comuna puede y tiene que cumplir con los sue帽os, con los objetivos que tenemos que transitar hacia la construcci贸n de una econom铆a social productiva, hacia la formaci贸n, la re-politizaci贸n, la concientizaci贸n de nuestro pueblo para lograr una sociedad m谩s justa. La comuna tiene grandes desaf铆os. Tenemos que trabajar el tema educativo, el elemento cultural, y una nueva forma de hacer pol铆tica. Necesitamos derrotar las viejas pr谩cticas clientelares, burocr谩ticas, donde la pol铆tica y la econom铆a son una cuesti贸n de supuestos expertos. Tenemos que librar una campa帽a dura contra la corrupci贸n, contra las ambiciones personales, contra los personalismos.

Ustedes son parte de una comuna, El Maizal, que es una referencia dentro del movimiento comunal en Venezuela. Desde esa experiencia, partiendo de la idea de Chavez de la necesidad de superar el Estado burgu茅s y construir un nuevo Estado comunal, 驴cu谩les son las tensiones que existen entre la construcci贸n de ese nuevo poder que puede emerger en las comunas y el poder estatal?

Podemos hablar con mucha propiedad, porque lo vivimos en el campo, en el propio campo de batalla. Hay un sistema que se opone a que entre una nueva din谩mica. Lo establecido busca la manera de impedir el poder popular, a pesar de que tenemos leyes que nos favorecen.

Hay una parte de la dirigencia que no est谩 clara, que no quiere a la comuna para orientar el rumbo pol铆tico de la revoluci贸n hacia los intereses del pueblo, que se niega a cumplir con la orientaci贸n que daba el comandante Ch谩vez. As铆 encontramos muchas contradicciones: pr谩cticas clientelares, corruptas, burocr谩ticas. Pero creo que eso se vence con la voluntad pol铆tica del dirigente o la dirigente que tiene claridad para cumplir la tarea. Te puedo asegurar que muchas leyes que parten de la Constituci贸n de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela, que dej贸 el presidente Ch谩vez, son herramientas para transitar a la propuesta de entregar poder al pueblo. Son herramientas que nos ayudan para trascender este viejo Estado burgu茅s y poder construir lo nuevo.

Existen dos modelos. Ch谩vez sab铆a que 铆bamos a una etapa de transici贸n y por eso se fueron generando las condiciones jur铆dicas-legales para librar las batallas en este contexto. El Gobierno tiene, si hay voluntad pol铆tica, herramientas para lograr que esas transformaciones realmente se produzcan; pero tambi茅n est谩n quienes solo se limitan a administrar lo existente.

A nosotros nos ha correspondido la Comuna El Maizal. Siempre ha sido una lucha dura. Nuestro objetivo es alcanzar todo el territorio y eso implica que todo lo que est谩 en el territorio tiene que ser tocado por la comuna. Todo lo que est谩 en el territorio debe tributar a la comuna. Si un espacio de poder -en este caso una alcald铆a o una instituci贸n- son un obst谩culo para avanzar en la construcci贸n comunal, pues simplemente nos organizamos para disputar y tomar ese espacio y que ese espacio tribute a la construcci贸n de la comuna, de la ciudad comunal. Y eso es lo que estamos haciendo.

脡sta es una tarea muy clara de nuestro movimiento comunero en nuestro territorio, Sim贸n Planas. La gente lo tiene clarito. Inclusive tenemos fuerza como para establecer un partido pol铆tico diferente. Pero creemos que la disputa es en el Partido Socialista Unido de Venezuela. El partido y la comuna son bastiones de luz e instrumentos que hemos heredado del comandante Ch谩vez. Hemos estado dando la disputa desde diferentes flancos, pero al final tenemos que empoderarnos de esas herramientas para construir el proyecto estrat茅gico de construcci贸n de la comuna.

La Constituci贸n es clara, las leyes del Poder Popular son claras y creo que el pueblo lo est谩 demandando. El pueblo venezolano, que es un pueblo luchador, est谩 dando un mensaje, inclusive a nuestro propio gobierno, est谩 demandando ese poder que Ch谩vez en un momento empez贸 a entregar pero que se vio interrumpido en el momento de crisis. Hay que estar claros: lamentablemente los sectores que se benefician de la guerra econ贸mica, que se benefician de la crisis, empezaron a arrebatar ese poder a un pueblo que carece a煤n de formaci贸n, que lamentablemente estuvo preso en un proceso de despolitizaci贸n, de desmoralizaci贸n. La guerra econ贸mica y el bloqueo generaron un cambio radical en la vida de la gente. El pueblo ten铆a buena vivienda, alimentaci贸n, acceso a los recursos y en un tiempo muy corto la guerra econ贸mica lo cambi贸 todo.

Sin embargo, esta situaci贸n se ha ido superando. Este es un pueblo muy bolivariano, con una cultura de lucha muy grande. Una cultura de lucha que nos obliga a defender la patria y a replantearnos las batallas que tenemos que dar. Es all铆 donde la Uni贸n Comunera puede ser una propuesta alternativa. Una propuesta que plantea procesos de disputa, que lucha por los medios de producci贸n, que se plantea otro tipo de pol铆tica vinculada a la uni贸n com煤n.

