March 20, 2023
De parte de Indymedia Argentina
1,922 puntos de vista

El TOF 6 de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires realiz贸 una inspecci贸n ocular en el predio donde funcion贸 el CCDTYE Puente 12. El 3 de abril comienza el tercer tramo de la causa por ese Centro Clandestino. Se constataron modificaciones edilicias. Actualmente el predio es utilizado por una fuerza especial de la Polic铆a de la Provincia de Buenos Aires.  La opini贸n de Pablo Llonto.

Redacci贸n: Paulo Giacobbe. Fotos: B谩rbara Barros / La Retaguardia. Edici贸n y Video: Fernando Tebele.

El Centro Clandestino de Detenci贸n Tortura y Exterminio Puente 12, tambi茅n conocido como Cuatrerismo o Brigada G眉emes, estaba emplazado en el cruce entre el Camino de Cintura y la Autopista Riccheri, Partido de la Matanza, Provincia de Buenos Aires. Ese predio lo ocuparon dos centros clandestinos, aunque no en simult谩neo. Puente 12 funcion贸 varios a帽os antes del golpe de Estado, desde noviembre de 1974 hasta febrero de 1977; y El Banco desde diciembre de 1977, cuando demolieron el CCDTyE Club Atl茅tico en Paseo Col贸n y se mudaron temporalmente a ese lugar hasta mediados de 1978. En el inmenso predio, el Equipo Argentino de Antropolog铆a Forense (EAAF) realiz贸 excavaciones y encontr贸 fosas comunes en las que hallaron restos 贸seos humanos. Peque帽os fragmentos que hab铆an sido calcinados en 鈥渃apachas鈥, un pozo grande donde arrojaban los cuerpos y los incineraban roci谩ndolos con combustibles y otros elementos. La acci贸n que completaba el plan de exterminio pod铆a tomar 18 horas. 鈥淣o est谩 claro si all铆 los asesinaban o si arrojaban sus cuerpos鈥, indic贸 el abogado querellante Pablo Llonto durante la visita. El predio siempre estuvo ocupado por las fuerzas represivas. Actualmente est谩 en manos de la Polic铆a de la Provincia de Buenos Aires.

El 31 de mayo de 2017, Mar铆a Eugenia Vidal, en ese momento 鈥渙rgullosamente鈥 gobernadora de la provincia, cre贸 la Unidad T谩ctica de Operaciones Inmediatas (UTOI). En Julio de 2017, Cristian Ritondo, el ministro de seguridad de esa gesti贸n, inaugur贸 su base en Puente 12. Al momento de crearse ten铆a 160 polic铆as; con la llegada de Sergio Berni al Ministerio de la Provincia de Buenos Aires, ya con Axel Kiciloff en la gobernaci贸n, la cantidad de efectivos que est谩n bajo las 贸rdenes del Comisario General Walter Javier Chiucaloni se multiplic贸 de manera exponencial. El jefe policial coment贸 durante una visita ocular en 2021 que eran 2700 efectivos.

Esta unidad de despliegue territorial y Puente 12 ganaron cierta notoriedad en los 煤ltimos a帽os, por hechos ajenos a la inseguridad. En el verano de 2021, unos pocos efectivos de esa fuerza saludaron a Patricia Bullrich en Villa Gesell, durante la presentaci贸n de un libro; y unos meses antes, en septiembre de 2020, frente a Puente 12, ocurri贸 el escenario principal de un alzamiento policial que dur贸 varios d铆as. En esa oportunidad, un efectivo de la Polic铆a de la Provincia se subi贸 a una antena durante dos horas. Chiucaloni intervino personalmente para convencerlo de deponer su actitud de arrojarse. Tambi茅n dialog贸 con otros pac铆ficos peticionantes de la fuerza. En octubre de ese a帽o, la UTOI particip贸 en el violento operativo de desalojo de la toma de tierra en Guernica. Walter Chiucaloni colabor贸 durante la ocular.

La inspecci贸n

El port贸n de ingreso al predio fue modificado. Ya no est谩 el de madera, tan caracter铆stico por su estructura y sonido. Ahora su lugar lo ocupa otro, que no es de madera, es negro, cerrado. Se ingresa a un descampado, donde algunos autos pueden ser estacionados bajo la sombra de los 谩rboles. La oficina de la UTOI est谩 pintada en su exterior con una franja naranja de medio metro y el resto es gris. Otra parte es celeste.  La puerta de vidrio tiene grabado el moderno logo de la fuerza especial, que adem谩s de sus siglas tiene la cara de un jaguar. El mismo escudo que tambi茅n puede verse en un m谩stil de ladrillos grises a la entrada. Esa insignia estar谩 incorporada, de manera m谩s sigilosa o m谩s llamativa, en cada pared y rinc贸n del inmueble. Evitaremos de aqu铆 en m谩s su menci贸n, pero corresponde tener en cuenta su presencia constante.  En la zona exterior, adem谩s de las oficinas de la UTOI, existen otros edificios en construcci贸n y una capilla que no estaba al momento de los hechos que se juzgan.

