February 26, 2021
De parte de La Haine
223 puntos de vista


La unidad t谩ctica posibilita restar fuerza en cada coyuntura a la contrarrevoluci贸n, ya sea cuando hay que enfrentar su 鈥減oder suave鈥 o cuando esta despliega su 鈥減oder duro鈥

Venezuela bolivariana ha sido sometida por EEUU, por el Estado narco-terrorista colombiano y sus aliados europeos-occidentales y latinoamericanos a una guerra de nueva generaci贸n que probablemente no va a cesar con el cambio de Trump por Biden; esto es, de los 鈥republicanos鈥 por los 鈥渄em贸cratas鈥 o de los 鈥渘eo-fascistas鈥 por los 鈥済lobalistas鈥. Eso indica la experiencia vivida durante los gobiernos de Obama.

En esa guerra ha predominado el uso de medios de agresi贸n, degradaci贸n y erosi贸n no propiamente militares, con impactos realmente desgarradores; sin que los medios militares y los nefastos recursos para-militares hayan dejado de incidir contra la existencia de ese pueblo con variada intensidad (guerra econ贸mica, medi谩tica, cibern茅tica, y psicol贸gica, junto infiltraciones, sabotajes, modalidades de terrorismo civil, invasiones y proyectos magnicidas).

REAJUSTES IMPERIALISTAS: BIDEN REEMPLAZA A TRUMP

 Conocidas las caracter铆sticas y m茅todos de la jefatura del Partido Dem贸crata, y evaluadas los fracasos de la administraci贸n Trump en su pol铆tica contra Venezuela, Cuba, Bolivia y otros pa铆ses, ya se est谩n produciendo los reajustes t谩cticos y estrat茅gicos en materia subversiva y desestabilizadora.

 Es casi seguro que esa guerra no cesar谩, m谩s bien habr谩 de ser remodelada en cuanto a prioridades y 茅nfasis, los cuales casi seguro responder谩n a las pautas que astuitamente los 鈥tanques pensantes鈥 del 鈥globalismo imperialista鈥 denominan como una combinaci贸n del 鈥減oder suave鈥 con el 鈥poder duro鈥; cruzados ambos por el 鈥poder inteligente鈥, que procura eliminar lo burdo, lo bruto y lo grotesco en la impronta imperial; salvo cuando se trata de los desenlaces y se decide bombardear e invadir militarmente, para lo que no le tiembla el pulso dar la orden, como ha quedado demostrado en m煤ltiples ocasiones (Rep煤blica Dominicana, Cuba, Hait铆, Irak, Afganist谩n, Palestina, Libia鈥).

Cierto que hay diferencia entre matarte con el abrazo del oso y unos que otros besos, e intentarlo con rostro de odio y echando peste. Pero no tanta disparidad.

La realidad es que si Venezuela en la era Trump necesit贸 de la unidad interna y de la solidaridad consecuente y constante, ahora la va a necesitar mucho mas frente a una pol铆tica mucho m谩s h谩bil, flexible y extremadamente p茅rfida; destinada no solo a agredir y desestabilizar, sino adem谩s a cooptar sectores, sobornar y ablandar los componentes ideol贸gicamente m谩s d茅biles del proceso.

DOS TIPOS DE UNIDAD

M谩s que antes, la necesidad imperiosa de la unidad requiere priorizar la unidad en profundidad, que equivale a la consolidaci贸n de bloque de fuerzas con mayores coincidencias estrat茅gicas, con m谩s firmeza antiimperialista y m谩s disposici贸n de impulsar el desarrollo de las comunas populares, de erradicar la corrupci贸n que rebrota constantemente en estructuras burocr谩ticas y tecnocr谩ticas del Estado, de darle potencia al viraje necesario contenido en el legado te贸rico-pol铆tico del Comandante Ch谩vez sintetizado en el Programa de la Patria y en un importante documento en el que antes de morir sent贸 las bases del denominado 鈥淕olpe de Tim贸n鈥.

 Es la unidad entre las fuerzas pol铆ticas y sociales decididas a no ceder en la exigencia a EEUU y la UE de desistir del bloqueo genocida, de los embargos asfixiantes y el criminal cerco internacional impuesto por esa conjura imperialista; y, sobre todo, firmemente comprometidas con la necesidad de profundizar progresivamente el proceso hacia la revoluci贸n, hacia transformaciones estructurales m谩s radicales, en una direcci贸n m谩s definidamente anticapitalista y socialista.

La unidad en profundidad, en tanto eje transversal y garant铆a de continuidad ascendente del proceso, no debe obviar un tratamiento especial a la din谩mica interna del PSUV y de su significativa diversidad pol铆tico-ideol贸gica; partido que hegemoniza el poder constituido y que en buena medida buena medida tiende a proceder como Partido-Estado.

