April 4, 2022
De parte de SAS Madrid
189 puntos de vista

La historia de Vin Doré 24k es la de una cenicienta empresarial faltona que nunca se convirtió en calabaza. Una firma que, en mitad de la pandemia y solo con dos trabajadores declarados, pasó de facturar 80.000 euros a 26 millones vendiendo mascarillas. Mientras, en su cuenta de Twitter, la empresa se despachaba a insultos contra las ministras Isabel Celáa y Yolanda Díaz, a las que llamaba “retrasadas”, contra Gabriel Rufián, al que calificaba como “retarder”, el periodista Ignacio Escolar, al que se refería como un “perro sectario” y a la actriz Anabel Alonso, a la que le aseguraba que “este Gobierno te pagará tu deslealtad a España con creces. Mira a los Barden”.

La estrategia de marketing, lejos de alejar a las administraciones, le salió bien. Según sus propias cuentas, la empresa pasó de facturar 80.000 euros en 2019 a 26 millones en 2020. Las corporaciones y gobiernos autonómicos que les contrataron no están solo controlados por el PP. Pero sí en su mayoría. En la Comunidad de Madrid, la firma ha sido contratada en total por 16 millones de euros en ocho licitaciones para mascarillas, test de antígenos y otros productos sanitarios. Un sector en el que la empresa de vinos, antes de la pandemia, no tenía experiencia alguna. 

Según su propia documentación, Vin Doré 24k fue creada en 2002 como una comercializadora de bebidas alcohólicas, especializada en vender vino con oro. Sin embargo, detrás de las fotos con barcos de lujo y coches deportivos, había una cifra de negocio de 80.000 euros en 2019. ¿Cómo consiguió una empresa con solo trabajadores fijos ser validada para servir un contrato de cuatro millones de euros en mitad de la pandemia? Desde luego, con los números que presenta en el Registro Mercantil parece complicado, ya que por poner un solo ejemplo, su gasto en personal entonces era de 24.600 euros al año; un capital humano con el que difícilmente se gestiona algo más grande que una cafetería. En la partida de “otros gastos de explotación”, la cifra se marcaba en 2019 por los 39.000 euros.

13 millones en “aprovisionamientos”

Así, después de unos números de negocio tímidos llegó la pandemia. Y con ella, los contratos a dedo por cuestiones de urgencia. Vin Doré 24k fue uno de los primeros concesionarios para proveer de mascarillas a la Comunidad de Madrid. De hecho, uno de los primeros contratos se cerró en la misma tanda que el que salpica al hermano de la presidenta madrileña, Tomás Díaz Ayuso, que ahora investiga la Fiscalía Anticorrupción. 

Según las cuentas presentadas en 2020, la firma gastó 13,3 millones de euros en “aprovisionamientos”, o lo que es lo mismo, la compra de su materia prima que en este caso eran principalmente las mascarillas y los test de antígenos para detectar el Covid, adquiridos en China. La partida de “otros gastos de explotación” se disparó entonces a los 10 millones de euros. Aquí se reflejan por ejemplo todos los servicios que la firma tuvo que subcontratar para el funcionamiento de su actividad. ¿Puede una empresa subcontratar un contrato público? Puede. Hasta 2017, el límite estaba en un 60% de la cuantía, pero después la normativa cambió y ese límite debe estar escrito en los pliegos del contrato. Algo que en los contratos licitados por Vin Doré 24k con la Comunidad de Madrid no aparece. 

Sea como fuere, la empresa cumplió con los encargos realizados por las administraciones públicas y la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid no ha apreciado irregularidad alguna en su contratación. El dato tiene más solidez que en el caso del hermano de Ayuso, ya que como muestreo de los más de 4.000 contratos que se licitaron sin publicidad y por urgencia durante la pandemia por la Comunidad de Madrid, se analizaron 264 licitaciones en concreto a modo de cata. Y dos de ellas fueron concedidas a esta empresa del sector vinícola, por lo que los auditores revisaron esa documentación concreta sin encontrar irregularidades administrativas. 

Según sus cuentas en el Registro Mercantil, Vin Doré 24k sacó en limpio ese año poco más de 680.000 euros. Es decir: multiplicó sus ganancias por 8,5. Pero ¿Quién se benefició entonces de estos contratos? Sobre el papel, la sociedad está administrada desde febrero de 2019 por Yutsara Andreina Portillo Zambrano, que controla además otra sociedad del mismo grupo y de la que no aparecen más datos en los registros públicos mercantiles. Sin embargo, la cara visible de la empresa es otra: el empresario Diego Suárez Liceras, que se declara públicamente director de la compañía.

1,3 millones de seguidores en Instagram

El perfil de Suárez Liceras en redes sociales no deja lugar a dudas. Con más de 1,3 millones de seguidores en Instagram, el empresario aparece retratado de forma constante con diversas figuras de la derecha española, además de jugadores de fútbol y otros famosos que son obsequiados con una botella de vino con oro junto a la que posan sonrientes. Este diario se ha puesto en contacto con dos de las figuras del Partido Popular que aparecen en esas imágenes. Ambos niegan conocerle más allá de las imágenes que aparecen en redes sociales. 

Sin embargo, en los registros mercantiles la trayectoria de Suarez Liceras es más amplia que en las redes sociales, pero menos conocida, con 12 cargos en distintas sociedades. Una de sus primeras aventuras empresariales fue Chartier Ares SL, de la que cesó como administrador en 2003. La empresa tiene la hoja registral cerrada desde 2019 por su falta de cumplimiento con la información mercantil, debe 756.000 euros a Hacienda y pasó a estar controlada tras la salida de Suárez Liceras por Alejandro Navarro, condenado a un año y medio de prisión en el llamado Caso Faycan. 

Otra de sus aventuras empresariales se llama Doble Infinito SL, creada en 2019 como una promotora de vivienda residencial en Granada. Antes de la llegada de Suárez, en la empresa aparecían dos personas vinculadas con el mundo del fútbol: un intermediario llamado José Miguel López Rubio y el entrenador del Loja, José Manuel Plaza. Llama la atención que en la ficha oficial de la federación, el correo electrónico de contacto del representante arranque por 24ksoccer, de forma similar a la empresa de vinos.

Según los registros mercantiles, algunas de las empresas vinculadas por Suárez acostumbran a no publicar su información financiera o tienen demoras a la hora de hacerlo. Eso sucede por ejemplo con Inversiones y Gestiones Majadahonda SL, domiciliada en el barrio madrileño de Fuencarral como una inmobiliaria abierta en 2016 y sobre la que no aparece información financiera. Algo parecido sucede con Impactauro SL, abierta en 2007 como una agencia de colocación o Retauralia Restauraciones Integrales, de la que es administrador desde junio de 2021. Su nombre figura también en otras iniciativas empresariales como Dida Capital, abierta en 2019 pero sin trabajadores y sin apenas negocio en los últimos dos años.

Enlace relacionado NiusDiario.es (03/04/2022).




Fuente: Sasmadrid.org