La inspecci贸n ocular comenz贸 retrasada, pues dos integrantes del TOF 6 de CABA, Daniel Obligado y Sabrina Namer, ven铆an de una extensa jornada en otro juicio por cr铆menes de lesa jumanidad, la apropiaci贸n de Victoria Donda cuyo acusado es su t铆o, Adolfo Donda Tigel. Tambi茅n particip贸 el juez Ignacio Fornari.

Tuvieron que atravesar toda la ciudad para llegar hasta Puente 12. Mientras eso ocurr铆a, el resto de los participantes de la ocular charlaban mirando un plano del lugar, en una sala con aire acondicionado de la UTOI, con bebidas frescas y hielo, cortes铆a del lugar. La larga mesa del sal贸n luc铆a un natural dise帽o de camuflaje en tonos oscuros. Dos maniqu铆es de tama帽o natural, con sus rostros cubiertos y pertrechados con uniformes de la fuerza, custodiaban la comitiva desde un rinc贸n; hac铆an recordar a las armaduras de los castillos medievales. Si se hubiesen movido nadie se hubiera sorprendido. A su lado, una bandera argentina y otra de la provincia. Un geco curioso baj贸 del techo y luego volvi贸 a meterse en su rinc贸n. Cuando los jueces y la jueza llegaron, una agente sirvi贸 sanguchitos de miga, pero nadie comi贸. Los jueces ni se sentaron y comenzaron inmediatamente la recorrida. Los pasillos angostos del interior est谩n decorados con cuadros de la UTOI, en operativos y posando. Tambi茅n hay un collage de fotos der una recorrida que realizaron las sobrevivientes del CCDTyE el 13 de septiembre de 2021 cuando salieron espantadas por las reformas que se hab铆an realizado. Entre ellas estaba Cristina Comand茅, ya enferma, pero privilegiando dar testimonio. Aqu铆 son notorias sus ausencias, porque como el juicio a煤n no comenz贸, no pueden tomarse testimonios.

El primer reclamo a los jueces fue por la modificaci贸n de la entrada. El port贸n que ten铆a un escudo de la divisi贸n de canes ya no estaba y el piso ahora asfaltado antes era pedregullo. 鈥淓l acceso se mantiene pero cambi贸 mucho la fachada鈥, dijo a los jueces Gonzalo Conte, de Memoria Abierta, analizando el lugar desde afuera. Conte fue guiando por los lugares, modificados en su mayor铆a. Record贸 la existencia de una fuente en el exterior, ahora tapada por una pared y unas camionetas estacionadas. En otro lugar, donde se ve una rampa, hab铆a escalones, y un patio de ingreso de personas secuestradas actualmente est谩 bloqueado.

Luego de ingresar nuevamente a las oficinas, Conte explic贸 que el primer recinto ten铆a un escritorio met谩lico de oficina con vidrio y un Cristo en la pared. En ese lugar los muebles eran de oficina. 鈥淪e utilizaba para tomar declaraciones despu茅s de la tortura鈥. Ese cuarto tiene una ventana con una reja de firuletes, que da al 鈥減atio articulador鈥. Era la pieza de control entre las zonas de tortura y de detenci贸n. El patio conserva su piso damero original, pero su tama帽o fue reducido considerablemente.

La sala de torturas reconocida en varios testimonios 鈥渁hora se usa de office鈥, resume Conte. 鈥淭en铆a una provisi贸n de agua y un peque帽o dep贸sito鈥. Un cuadro de San Mart铆n con la bandera argentina decora la habitaci贸n. 驴Estar铆a ah铆 para recordar las palabras del padre de la patria?: 鈥淛am谩s derramar茅 la sangre de mis compatriotas y solo desenvainar茅 mi espada contra los enemigos de la independencia鈥. El tama帽o original de la sala de torturas era m谩s grande que la oficina actual. El piso de madera fue removido. La armer铆a y el pa帽ol se mantienen en su lugar, al costado de la ventana de rejas. Un sector con camas y calabozos con cuchetas fue modificado. Al ingresar por el patio cerrado se llega a una habitaci贸n amplia con escritorios y computadoras donde trabajan integrantes de la fuerza operativa. Las paredes con repisas sostienen biblioratos azules. Un ventilador sin fuerzas giraba sus paletas, agotado. En ese lugar, anteriormente, hab铆a solamente una claraboya que dejaba ingresar gotas de luz. Ahora, con una ventana, ese lugar es m谩s luminoso. 鈥淎c谩 todav铆a el piso era rojo y el muro completado con laja鈥. La ocular va a ser todo el tiempo as铆, lo que hab铆a antes ahora no est谩 y lo que est谩 no estaba antes. 鈥淰olviendo al plano, esa es la pileta, y por ac谩 es la c谩mara鈥 y el pilet铆n. Aqu铆 donde est谩 la viga estaba la divisi贸n de la sala grande鈥, va vislumbrando Conte. La viga es fundamental para ir armando el espacio. Agujeros en el techo con rejas horizontales y verticales, parece que estaban de antes. El lugar, sin el plano que armaron los y las sobrevivientes, ser铆a irreconocible. S铆 est谩 todav铆a una claraboya en el techo por las que los guardias pasaban cigarrillos y medicamentos a las personas secuestradas.