Esa vertiente de la unidad, sin embargo, no le resta importancia a la otra vertiente necesaria de la unidad: la unidad en amplitud o unidad t谩ctica de las fuerzas revolucionarias con fuerzas no necesariamente dispuestas, incluso opuestas, a sepultar todo lo sigue vigente del capitalismo venezolano y sus entronques internacionales, ya heredado del anciano r茅gimen o ya surgido en el curso de esta dif铆cil y compleja transici贸n revolucionaria. Pero en disposici贸n de participar en determinadas batallas pol铆ticas necesarias para avanzar, en una etapa en que el imperialismo que sustenta la estrategia neoliberal veta cualquier reformismo que la afecte.

Combinar acertadamente ambas vertientes de la unidad forma parte del arte pol铆tico para hacer revoluci贸n, siempre que se logre que la unidad antiimperialista y anticapitalista obtenga un progresivo predominio; lo que est谩 todav铆a est谩 en disputa o indefinido.

La unidad t谩ctica posibilita restar fuerza en cada coyuntura a la contrarrevoluci贸n, ya sea cuando hay que enfrentar exitosamente su 鈥減oder suave鈥 o cuando esta despliega su 鈥減oder duro鈥.

Ella implica un tratamiento diferenciado dentro la diversidad del proceso bolivariano y de sus variados espacios pol铆ticos, sociales y culturales, incluido el propio Estado y su gobierno central; mientras cabe la posibilidad que al radicalizarse, podr铆a producirse la decantaci贸n de sus partes blandas y la incorporaci贸n de nuevos contingentes del campo popular-revolucionario.

La 鈥unidad en amplitud鈥 o 鈥t谩ctica鈥 posibilita alianzas circunstanciales necesarias, confluencias coyunturales en cada fase del proceso, convenientes para restar o neutralizar fuerzas potencialmente adversas en lo que el proceso transformador crece en calidad.

En la sociedad venezolana a nivel civil y militar, en el PSUV (partido amalgamado con el Estado y el Gobierno), en las comunas populares, en las otras izquierdas pol铆ticas que forman parte de ese proceso transformador, en los movimientos sociales y pol铆tico-sociales bolivarianos (feministas, comunitarios, ambientalistas, obreros, profesionales, juveniles, campesinos, religiosos y de unidad c铆vico-miltar鈥), abundan activistas, militantes y dirigentes que al tiempo de asumir con determinaci贸n la causa antiimperialista, consideran necesario profundizar las transformaciones, superar progresivamente el predominio de las relaciones capitalistas y acelerar la marcha hacia el socialismo.

En esa manera de pensar y actuar, en ese conjunto de factores activos, est谩 la gran fragua de la unidad en profundidad, que en el mejor de los casos tendr铆a la posibilidad de constituirse y consolidarse como componente esencial del proceso, que no solo impide retroceder, sino que junto al pueblo chavista radicalizado garantice su avance sostenido y una din谩mica capaz de derrotar los planes y estrategias futuras del enemigo.

LA IMPORTANCIA DE LA UNIDAD EN PROFUNDIDAD EN LA ERA BIDEN-GLOBALISTAS.

La consolidaci贸n de esa unidad es particularmente imperiosa en este nuevo periodo en que EE.UU desplegar谩 diversas estrategias destinadas a fracturar el bloque c铆vico-militar bolivariano, captar sus partes blandas (las m谩s pr贸ximas a la l贸gica del capitalismo y a esquemas liberales o socialdem贸cratas), meter en su redil a las derechas moderadas que rehusaron transitar la ruta de la oposici贸n terrorista y la invasi贸n gringa; sin abandonar la continuidad de la 鈥済uerra de cuarta generaci贸n鈥, incluida una eventual agresi贸n militar directa, sin logran debilitar y dividir previamente la resistencia patri贸tica y la solidaridad internacionalista.

Esto exige reparar grietas y superar controversias, por peque帽as que parezcan, entre fuerzas potencialmente afines a esa unidad estrat茅gica de car谩cter revolucionario.

Se trata, al parecer de grietas y choques con culpas compartidas, surgidas de roles diferentes, de culturas pol铆ticas distintas, correlaci贸n de fuerzas dispares, menosprecios en torno a problemas de cantidad, aspiraciones no satisfechas, doctrinarismos y pr谩cticas hegem贸nicas; evidentes tambi茅n diferencias m谩s o menos profundas entre partes de las partes sobre los ritmos, profundidades, errores y aciertos del proceso, a todas luces no bien tratadas y agravadas por mutuas descalificaciones ofensivas.

