November 10, 2020
De parte de El Libertario
395 puntos de vista


Central Cooperativa de Servicios Sociales del Edo. Lara (CECOSESOLA)
 
En una Venezuela agobiada por enormes dificultades que se han multiplicado con creces ante la pandemia del COVID-19, una organizaci贸n comunitaria contin煤a dando important铆simos aportes a las familias de pocos recursos. Se trata de Cecosesola, un organismo de integraci贸n cooperativa conformado por una red de 50 organizaciones comunitarias que se encuentra ubicada en la Regi贸n Centro Occidental del pa铆s.

Nuestra raz贸n de ser es un proceso educativo de transformaci贸n cultural que se va implementando inmerso en m煤ltiples actividades econ贸micas que surgen con base a las necesidades comunitarias. Estas actividades juegan un papel estrat茅gico en la regi贸n en cuanto a la producci贸n y distribuci贸n de alimentos as铆 como a servicios funerarios y de salud. Estos aportes se acrecientan ante la pandemia que azota el pa铆s.

Con base a nuestra raz贸n de ser, en la actividad diaria buscamos propiciar un proceso educativo transformador fundamentado en la equidad, el apoyo mutuo y la responsabilidad. Con el fin de facilitarlo, los m谩s de 1200 trabajadorxs asociadxs de la red participamos sin una estructura jer谩rquica de l铆neas de mando. Rotamos las tareas y no existen representantes ni voceros. Participamos directamente sin intermediarios. No se practica la votaci贸n sino que las decisiones son consensuales. En la mayor铆a de los casos no hace falta una reuni贸n para decidir. Es m谩s, las nuestras no son reuniones formales sino conversatorios entre compa帽erxs y, si bien se toman decisiones all铆, nos animamos a tomarlas en el momento que sean necesarias por la persona o personas presentes. Las decisiones son consensuales en cuanto sean coherentes con nuestros criterios colectivos fundamentados en la responsabilidad, la equidad y el apoyo mutuo. De lo contrario, los responsables deben asumir las consecuencias. Cualquier decisi贸n est谩 sujeta a rectificaci贸n, especialmente cuando existan argumentos sobre su falta de coherencia con estos fundamentos. Esta libertad, acompa帽ada por una reflexi贸n permanente sobre el accionar diario, es fundamental para propiciar nuestro desarrollo y transformaci贸n personal.

Una organizaci贸n resiliente

Que CECOSESOLA, una organizaci贸n comunitaria, sea un factor fundamental para la sobrevivencia de un porcentaje importante de la poblaci贸n, en este contexto-pa铆s, nos habla de su capacidad de resiliencia.

En estos momentos la empresa privada habla de quiebras masivas, de despidos e incapacidad de mantener inclusive los salarios actuales. En el sector
p煤blico se parte de un salario m铆nimo de unos 3 $ mensuales. En nuestro caso, acusamos una realidad que contrasta abiertamente con la de los otros agentes econ贸micos. Continuamos incorporando nuevxs trabajadorxs asociadxs. En lo posible, nuestros ingresos personales se van ajustando ante la inflaci贸n de manera que podamos seguir cubriendo nuestras necesidades b谩sicas, apoy谩ndonos en nuestros fondos solidarios de financiamiento, medicamentos y salud. Al mismo tiempo, ante la desesperante situaci贸n que padece la poblaci贸n, hemos ido disminuyendo los m谩rgenes de recargo de nuestros productos y servicios con miras a hacerlos a煤n m谩s accesibles, sin poner en riesgo nuestra sostenibilidad econ贸mica.

Nuestra compa帽era Ana Mar铆a L贸pez comenta: En el tiempo que tengo me ha tocado vivir en dos o tres momentos fuertes del pa铆s y siempre salimos adelante. Salimos mucho m谩s fortalecidos que al comienzo de cualquier situaci贸n.

