225 puntos de vista

Desde hace a帽os en el 谩mbito de acci贸n e intervenci贸n social, las empresas privadas que
gestionan distintos proyectos en el ayuntamiento de Madrid han sido y son responsables de las p茅simas condiciones que, por desgracia, est谩n normalizadas.
Grupos de trabajadoras que tienen que enfrentarse a jornadas laborales mal estructuradas,
con pocas horas o con ninguna para proponer y desarrollar una intervenci贸n individualizada, conscientes de las realidades tanto de los grupos como de las personas de los proyectos.
En muchos casos, ese desarrollo ocurre fuera del horario laboral, sin elecci贸n ni remuneraci贸n, todo por intentar mitigar las consecuencias da帽inas para las personas del proyecto.
Estas empresas privadas, que operan con presupuestos de cientos de miles de euros del Estado, tratan de reducir sus gastos al m铆nimo posible con el objetivo de llenar unos pocos bolsillos.
En diciembre de 2021, Servicios Profesionales Sociales S.A desped铆a a un trabajador por
negarse a trabajar fuera de su horario, por negarse a aceptar una bolsa de horas impuesta por la empresa y por no aceptar su mala gesti贸n del proyecto.
El conflicto se ha desarrollado desde los piquetes, los puestos informativos, la movilizaci贸n y la visibilizaci贸n hasta la denuncia del trabajador a la empresa por vulneraci贸n de derechos fundamentales.
El pasado mes de mayo se celebr贸 finalmente el juicio y la sentencia fue parcial: despido nulo por vulneraci贸n de derechos fundamentales. Esto implica que la empresa tiene la obligaci贸n de readmitir al trabajador y pagar los salarios de tramitaci贸n, no teniendo que pagar la indemnizaci贸n por da帽os y perjuicios recogida en la Ley Lisos.
Ambas partes han recurrido, elev谩ndose al Tribunal Superior de Justicia.
Esto quiere decir que la resoluci贸n del conflicto por v铆a judicial aun est谩 por determinar, y puede que finalmente sea una sentencia totalmente favorable para el trabajador, aunque tambi茅n puede que no lo sea.
Y sea como sea, ganar este juicio no significa acabar con la precariedad del sector, no significa acabar con la mala gesti贸n de las empresas privadas, no significa evitar que creen pobreza para generar su riqueza, no significa que muchas trabajadoras puedan optar por una forma segura de trabajar, una seguridad tanto f铆sica como an铆mica.
Este juicio es solo eso, un juicio.
Es la lucha de todas las personas que sobrevivimos a una realidad violenta no solo en el 谩mbito laboral, que visibilizamos esta realidad que por desgracia muchas compartimos, que apoyamos a las personas de nuestro entorno, que desarrollamos el apoyo mutuo, que no creemos ni defendemos a nuestro opresor com煤n, que actuamos cuando tenemos fuerza y nos respetamos al no tenerla. Es esa lucha la que significa algo distinto.
Desde la CNT-AIT queremos visibilizar este conflicto y luchar contra quienes convierten el mundo en un lugar hostil con toda la fuerza que tengamos.
Contra su violencia, contra su explotaci贸n; ninguna agresi贸n sin respuesta.




Fuente: Xn--enseanza-g3a.cntmadrid.org