December 5, 2020
De parte de Anarquista.info
189 puntos de vista

El d贸lar, directa o indirectamente, ha sido tratado como tema en notas de n煤meros precedentes. Sin embargo, en esas aproximaciones su enfoque siempre parti贸 de la idea (o de las consecuencias) econ贸micas. En esta nota la intenci贸n es indagar en cuestiones m谩s subjetivas, ancladas en lo cultural, para entender un poco m谩s eso de ver al d贸lar como actor principal de los vaivenes de la propia econom铆a y de las conversaciones mundanas del d铆a a d铆a. Porque as铆 como es palpable la preponderancia del d贸lar como moneda de cambio, tambi茅n es manifiesta su importancia en los estereotipos sociales que en el cotidiano se construyen.

Por m谩s que es real que entre el 鈥渁rgentino medio鈥 y el d贸lar existe una relaci贸n hist茅rica (e hist贸rica), dejando a flor de piel una ra铆z individualista en la b煤squeda de soluciones inmediatas ante una crisis econ贸mica; tambi茅n es real que esto generalmente se debe a que del otro lado 鈥渄el mostrador鈥 las respuestas siempre son las mismas. En ese c铆rculo vicioso, alimentado por experiencias inflacionarias, devaluatorias y de p茅rdida del valor real, es inevitable (o as铆 parece al menos dentro de la l贸gica capitalista) esa especie de 鈥渟谩lvese quien pueda鈥, en este caso, en el resguardo del d贸lar como moneda. De esta manera, lo cultural/hist贸rico guarda una relaci贸n directa y necesaria con el contexto econ贸mico.

El amor, generalmente plat贸nico, entre 鈥渆l argentino鈥 y la moneda norteamericana tiene ra铆ces hist贸ricas, rastreables en el tiempo. Seg煤n la historiograf铆a econ贸mica hasta la d茅cada de 1930 / 40 el com煤n de la gente con posibilidad de ahorro lo hac铆a en pesos, pero una bater铆a de aspectos negativos, caracter铆sticos de la Pol铆tica de estos lares (corrupci贸n, despilfarro, contextos inflacionarios, etc) influy贸 notablemente, al menos en el aspecto formal, para el viraje hacia el d贸lar como moneda de 鈥渞esguardo鈥. Esa situaci贸n interna, sumado al contexto internacional de pos-guerra de fines de la d茅cada de 1940, hicieron posicionar a la divisa norteamericana como el elixir del peque帽o ahorrista (con el propio desarrollo capitalista, esta vicisitud inicial dar铆a paso a cuestiones de 铆ndole especulativa en la relaci贸n 鈥渆conom铆a nacional / d贸lar鈥) ante los embates internos.

Ahora bien, lo hist贸rico por s铆 s贸lo no se convierte en cultural, sino que los hechos concretos deben ir acompa帽ados de un relato que le de fuerza (en esto los peronistas son profesionales, pero no es tema de esta nota, s贸lo quer铆amos decirlo en la previa de la beatificaci贸n de San N茅stor. Beatificaci贸n que ocurrir谩 antes de la salida del pr贸ximo n煤mero de esta prensa) y preponderancia social. Y en este punto parece oportuno hacer propias las aseveraciones de Ariel Wilkis, soci贸logo especializado en 鈥渁ntropolog铆a del dinero鈥 que, junto a Mariana Luzzi, son coautores del libro 鈥淓l d贸lar, historia de una moneda argentina (1930-2019)鈥. Para dicho autor, la popularizaci贸n del d贸lar se da en la d茅cada de 1960 ya que 鈥渆s el momento en que se produce un cambio importante en el periodismo que tiene que ver con modernizaci贸n, cambio de lenguajes, la mayor parte de los diarios de alcance nacional se reestructuran, cambian la ubicaci贸n de las secciones, aparecen notas firmadas, y la econom铆a es tomada como una secci贸n especial dentro del organigrama period铆stico. Con ese cambio aparecen innovaciones en la forma en que se narra la econom铆a, que pasa de ser t茅cnica, codificada, poblada de n煤meros, para ser informaci贸n que puede ser tapa, que puede ser narrada como cr贸nica y acompa帽ada por im谩genes鈥. De esta manera la incertidumbre propiamente econ贸mica (dato concreto) es acompa帽ada de una nueva forma de narrar (aspecto cultural), posibilitando (o allanando el camino) para la importancia manifiesta del nuevo actor social.