Gonzalo Conte dice que un cuarto con casilleros de metal que sirven para guardar las pertenencias del grupo policial, como los que tienen algunos supermercados en su entrada, fue comedor, pero antes sala de torturas. El piso del lugar no es el original.

鈥淓sto estaba m谩s o menos鈥 hasta ac谩鈥 esto es nuevo鈥 lo que hicieron fue eliminar esto鈥︹ se帽al贸 Conte a los jueces. El recorrido fue laber铆ntico. Una puerta de un costado permiti贸 volver al exterior. 鈥淟o que hay que hacer es recomponer esta planta para tener una planta definitiva y entender la l贸gica de estas modificaciones鈥. En 2010, durante la ocular en la Instrucci贸n de la causa, algunos de los cuartos ya no estaban. Pero tambi茅n se advierten modificaciones posteriores.

鈥淣o estoy ubicando la sala de torturas, est谩 muy desdibujada鈥, sentenci贸 Conte a las puertas de un dep贸sito de restos de objetos en desuso. No se puede entrar por los objetos. 鈥淓s un peine鈥. Un polic铆a explica que tienen prohibido el uso, salvo para acopio. Entres las cosas arrumbadas all铆, est谩n los restos del port贸n de la entrada. Los patios se fueron techando para armar puestos de trabajos, con computadoras, dispensers, impresoras, escritorios. En otro cuarto, contra las paredes, hab铆a aparatos de gimnasio para levantar peso y una bicicleta fija. Desde afuera se nota en las paredes el cambio realizado para poner un techo a dos aguas.

En el patio exterior fusilaban a los y las secuestradas. Despu茅s armaban la Capacha. Una fosa com煤n y combustible. Cost贸 encontrar el lugar donde estuvo trabajando el EAAF. Un 谩rbol ca铆do y otros objetos fueron arrojados a la excavaci贸n. En su cercan铆a est谩n levantando otros cuartos. Podr铆a haber otros restos, pero parece no importar. Sobre el lugar pesa una manda judicial de no innovar. A unos metros largos un grupo de cadetes sale de otra construcci贸n y se van para los fondos.

Al finalizar la jornada, el abogado querellante Pablo Llonto, dialog贸 con La Retaguardia sobre las modificaciones constatadas: 鈥淟os cambios para noso-tros son modificaciones en la estructura. Ellos dicen que no. A ra铆z de esto hemos denunciado durante a帽os esos cambios y ahora, el 21 de marzo, va a haber una Inspecci贸n judicial del juez Daniel Rafecas para corroborar que esas modificaciones, que primero vieron las sobrevivientes y despu茅s las hemos corroborado hoy, fueron hechas por arriba de una orden de no innovar y veremos qu茅 medidas toma鈥. Llonto consider贸 que hace falta una decisi贸n pol铆tica 鈥減ara reconstruir el centro clandestino, en este caso del Gobierno de la Provincia, que disponga que este lugar se evac煤a y se recupera para la provincia, y se construye ac谩 con otros materiales el lugar鈥. En tal sentido, es necesario reubicar en otro predio a la Unidad T谩ctica de Operaciones Inmediatas. 鈥淗ay una desidia de los distintos gobiernos provinciales de no haberlo preservado. Es un lugar que hay que recuperar. No es el 煤nico. Hay decenas que est谩n as铆 o peor. Todas las comisarias, salvo aquellas que en estos 煤ltimos a帽os se lograron recuperar鈥. Por eso el abogado querellante mencion贸 el caso de los Pozos de Banfield, de Quilmes y El infierno de Avellaneda; tres ex CCDTyE que hoy son Sitio de Memoria: 鈥淪i esta conversaci贸n la hac铆as hace seis o siete a帽os en El Infierno, 铆bamos a estar hablando lo mismo鈥, cerr贸.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2023/03/visita-ocular-a-puente-12-de-centro-clandestino-a-base-de-la-policia-bonaerense.html




Fuente: Argentina.indymedia.org