Nuestros mercados

En la Red Cecosesola tenemos 20 mercados comunitarios, la mayor铆a de estos ubicados en la ciudad de Barquisimeto (m谩s de un mill贸n de habitantes), donde atendemos aproximadamente el 40% de la poblaci贸n. En algunos de nuestros mercados compran hasta 6.000 personas en un d铆a lo cual significa una gran aglomeraci贸n.

En tiempos de coronavirus, con las limitaciones de toque de queda se nos present贸 la situaci贸n de tener que atender m谩s personas en menor tiempo y con distanciamiento social. Nadie pod铆a salir de la casa antes de las 7 de la ma帽ana y deb铆a regresar antes de las 2 de la tarde. El no cumplimento con el decreto es castigado con detenci贸n policial. Era imposible atender la masiva asistencia de personas en ese horario tan limitado y, sin acceso directo al alto gobierno, optamos por lo que sabemos hacer desde hace m谩s de 40 a帽os: cuando una ley, un reglamento o cualquier orden del poder atenta contra nuestro proceso educativo o nuestras necesidades comunitarias los desobedecemos silenciosamente. Hacemos lo que hay que hacer sin enfrentamientos, sin atacar o culpar a nadie. Para nosotros la desobediencia es una acci贸n necesaria que, adem谩s, intenta abrir el di谩logo para lograr el entendimiento.

De manera que desde las 3 de la ma帽ana fuimos saliendo de nuestras casas para los mercados y a las cinco y media est谩bamos abriendo las ventas. Al mismo tiempo, en sinton铆a y por esa conexi贸n comunitaria que existe con Cecosesola, la gente que cuenta con nuestros mercados para estirar su golpeado presupuesto familiar comenz贸 a llegar desde las 3 de la ma帽ana y cuando abrimos, ya hab铆a m谩s de cinco cuadras de personas esperando por entrar. Ante la dram谩tica ausencia de transporte p煤blico, algunos se agruparon y contrataron camiones de gasoil. Todos y todas, en conjunto, hab铆amos violado el decreto de toque de queda sin habernos puesto de acuerdo previamente. Al poco tiempo, la gobernaci贸n dio una autorizaci贸n que dej贸 sin efecto el toque de queda para Cecosesola.

Debido a la pandemia, para evitar aglomeraciones tuvimos que ampliar otro d铆a m谩s de ventas. Eso implica madrugar cinco d铆as continuos con un intenso ritmo de trabajo. Seg煤n nuestra compa帽era Erika Ter谩n: salimos agotadas pero con un cansancio 鈥渟abroso鈥 porque nos dimos ese apoyo como comunidad.

La situaci贸n en el campo

Manuel Gonz谩lez, productor de la Cooperativa La Monta帽a, en los Andes trujillanos, nos dice: realmente en este momento lo que estamos es sobreviviendo. Uno de los problemas m谩s graves es el del combustible. En el caser铆o el que tiene carro no tiene c贸mo sacarlo porque no tiene para comprar los cauchos o los repuestos. Y ahora no consigue gasolina. Pero nosotros estamos mejor que los dem谩s productores. Lo que nos ayuda es que estamos organizados y juntos enfrentamos los problemas. Como red Cecosesola tenemos un fondo de financiamiento al que aportamos entre entre todxs y con eso estamos paliando la situaci贸n.

Unidades de Producci贸n Comunitarias

Siete peque帽as unidades de producci贸n industrial continuamos con el v铆a crucis de conseguir las materias primas necesarias y cuando no existen, aplicar toda nuestra creatividad en ir cambiando a otro renglones u otras actividades para sostenernos. Como ejemplo tenemos a nuestra cooperativa 8 de marzo, integrada mayoritariamente por mujeres campesinas que inicialmente nos dedic谩bamos a producir pasta integral. Seg煤n la disponibilidad de materia prima u otros recursos vamos variando la producci贸n, incluyendo la producci贸n de granola y harina de yuca y el empaque de carne de soya afrecho y caf茅. Adem谩s gestionamos un mercado comunitario al servicio de nuestro caser铆o.

