October 18, 2020
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
168 puntos de vista

Convocadas por la Coordinadora Antiprivatizaci贸n de la Sanidad (CAS) y apoyadas por los sindicatos CGT, CNT y ESK exigen la reversi贸n de las leyes que propician la entrada de empresas privadas en el sistema sanitario p煤blico. Con la aprobaci贸n de la ley 15/97 y el art铆culo 90 de la Ley General de Sanidad, se abri贸 la puerta a que las empresas privadas se beneficiaran de lo p煤blico.

La Coordinadora Antiprivatizaci贸n de la Sanidad (CAS) y los sindicatos convocantes lleva a帽os proclamando la derogaci贸n de estas normas y se han movilizado o van a movilizarse en 12 comunidades aut贸nomas diferentes, demandando la necesidad de invertir en atenci贸n primaria, adem谩s de denunciar el alto incremento y negocio que los seguros privados est谩n llevando a cabo a causa de la pandemia.

Estas tas leyes permiten que el dinero p煤blico no se utilice de forma eficaz porque los gestores y los pol铆ticos hacen una mala gesti贸n de los recursos y externalizan servicios a entidades privadas. El debate sobre la derogaci贸n de las leyes que impulsan la privatizaci贸n de la sanidad p煤blica no est谩 encima de la mesa. Se trata de una interpretaci贸n interesada de los art铆culos porque sus enunciados recogen que se puede derivar a corporaciones privadas ciertas intervenciones m茅dicas pero siempre y cuando se maximice el funcionamiento y los recursos p煤blicos, y esto no es as铆.

Ha habido mucha ligereza y equipos muy caros de la p煤blica que est谩n infrautilizados o que no funcionan por la tarde cuando podr铆an hacerlo perfectamente, mientras algunas salas de hospitales se cierran para derivar a sus pacientes a hospitales concertados.

Otra consecuencia directa del desmantelamiento de la sanidad p煤blica, es lo que viene sucediendo desde hace a帽os en Espa帽a, es el aumento de los seguros privados por las listas de espera interminables Seg煤n las cifras que aportan los seguros privados, superar铆an los 10 millones en todo el pa铆s, pero resulta que los privados atienden dependiendo de lo que se pague. Siempre que alguien tenga que recibir una intervenci贸n algo m谩s costosa, la derivan a la p煤blica porque estas empresas solo quieren hacer negocio.

La privatizaci贸n de la sanidad: un negocio redondo

Para la CAS las listas de espera matan y si dejamos que avance la privada nos echaremos las manos a la cabeza en el momento en que tengamos una patolog铆a seria y nos veamos obligados a pedir un cr茅dito a un banco para poder sobrevivir. Adem谩s hay que tener en cuenta lo que sucedi贸 al principio de la pandemia en Espa帽a, cuando toda la manufactura de mascarillas y respiradores se ubicaba incluso fuera de la Uni贸n Europea, por lo que es necesario que la industria farmac茅utica y sanitaria en general tambi茅n tendr铆a que ser p煤blica. Si no, llega una pandemia y la vida de la gente depende de empresas que se encuentran a miles de kil贸metros y su 煤nico inter茅s es el negocio.

Las leyes que permitieron la entrada de las empresas privadas en la sanidad p煤blica no se tiene intenci贸n de derogarlas, ya que suponen miles de millones de euros para las entidades que se benefician de ello. Puedes hacer negocio a dos bandas: por un lado deterioras la p煤blica y externalizar servicios a la privada; y por el otro, dada la situaci贸n de la p煤blica aumenta la contrataci贸n de p贸lizas de seguro y mutuas, incrementando la desigualdad entre la ciudadan铆a, constituyendo un negocio es redondo




Fuente: Cgt-lkn.org