 Superar estos problemas tiene bastante importancia para 鈥渞esistir avanzando鈥 contra una peligrosas estrategias imperialistas, que no por m谩s inteligente y m谩s flexible, son menos peligrosas.

Uno de los casos a superar es el de las izquierdas antiimperialistas y anti-capitalistas que no est谩n en el PSUV y su gran polo unitario, incluido el Partido Comunista Venezolano-PCV como factor m谩s destacado, las cuales recientemente formaron un bloque electoral separado de ese conjunto (lo que siendo su derecho, no me pareci贸 acertado); seguida esa actitud de desacuerdos y choques que en alguna medida hacen da帽o y afectan la unidad y solidaridad necesarias.

Esas izquierdas -independientemente de su dimensi贸n, de sus aciertos y desaciertos- son fuerzas del campo popular-revolucionario; son fuerzas comunistas, socialistas, anticapitalistas, que nada tienen que ver con las derechas (extremistas o moderadas), ni con la ultraderecha fascista de Venezuela. Son fuerzas de la revoluci贸n bolivariana, imposible de calificar de 鈥渜uinta columna鈥 o instrumento de EEUU sin incurrir en exageraciones que enturbian m谩s la situaci贸n.

 Por otra parte, el PSUV puede tener sus propias fallas y sus propias trabas para profundizar el proceso, pero a la vez tiene inmensos m茅ritos recientes y presentes en las batallas libradas, as铆 como enorme potencialidades para avanzar, que es preciso reconocer; y eso es lo que hay que a mi entender procede estimular.

El Gobierno que preside Nicol谩s Maduro, por su parte, tiene el m茅rito inconmensurable de haber defendido la soberan铆a conquistada bajo el liderazgo de Ch谩vez con un antiimperialismo a toda prueba, punto de partida imprescindible para crear socialismo, para las transformaciones anticapitalistas, post-neoliberales y post-capitalistas.

 De todas maneras, el tema merece un tratamiento de alto nivel y un debate de calidad con aportes en pensamiento, acciones constructivas y propuestas superadoras.

Es muy importante, en mi modesto pensar, la combinaci贸n equilibrada de estas dos grandes vertientes de la unidad, la t谩ctica y la estrat茅gica. Sus tiempos, cualidades e impactos son diferentes, pero ambas son necesarias. Igual la relaci贸n entre ellas y el Estado.

A la unidad en profundidad, en estrecha relaci贸n con el bravo pueblo chavista, le toca el rol de vanguardia, procurando un profundo calado estrat茅gico, con una gravitaci贸n de m谩s largo aliento y m谩s permanente a lo largo del proyecto transformador. Le toca un rol, que sin dejar de influir sobre el Estado, requiere preservar su independencia pol铆tica para contribuir a un rumbo transformador y ascendente del proceso.

Le compete 鈥揳dem谩s de garantizar una conducci贸n capaz de vencer a cada paso la agresividad imperialista- impulsar ese rumbo en todo lo relacionado con la socializaci贸n progresiva y oportuna de las relaciones de propiedad, el fortalecimiento del Estado comunitario y las alianzas internacionales estrat茅gicas; sin obviar, claro est谩, la necesaria transformaci贸n de un sistema pol铆tico-electoral y una cultura pol铆tica todav铆a influidos por la concepci贸n liberal-representativa, que tiende a reproducir las viejas competencias, las degradaciones 茅tico-morales, las ambiciones y pr谩cticas clientelistas, que siempre afectan la unidad y niegan la democracia directa.

El gran capital privado, asociado a la burgues铆a transnacional y los d茅ficits en el despliegue y ejercicio del poder popular en construcci贸n, junto a sus conexiones con la corrupci贸n burocr谩tica, son los fundamentos en que se apoyan las derechas de todos los matices y los movimientos corporativos contra-revolucionarios para reproducirse en forma recurrente.

El avance de la socializaci贸n de la econom铆a, de la propiedad y el poder, es directamente proporcional a reducir la base social a las derechas y a erosionar el poder de la contrarrevoluci贸n imperialista y olig谩rquico-capitalista en escenario pol铆tico venezolano.

Un pacto con esas caracter铆sticas entre los potenciales componentes de la 鈥渦nidad estrat茅gica鈥 en esa direcci贸n e inspirado en el 鈥Golpe de Tim贸n鈥 y el 鈥淧rograma de la Patria鈥, ser铆a muy importante y sumamente trascendente para la continuidad victoriosa del proceso hacia la revoluci贸n socialista venezolana, que a su vez es vital para la revoluci贸n continental.

24-2-2021, Santo Domingo, RD.
La Haine




Fuente: Lahaine.org