September 14, 2021
De parte de La Haine
161 puntos de vista


Una de las grandes revelaciones de la cumbia argentina es una joven trans apodada por sus colegas como 鈥淟a Gilda de las Travas鈥

Ella no sale al escenario, irrumpe en 茅l. Ayel茅n Beker, la nueva estrella de la cumbia argentina, hoy vive el sue帽o de muchxs y no solo porque est茅 grabando su propio disco, ni porque la convoquen a los grandes eventos culturales. La Gilda de las Travas, como la llam贸 la artista Susy Shock, escapa a la media porque tiene trabajo y sabe que eso marca toda la diferencia para una persona trans. Hasta hace dos a帽os, las oportunidades se cerraban por su identidad y solo le quedaba una manera de parar la olla: la prostituci贸n. Un d铆a, alguien le ofreci贸 un empleo en un comedor comunitario y su vida dio un vuelco.

En di谩logo con Presentes, Ayel茅n se acuerda del momento en que naci贸 su apodo: 鈥淪usy es una grosa, la amamos. Coincid铆 con ella en la Fiesta Disidente en El Bols贸n, en diciembre de 2018. Despu茅s armamos una #FestiTrava en Rosario, cant茅 con ella y me present贸 de esa manera鈥. 鈥淵o me apropio de la palabra trava. Me identifico trava desde apropiarme del insulto. Lo que sienten que nos lastima, yo lo tomo y lo resignifico鈥.

鈥淣uestra fiesta trava es Ayel茅n. Todo el reinado de lo que somos, gozosas y radiantes, pero puesto en un hecho art铆stico popular para todxs. La sensualidad y el compromiso, que hasta lo podemos bailar, eso amamos de Ayel茅n鈥, la define Susy Shock a su vez.

鈥漎o pensaba que era anormal鈥

Ayel茅n vivi贸 una infancia llena de contradicciones para s铆 misma. Mientras en las calles del barrio 25 de Mayo, zona sudoeste de Rosario, era una m谩s de una banda de pibxs que jugaban con la pelota y a las escondidas; en su casa, se escond铆a en la terraza y, frente a un p煤blico imaginario, jugaba a ser Thal铆a. 鈥淣unca imagin茅 que lo que me est谩 pasando ahora iba a ser real, que iba a subir a un escenario y a recibir el amor de la gente鈥, dice.

Naci贸 en Barrancas -a 80 km de la ciudad de Santa Fe-, pero pas贸 casi toda su vida en Rosario. Es la menor de cuatro hermanxs. 鈥淭uve una infancia muy linda, fui muy libre鈥, recuerda sonriente, en relaci贸n a sus primeros a帽os. El calvario comenz贸 en el 煤ltimo tramo de la escuela primaria y el inicio de la secundaria. 鈥淵o pensaba que era anormal, que solo me pasaba a m铆, no sab铆a ni que exist铆an las personas trans. Y un d铆a, como a los 13 a帽os, fui a un boliche y ah铆 vi por primera vez a una chica trans. Me fascin贸鈥, recuerda.

Con la llegada de la adolescencia y el inicio de su transici贸n, con extensiones y hormonas, algunas cosas cambiaron. Ya no eran tantxs lxs amigxs, la escuela dej贸 de ser parte de su rutina y los conflictos familiares se profundizaron. 鈥淣o culpo a mi mam谩. En esa 茅poca no hab铆a tanta informaci贸n, hoy las cosas son distintas鈥, reflexiona.

Comprometida tambi茅n con las infancias trans, la artista es una de las m谩s f茅rreas defensoras de la Educaci贸n Sexual Integral (ESI). 鈥淐reo que siempre hubo falta de informaci贸n, adem谩s de las creencias religiosas. Yo quiero igualdad, pero s茅 que es muy ideal. Es una sociedad muy enferma, pero hoy s铆 hay m谩s informaci贸n acerca de lo que es un cuerpo trans, entendiendo que somos amor. La ESI tendr铆a que estar en todas las escuelas鈥, dice.