Aunque es un com煤n escuchar err贸neamente que la econom铆a argentina est谩 dolarizada, s铆 es manifiesto que en lo pr谩ctico se puede hablar de econom铆a bimonetaria.

驴Y por qu茅 bimonetaria? Por varias razones que van desde lo puramente econ贸mico, hasta cuestiones, si se quiere, psicol贸gicas. Econ贸micas, porque el d贸lar es el marcapasos que configura el abordaje pol铆tico/econ贸mico de la Argentina ya que sus vaivenes c铆clicos y su propio peso espec铆fico determina costos, deprecia salarios y motoriza la inflaci贸n. Su volatilidad es un juego de domin贸 que arrastra todo a su paso.

En su aspecto psicol贸gico el d贸lar articula la subjetividad individual. Pensada la vida a largo plazo, el ahorro para bienes de uso (la compra de una casa, por ejemplo), para viajes o simplemente como resguardo, en Argentina se piensa y vive en d贸lares. Como dato estad铆stico, resaltar que hace cinco a帽os atr谩s, seg煤n un estudio de la Reserva Federal de Estados Unidos, cada argentino (en promedio) ten铆a u$s 2000, mientras que en proporci贸n en Brasil era de u$s 6 por habitante y en Panam谩, donde el d贸lar es la moneda oficial, la relaci贸n era de u$s 600 por persona.

Para Juli谩n Zicari, investigador del CONICET y de la UBA (Instituto Gino Germani) hubo un fen贸meno clave que ayud贸 a consolidar al d贸lar en la Argentina y fue el 鈥淩odrigazo鈥 que, en 1975, licu贸 los ahorros de muchas personas. 鈥淎h铆 comenz贸 la desconfianza absoluta hacia la moneda argentina鈥, sostiene. Posteriormente, en 1977 se confirma la reforma financiera, que habilita las cuentas en d贸lares, y a mediados de ese a帽o se publica el primer aviso de una propiedad en d贸lares. Los primeros pasos de la transformaci贸n econ贸mica/financiera ya estaba en marcha.

Volviendo a Peronia

Mientras tanto, en el d铆a a d铆a, la brecha entre los polos (ll谩mese d贸lar 鈥渙ficial鈥 y el denominado por el peronismo como d贸lar 鈥渋legal鈥) se agiganta. Y en el medio del 鈥渓egal鈥 y el 鈥渋legal鈥 (驴en ese juego de palabras estar谩n m谩s cerca de que polo?) al menos tres d贸lares con diferentes nombres que lo que hacen es llevar a una situaci贸n dantesca la econom铆a Argentina en s铆. Econom铆a marcada al vaiv茅n inflacionario de las diferentes recetas pol铆ticas que se impongan contextualmente. 

Hace algunas semanas el gobierno de Alberto Fern谩ndez implement贸 nuevas medidas restrictivas en el acceso al d贸lar (cepo) para, de esa manera, sostener el valor real en la comparativa con el Blue, sin embargo, la brecha entre ambos parece alejarse cada d铆a un poco m谩s, augurando una posible, directa o encubierta, devaluaci贸n a ra铆z de la profunda recesi贸n que se mantiene estable desde 2018. 

Cepo para el ahorrista, inyecci贸n de d贸lares para la especulaci贸n de las cuevas. Restricciones para los que ahorran, goteo para los que fugan. En esa ambivalencia parece moverse la propuesta del gobierno. Y si faltaba algo para pintar de cuerpo el desconcierto econ贸mico, Alberto Fern谩ndez afirmando, cual pap谩 enojado, de que los d贸lares no son para ahorrar, sino para producir. Una vez m谩s apelando a la simpleza de culpar esa 鈥渃ultura argentina鈥 de pensar m谩s en la moneda norteamericana que en el propio peso argento. Como si el d贸lar y su valor de cambio no fuese el term贸metro que define precios, desabastecimientos y p茅rdida de valor real.

Por propios desconocimientos en la materia se nos hace complicado hacer an谩lisis m谩s complejos. Lo que s铆 tenemos claro es que los gobiernos cambian, los pol铆ticos se reciclan pero los perdedores seguimos siendo los mismos de siempre.




Fuente: Anarquista.info