El pre-congreso de la Uni贸n Comunera es la cristalizaci贸n de un largo proceso de articulaci贸n que vienen impulsando. 驴C贸mo surgi贸 la idea de la Uni贸n?

La Uni贸n Comunera es un proceso que se est谩 gestando y se viene levantando con fuerza, con la voluntad del chavismo popular que atiende el llamado del comandante Ch谩vez a organizarse en la Comuna. Despu茅s de la desaparici贸n f铆sica del comandante, es cierto que hubo mucha dispersi贸n del chavismo. Es m谩s, hubo una desarticulaci贸n del espacio, y lamentablemente muchas organizaciones populares fueron liquidadas producto de la guerra econ贸mica, la especulaci贸n, las guarimbas, el bloqueo y luego la pandemia. En estos a帽os hubo una preocupaci贸n colectiva de parte de las organizaciones de base por el debilitamiento del consejo comunal como primera c茅lula propuesta por el Comandante Cha谩vez para la estructura del autogobierno. Esto se suma, a su vez, a lo desdibujado que ve铆amos a la comuna en el discurso oficial del gobierno y sus pol铆ticas. Toda guerra trae crisis y, lamentablemente, en esta crisis lo que tend铆a a desaparecer o debilitarse era la comuna, que se pretendi贸 cooptar y utilizar como corriente pol铆tica de los sectores reformistas.

De alguna u otra manera la comuna es la instancia pol铆tica que tiene el pueblo politizado para hacer y disputar pol铆tica. A partir de eso, y acentu谩ndose la guerra econ贸mica, varias comunas que luchaban por los medios de producci贸n y que se mostraban irreverentes frente a algunas pr谩cticas del gobierno fueron marcadas de manera negativa, cuestionadas por sus m茅todos y sus pr谩cticas.

De esta manera nos fuimos quedando solos y aislados. As铆 empez贸 la preocupaci贸n del comunero y comunera. De esa intranquilidad de sentirnos solos y de ver que el presidente estaba librando una batalla nacional e internacional muy dura, mientras la situaci贸n econ贸mica se volv铆a cada vez m谩s dif铆cil. Ah铆 empez贸 una preocupaci贸n por desarrollar las fuerzas productivas internas o por aumentar la capacidad productiva, por conquistar los medios de producci贸n. Empez贸 una preocupaci贸n por cualificar la dirigencia, por formarla, por incorporar mucha m谩s gente a la lucha. Pero sab铆amos que con eso no bastaba, porque igual segu铆amos estando muy aislados. Es en este contexto que nace la propuesta de la Uni贸n Comunera. A partir del acompa帽amiento, la vinculaci贸n con movimientos sociales y actores dentro del chavismo que tambi茅n tributan por y para la comuna.

Haciendo caso a esa fecha hist贸rica que celebramos todos los a帽os el 20 octubre, en el aniversario del Golpe de Tim贸n2 [c茅lebre discurso de Ch谩vez con lineamientos estrat茅gicos frente a su consejo de ministros] decidimos construir realmente la comuna. As铆 empezamos a salir al encuentro con otras organizaciones, a buscar otras experiencias: sea comuna, sea un movimiento, sea un colectivo, sea una cooperativa. Y as铆 es como encontramos en el camino que no se hab铆a acabado con el movimiento comunero, que la comuna no hab铆a dejado de existir. Pero s铆 que cada quien se hab铆a dedicado a su l贸gica interna, a su din谩mica interna y no hubo quien se dedicara a esa tarea de articulaci贸n. Fue all铆 donde empezamos a salir al territorio nacional. Salimos la Comuna El Maizal, la Comuna Che Guevara, la Comuna del Panal, la Comuna Luisa C谩ceres, entre otras. Comunas que estamos en diferentes regiones del pa铆s empezamos a construir confianza, a tener relaciones y hacer intercambio productivo y formativo. As铆 empezamos a ver la din谩mica de cada comuna y coincidimos en muchos puntos. Ten铆amos muchas cosas en com煤n, porque la comuna es la comunidad organizada y los problemas que hay en la regi贸n andina son los mismos problemas de especulaci贸n, de escasez, de falla de los servicios p煤blicos, que hay en otras regiones. Son los mismos problemas, las mismas contradicciones que hay incluso con los mismos partidos de la revoluci贸n. Es decir, hay problemas comunes y coincidimos en que deb铆amos atenderlos desde una lucha colectiva.

Fue as铆 como se ha venido dando un proceso de intercambio y de articulaci贸n entre muchas comunas. Logramos tener conciencia sobre la necesidad de fortalecer no una comuna, sino un movimiento de comunas. Y fue as铆 como decidimos establecer una agenda, hacer un programa, definir objetivos t谩cticos, as铆 como ratificar nuestra nuestro objetivo estrat茅gico: la construcci贸n del socialismo desde el territorio.