El gran salto

La esperanza de vida de las personas trans est谩 entre los 35 y 40 a帽os, y eso se relaciona con que solo el 18% de las personas travestis y trans accede a un puesto laboral formal 鈥搒eg煤n un informe de ATTTA y Fundaci贸n Hu茅sped de 2014 (el 煤ltimo disponible al momento de publicarse esta nota, en 2019)-.

Desde que decidi贸 vivir en p煤blico su identidad, Ayel茅n recurri贸 al trabajo sexual para subsistir cada vez que se tuvo que ir de su casa o se qued贸 sin trabajo. Fue moza en bares, peluquera y hasta tuvo su propio negocio. Pero cuando esas puertas se cerraban, volv铆a a las calles. 鈥淵o lo sufr铆 bastante al trabajo sexual. No estoy a favor ni en contra. Creo que si una lo hace por decisi贸n propia, est谩 bien, pero a m铆 me dol铆a y era bastante feo鈥, aclar贸. En la Argentina, seg煤n el mismo informe, el 90% de personas trans se dedican a trabajo sexual por falta de oportunidades laborales.

En 2017, Ayel茅n empez贸 a trabajar en un centro de d铆a para personas trans y travestis. Esa decisi贸n fue clave porque la misma persona que la convoc贸 para ese empleo le avis贸 que hab铆a un casting. La joven santafesina, que ya estudiaba comedia musical y se perfeccionaba en canto, envi贸 un archivo con un cover de Seminare (el rock nacional fue el primer g茅nero que abraz贸). La llamaron, pero le dijeron que quer铆an armar una banda de cumbia. Fue la oportunidad para convertirse en la voz de la poblaci贸n trans para reclamar el cupo laboral. 鈥淧ens茅 que era buen铆simo aprovechar esa masividad鈥, cuenta.

As铆 comenz贸 su camino a los grandes escenarios. En 2018, no solo se present贸 en la Fiesta provincial de la Cumbia Santafesina, sino que deslumbr贸 en Pasi贸n de S谩bado. Pero su gran 茅xito lleg贸 en la Marcha del Orgullo LGBTIQ+, donde el p煤blico la ovacion贸.

La primera vez que cant贸 frente a miles de personas sinti贸 que se 鈥渋ba a morir鈥. 鈥淪iempre hab铆a tocado para familia y amigues, y eso fue lo m谩s lindo que me pas贸. Ah铆 empec茅 con mi carrera como artista鈥, recuerda. A partir de ese momento, no par贸.

La cumbia es amor

Frente en alto, cabello largo y negro atado en una cola alta, desprende aroma a flores cuando pasa. Su piel habla a trav茅s de varios tatuajes. Ninguno es su preferido, todos tienen un significado. 鈥淨uiz谩 pudo haber sido sentir dolor para tapar dolor, pero no s茅鈥, se analiza en voz alta y concluye: 鈥淢e parecen s煤per sexies鈥.

Tanto como elegir un tatuaje, le cuesta nombrar artista o canci贸n preferida, aunque su sue帽o es compartir escenario con Los Palmeras. Tiene en claro que hoy su vida es la cumbia y lo dice de un modo hermoso: 鈥淟a cumbia es amor y llega a todas las casas. Todos en alg煤n momento escuchamos cumbia. Me abraz贸 y yo la abrac茅 a ella鈥.

La joven santafesina tiene muchos proyectos y, sobre todo, tranquilidad. 鈥淟as veces que me he ido de casa fue en otra circunstancia, porque me peleaba o para ejercer el trabajo sexual. Nunca me hab铆a mudado como ahora. Estar trabajando en un centro de d铆a y con la m煤sica es un tranquilidad muy linda. Es m谩s de lo que esperaba鈥, reconoce.

Estudia m煤sica, est谩 aprendiendo a tocar el teclado. Escribe letras de canciones y se prepara para el lanzamiento de su disco. Las ganas, la fuerza, la empujan cada vez m谩s lejos y ella lo entiende de esa manera: 鈥淗oy quiero seguir creciendo. Miro un a帽o atr谩s y digo: 鈥楪uau, pasaron un mont贸n de cosas hermosas鈥. Y todav铆a me falta un mont贸n鈥.

Agencia Presentes / La Tinta




Fuente: Lahaine.org