Los Servicios de Salud

Ante las restricciones impuestas por la cuarentena y la posibilidad de contaminaci贸n, tuvimos temores que ocasionaron el cierre temporal de algunos servicios de nuestro Centro Integral Cooperativo de Salud. Sin embargo, con responsabilidad comunitaria y tomando todas las medidas de prevenci贸n posibles, reaccionamos r谩pidamente, reanudando la totalidad de nuestros servicios (consultas m茅dicas, laboratorio, ecograf铆a, rayos x, quir贸fano, hospitalizaci贸n, acupuntura, terapias complementarias) aun sabiendo del alto riesgo que corremos. Siendo as铆 una de las pocas alternativas de atenci贸n para la salud que siguen funcionando normalmente en la ciudad, no dedicadas al Covid-19.

Para minimizar las p茅rdidas econ贸micas ocasionadas inicialmente por la disminuci贸n de las actividades del 谩rea, nos dimos la oportunidad de irnos incorporando algunos profesionales de la salud al trabajo cotidiano en nuestros mercados.

Dada la escasez de combustible y por ende del transporte p煤blico, se ha hecho necesaria la implementaci贸n de rutas de transporte propias, que son utilizadas por todxs lxs trabajadorxs asocoadxs de la red, brind谩ndonos la posibilidad de profundizar nuestra integraci贸n y seguir superando las relaciones jer谩rquicas y piramidales que se dan con frecuencia en los servicios de salud, sean estos p煤blicos, privados o comunitarios

En medio de la pandemia, hemos continuado la tarea de formaci贸n de madres y padres para el parto respetado a trav茅s de talleres quincenales as铆 como la preparaci贸n de las madres para la lactancia materna exclusiva. Ahora v铆a on-line.

Al cementerio en cami贸n

Operamos con relativa normalidad el Servicio Funerario, con un crecimiento, en el 煤ltimo a帽o, de un 15 % en las familias afiliadas al acuerdo solidario funerario (de 20.000 a 23.000 familias). A trav茅s de este acuerdo nos protegemos hasta nueve miembros de la familia, cancelando un aporte semanal alrededor de 10 centavos de d贸lar. Las fallas en el suministro de gasolina se han resuelto utilizando un cami贸n que funciona con gasoil para trasladar los difuntos al cementerio.

Peque帽as acciones por el planeta

Paulatinamente hemos ido tomando mayor conciencia de nuestra responsabilidad con el cuido del planeta. En nuestra red eliminamos el uso de vasos desechables. En nuestros mercados estimulamos el uso de bolsas reciclables. Promovemos la reutilizaci贸n de envases pl谩sticos con la recarga de art铆culos de limpieza del hogar y de uso personal. Seguimos produciendo abono en nuestra granja a partir de los desperdicios org谩nicos que se generan en la venta de las hortalizas.

Estamos estimulando entre nosotros el uso de la bicicleta, a trav茅s de paseos dominicales y estamos comenzando un taller para su reparaci贸n. Continuamos con la producci贸n org谩nica en dos de las cooperativas integradas a la Red. Estas peque帽as acciones las complementamos con mensajes educativos en nuestros programas radiof贸nicos y en el sistema de altoparlantes de la Red.

Nuestro proceso educativo

Continuamos encontr谩ndonos en nuestros conversatorios. Sin embargo, la asistencia y la frecuencia de estos encuentros se han venido complicando debido a la cuarentena y la falta de combustible. Esto ha incrementado la necesidad de tomar decisiones sobre la marcha con base a criterios colectivos sin depender de las reuniones. Por lo cual, el reto consiste en la necesidad de actuar como un cerebro colectivo, lo cual s贸lo puede resultar con base en los fundamentos 茅ticos que desde hace d茅cadas sostienen nuestro proceso formativo.

 

[Publicado originalmente en la revista Planeta Popular # 2, M茅rida, octubre 2020. N煤mero completo accesible en https://drive.google.com/file/d/1jUSz4aODsXEWkrZ8KPqLhjJYTXn_GyQm/view?usp=sharing.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com