En este trabajo hicimos todo un dise帽o pol铆tico de mucha creatividad, con mucha participaci贸n, donde muchas voluntades se han sumado. Ha sido mucho el trabajo y los y las chavistas, en honor al Comandante, aseguramos que hemos generado las condiciones como para ir pronto al congreso fundacional de la Uni贸n Comunera.

Despu茅s de todo este trabajo, en m谩s de la mitad del territorio nacional hay ya presencia de la Uni贸n Comunera. Creemos que si bien es una organizaci贸n que nace al calor de las luchas por satisfacer diversas necesidades, tambi茅n nace por un compromiso moral con el comandante Ch谩vez. La comuna es un modelo de vida y un estilo de vida; es una alternativa ante la crisis porque en la comuna vive la comunidad, vive el pueblo.

Tenemos mucha confianza en lo que estamos haciendo. Estamos seguros de que no estamos perdiendo el tiempo, que actuamos con mucha coherencia y responsabilidad. As铆 vamos rumbo al congreso fundacional de la Uni贸n Comunera y estamos convencidos de que se va a convertir en uno de los grandes movimientos populares del chavismo en Venezuela.

Ustedes, desde El Maizal, hicieron una experiencia muy novedosa de disputar la alcald铆a donde se encuentran. Disputaron primero al interior del PSUV, luego en las elecciones generales y ganaron la alcald铆a. 驴Cu谩les crees que son los principales desaf铆os que tiene el Maizal en esta nueva etapa?

Creo que tenemos y gozamos de la confianza de mucha gente dentro y fuera del territorio, dentro y fuera del pa铆s. Y eso se manifiesta tambi茅n en una inmensa solidaridad desde el aporte concreto que mucha gente hace, sobre todo en t茅rminos comunicacionales, productivos y formativos. Hemos tenido el acompa帽amiento de mucha gente, hemos sido visitados por mucha gente. Hoy recogemos las ideas de mucha gente que le apuesta al proyecto comunero y que ha hecho amistad con El Maizal. Eso nos pone a nosotros en una situaci贸n de mucho compromiso moral.

Somos de ese chavismo popular que se neg贸 a ser borrado, que se neg贸 a ser opacado y que de alguna manera, con la constancia, la lucha y la insistencia, logra conquistar espacios dentro del poder constituido. Hubo momentos en donde nuestro mismo gobierno nos reconoci贸, dando cuenta que nuestra lucha es de verdad, que no es un capricho, no es una aventura. Ahora tenemos el gran desaf铆o de gestar, de implementar un modelo de gesti贸n diferente. Primero, el ser muy eficientes y muy eficaces con la administraci贸n de los recursos. Segundo, tenemos el desaf铆o de generar un hecho pol铆tico de transformaci贸n real y de transferencia de poder al pueblo.

Una de las grandes metas que tenemos es consolidar la comuna en el territorio, porque nos hemos planteado la construcci贸n de la Ciudad Comunal. Lo vamos a palpar en el momento en que el pueblo organizado empiece a hacer ejercicios de gobierno y empiece a mostrar en el hecho concreto acciones, actividades y proyectos a realizarse. Nos va a tocar una doble tarea: la de ir haciendo, a la vez que vamos registrando el proceso. Un proceso que se va a ir construyendo desde la inventiva, desde la creatividad, desde el ensayo y el error. Tambi茅n vamos a tener nuestros tropiezos.

Hoy la derecha venezolana ha ganado muchas alcald铆as de zonas rurales, territorios peque帽os, municipios peque帽os que eran basti贸n del chavismo. La carencia de organizaci贸n popular all铆 llev贸 a que, lamentablemente, la derecha tenga ahora esos gobiernos locales.

Si los movimientos populares fueran m谩s fuertes en los territorios del pa铆s, hoy la derecha tendr铆a menos poder y menos presencia en los territorios. Estamos conscientes de que el gobierno, el partido de gobierno, no puede solo. Que si no participa el pueblo organizado, si el poder popular no se activa, lamentablemente vamos a ir perdiendo mucho m谩s territorio en el mapa venezolano. La derecha, de manera implacable, viene empe帽ada en hacer la guerra, en desmoralizar y desmontar la organizaci贸n popular: desea liquidar la dirigencia pol铆tica chavista de base. Lamentablemente, en esta etapa, la derecha nos dio una estocada dura.

En este contexto, queremos que lo que ocurri贸 en Sim贸n Planas -con mucha humildad y mucha responsabilidad lo decimos- sea un ejemplo y una inspiraci贸n. Queremos multiplicar el ejemplo pero tambi茅n encontrarnos con otras y otros que vienen peleando y resistiendo. Encontrarnos en esa resistencia, pero no en una resistencia pasiva, sino en una que piense y se proponga avanzar. Creemos que para enfrentar al imperialismo, a la derecha, a la burocracia y al reformismo, es necesario avanzar. Es por eso que venimos construyendo la propuesta de la Uni贸n Comunera. Para resistir de manera ofensiva, para avanzar en nuestros objetivos estrat茅gicos.

—-

1. https://www.youtube.com/watch?v=CowgGlWKxrE&t=1216s

2. https://www.youtube.com/watch?v=QZMnNm2KZ2A

CALPU




Fuente: Lahaine.org