November 8, 2020
De parte de La Haine
190 puntos de vista

UU) publicaron este miércoles videos de las cámaras corporales de dos de sus oficiales que muestran el momento en que asesinaron a tiros al afrodescendiente Walter Wallace Jr. el pasado 26 de octubre.

En las imágenes se puede ver cómo los policías se acercan a la casa del sospechoso, que aparece en la entrada con un llavero o similar en la mano (aunque los represores dijeron que era un cuchillo) y luego camina rápidamente hacia los uniformados mientras una mujer, identificada en los medios como su madre, intenta detenerlo. 

Se puede escuchar a los agentes gritando varias veces “baje el cuchillo” antes de que Wallace, de 27 años, reciba varios disparos sin aviso. El joven cae al suelo y queda inmóvil, momento en que la mujer se acerca al cuerpo y lanza un objeto a los policías para mantenerlos alejados.

Cada uno de los represores disparó al menos 7 veces pero la Policía no reveló cuántas balas alcanzaron al joven, informan medios locales. Tras el tiroteo, Wallace fue trasladado a un hospital, donde falleció posteriormente.

La jefa de Policía de Filadelfia, Danielle Outlaw, declaró en una conferencia de prensa que la investigación del caso sigue su curso y afirmó que su departamento llevará a cabo algunas reformas tras el suceso. Además, identificó a los agentes involucrados como Sean Matarazzo, de 25 años, y Thomas Munz, de 26, quienes a pesar del asesinato no fueron casatigados ni mucho menos juzgados.

Reacción de la familia

Por otro lado, el abogado de la familia del fallecido, Shaka Johnson, declaró que los videos muestran a Wallace sufriendo una “obvia crisis de salud mental”.

“Parece ser una persona en una especie de ‘nube’ o estupor o simplemente no comprendiendo la gravedad de ese momento en particular, lo que se alinearía perfectamente con lo que la familia estaba gritando: ‘está loco, está loco'”, dijo. 

También subrayó que la familia pidió que los policías fueran acusados de asesinato. En cambio, criticó a la ciudad por no proporcionarles armas menos letales. “Fueron entrenados incorrectamente y no tenían el equipamiento adecuado para realizar su trabajo”, concluyó.




Fuente: Lahaine.org