December 9, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
2,034 puntos de vista

Poder, asimilaci贸n, explotaci贸n, colonizaci贸n, jerarqu铆a, patriarcado, asesinato, genocidio, feminicidio, son producto de un sistema dominado por la mentalidad masculina, una mentalidad que implanta la cultura de la violaci贸n.

La violaci贸n es un instrumento, un m茅todo y una caracter铆stica de la mentalidad masculina dominante que describe la civilizaci贸n jer谩rquica en la que vivimos actualmente. Es la mentalidad que el sistema nos ha grabado en la cabeza desde nuestra infancia. Las instituciones del Estado, como las escuelas o, como dice R锚ber Apo (Abdullah 脰calan), la familia, son una versi贸n en miniatura del Estado, y nos preparan para asimilar esta mentalidad al convertirnos en sus reproductores. Este proceso busca desterrar la cultura genuina de la sociedad.

La cultura de las diosas del Neol铆tico super贸 enormes ataques y a煤n emprende una legendaria guerra de resistencia. Sin embargo, uno de los conflictos m谩s apremiantes a los que nos enfrentamos hoy en d铆a es el creciente fen贸meno de 5.000 a帽os de cultura de la violaci贸n. Uno de los ejemplos m谩s antiguos de esta mentalidad es la instituci贸n del 鈥淢usakkatin鈥 del Estado babil贸nico, el primer sistema social jer谩rquico dominado por hombres en el a帽o 2.500 antes de Cristo (a.C.).

El 鈥淢usakkatin鈥 era un antiguo templo de mujeres utilizado para la educaci贸n y el arte, pero el Estado de Babilonia lo transform贸 en una instituci贸n marginal dedicada a la prostituci贸n. Los hombres se han vuelto id茅nticos a este sistema, su mentalidad es esclava de esta cultura del poder. Su objetivo son las mujeres, porque ellas viven con naturalidad la cultura de sus madres, la cultura de la libertad, el amor y la igualdad entre desiguales.

Las mujeres crean y configuran con naturalidad los principios y la 茅tica de su sociedad. La mujer cre贸 la sociedad con su moral y desarrollo, y se levant贸 para dar lugar a la revoluci贸n del Neol铆tico. Fue la cultura de Ishtar y Ninhursag.

El objetivo de la mentalidad masculina, para mantener su propio sistema de poder, es destruir la cultura de nuestras diosas madres que, en resumen, es opuesta a la cultura del poder y a la violencia de la civilizaci贸n. Sin la cultura de la violaci贸n, el sistema masculino no puede existir, ni puede legitimarse a s铆 mismo. Con el desarrollo de la jerarqu铆a y el creciente poder que acumulaba, la violaci贸n se convirti贸 cada vez m谩s en un m茅todo fundamental utilizado para afianzar el poder. En primer lugar, para esclavizar a las mujeres, y en segundo para invadir, explotar y expandir su poder.

Quienes primero se oponen a esta mentalidad son las mujeres. Violencia contra las mujeres, violencia sexual, violencia dom茅stica, violaciones, asesinatos, feminicidios, prostituci贸n encubierta (matrimonio infantil o la dote en el matrimonio)鈥 脡ste es el lenguaje de la mentalidad masculina dominante empleado contra las mujeres. Y da la impresi贸n de que est谩 bien o incluso es normal.

Las mujeres no son contempladas como sujeto, no son aceptadas como seres pensantes que viven con libre albedr铆o. Los violadores las tratar谩n sin ning煤n l铆mite 茅tico. La posici贸n de las mujeres en la sociedad fue rebajada a objeto sexual por la mentalidad de los hombres, quebrando su voluntad y convirti茅ndolas en esclavas incapaces de expresar su voluntad. La voluntad es lo que las hace ser ellas mismas y les permite ser ellas mismas.

Como dice R锚ber Apo: 鈥溾a posesi贸n m谩s valiosa de un hombre es su mujer y lo 煤nico que ella puede hacer es obedecerle ciegamente鈥.

Colonizaci贸n a trav茅s de la violaci贸n

Otro fen贸meno es que la violaci贸n es un m茅todo com煤n de la pol铆tica colonialista para destruir los movimientos de resistencia, sobre todo cuando se trata de organizaciones de resistencia de mujeres. Este m茅todo es utilizado en especial por los estados m谩s fascista.

El color del Estado es el color del fascismo, y a medida que la concentraci贸n del fascismo aumenta, el poder del Estado se vuelve m谩s fuerte. Veamos, por ejemplo, Turqu铆a, cuyo Estado utiliza la violaci贸n como instrumento habitual contra las mujeres kurdas. Es un arma de guerra especial contra las mujeres que facilita su asimilaci贸n, que normaliza la violencia sexual, la violaci贸n y el asesinato de mujeres. Este m茅todo se aplica sobre todo cuando los movimientos de mujeres se vuelven m谩s fuertes. Lo hemos observado en Turqu铆a en los 10 煤ltimos a帽os, y las estad铆sticas de violaciones y feminicidios muestran una escalada interminable. Solo en 2019 fueron asesinadas 6.284 mujeres.

El sistema masculino invade el cuerpo y la mente, destruye a la mujer desde dentro, la utiliza y la priva de su libertad.

Turqu铆a solo es un ejemplo. Este tipo de pol铆tica se emplea en todo el mundo contra las mujeres. Algunas pol铆ticas son m谩s blandas y dif铆ciles de distinguir. Por lo tanto, como mujeres, debemos educarnos y conocer la mentalidad del poder y de nuestra propia esclavitud a trav茅s de la mentalidad masculina dominante. Para nosotras, como mujeres j贸venes, es importante saber c贸mo estamos siendo utilizadas y qu茅 nos hacen a nosotras, a nuestras hermanas y madres. Tenemos que usar la cabeza y el coraz贸n para analizar y detectar esta mentalidad. Si lo hacemos, podemos ser la fuerza m谩s poderosa contra este sistema.

Nuestro 鈥淣O鈥 ser谩 escuchado y nuestra voluntad respetada. De momento, nuestra tarea es desenmascarar este sistema y reencarnar nosotras mismas los valores de nuestra genuina cultura.

FUENTE: N没莽e Ciwan / Traducido por Rojava Azadi Madrid / Edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org