March 4, 2022
De parte de A Las Barricadas
214 puntos de vista

    Siento un verdadero asco y s贸lo han pasado seis d铆as desde que se iniciara la invasi贸n de Ukrania por fuerzas del ej茅rcito ruso. Putin asegur贸 en varias ocasiones que no quer铆a empezar ninguna guerra, y por eso dio 贸rdenes para iniciar la invasi贸n. 

    Los USA alertaron sobre una inminente guerra, frot谩ndose las manos, y el gobierno ruso, por voz de uno de sus ministros, lo negaron afirmando que esa alerta no era m谩s que otra estrategia de desinformaci贸n de los medios de confusi贸n del gobierno de los Estados Unidos. Si de confusi贸n se trata, los servicios de inteligencia de las grandes potencias, son unos expertos, y desde luego los rusos son serios aspirantes a las primeras plazas. Lo cierto es que la invasi贸n no se produjo cuando alert贸 la inteligencia USA, se demor贸 unos pocos d铆as m谩s, pero eso no fue por falta de informaci贸n, sino una acci贸n preventiva que pretend铆a, a la vez, desbaratar los planes rusos y ganarse el favor de los pa铆ses europeos de la OTAN.

    Aunque la invasi贸n de Ukrania la han llevado a cabo los ej茅rcitos rusos bajo las 贸rdenes de Putin, en mi despistada opini贸n, siento que ven铆a siendo planeada tiempo atr谩s desde los USA, a trav茅s de la OTAN.

    Tengo la sensaci贸n que, dejando aparte la 茅pica y la tragedia b茅lica de bombas y resistencias, esta es adem谩s una guerra de comunicaci贸n retransmitida por tik-tokers, videoclips, youtubers, tertulianos y portavoces, y que tambi茅n provoca muertes, destrucci贸n porque desv铆a la atenci贸n y encubre los grandes intereses que oculta el capitalismo con la tensi贸n b茅lica. Esta invasi贸n armada no se parece en nada, a lo que se esperaba de las guerras entre potencias “tecno-digitalizadas”. Los proyectiles rusos siguen siendo los demoledores del mundo anal贸gico, y no r谩fagas de megabytes, pero lo que s铆 que destaca nuevamente, es el papel fundamental de distorsi贸n que se puede conseguir con los medios de comunicaci贸n de masas y las redes sociales, al punto que los programas de tertulianxs, deber铆an de ser considerados armas de destrucci贸n y alienaci贸n masiva.

    En el camino hacia el futuro tecnol贸gico que se avecina, los intereses geopol铆ticos de los poderes, se hacen cada vez m谩s evidentes y los medios de propaganda occidentales, han encontrado en el miserable Putin, a su “Gran Sat谩n”.

    El objetivo de las retorcidas l贸gicas de los servicios de inteligencia de la OTAN, ya no es evitar o detener el avance de la invasi贸n armada y sus probables muertes, sino convertir a Rusia en “la gran amenaza roja”, el nuevo virus que, en esta ocasi贸n, nadie presume que “haya llegado para quedarse”, sino que hay que dejarlo avanzar para, una vez haya convertido Ukrania en un macabro ritual b茅lico de sangre, erradicarlo con la vacuna del escarnio y la alienaci贸n. Alguien recordar谩 aquello de “la inmunidad de reba帽o”, en esta ocasi贸n la “inmunidad” es frente a las mal茅ficas “hordas comunistas”.

    Para desarrollar todo este gui贸n de “buenos y malos”, es preciso encontrar de d贸nde parte el “eje del mal”, y para los EE.UU. y sus colonias europeas, no cabe la menor duda: el mal no es el Capital, sino Putin y las ambiciones de su decadente imperio.

    Y si hay “un malo” mal铆simo en todo este “gui贸n”, no puede faltar “el bueno” buen铆simo que nos redimir谩 y salvar谩 de esa cruel y despiadada amenaza “roja”: la OTAN. Pa铆ses europeos que hasta ahora no formaban parte del bloque militar Atl谩ntico, ante el terror “sovi茅tico”, corren a solicitar la vacuna de su entrada de manera urgente. Pero no nos dejemos enga帽ar, la OTAN no es m谩s que la marioneta articulada, cuyos hilos se mueven a distancia desde otras partes que se asemejan m谩s a los mercados financieros. 

    En estos d铆as los medios de formaci贸n de masas, han pasado de anticipar el horror y las muertes inocentes de cualquier guerra, al continuo “bombardeo” de emotivos y preocupados testimonios de personas que viv铆an en primera persona, todo el horror de la invasi贸n. Entrevistas televisadas con aterradores contenidos y estad铆sticas sobre desplazadxs forzosxs, actos de valor espont谩neos de la poblaci贸n civil resistente y todo tipo de diferentes an谩lisis retorcidos sobre la personalidad del d茅spota Putin, tan s谩trapa y s谩dico como cualquiera de los generales de la OTAN o mandatarios de pa铆ses occidentales.

    Si de lo que se trata es de derrocar al tirano, es preciso ense帽arle al mundo occidental y muy especialmente a los pueblos del territorio ruso, lo abominable y grotesco que es su gobernante. 隆Vamos, como si no lo supieran ya!.

    Los abanderados de las libertades, en esta ocasi贸n han decidido por el momento no recurrir a la respuesta armada, pues la destrucci贸n ser铆a imprevisible y se producir铆a en territorio del bienestar europeo. Sin embargo los estadistas de los EE.UU. no han sido tan cautos y reservados, atrevi茅ndose a llevar su pol铆tica de hostigamiento, hasta la obscenidad m谩s diplom谩tica. Los medios de comunicaci贸n rusos, en especial Rusia Today, han sido censurados en “la Europa libre”. No olvidemos que Rusia es tanto parte de Europa como de Asia, y esa doble personalidad debe desorientar a los garantes de las libertades.

    Pero parece ser que los medios de alienaci贸n de masas, a diferencia de la honrada corrupci贸n del em茅rito espa帽ol, al despreciable Putin se le reconoce una inmensa fortuna oculta a trav茅s de una extensa red de testaferros y que, hipot茅ticamente, tendr铆a el apoyo de una corte de numerosos oligarcas rusos que son parte de “los hombres m谩s ricos del planeta” y que han obtenido sus riquezas bajo la endiablada sombra “del maligno”. Tipos como Soros, Gates, Rockefeller, etc…, de repente han descendido a una segunda categor铆a en la lista Forbes de conspiradores y enemigos de la libertad. Menuda decepci贸n, los USA pierden hegemon铆a en los barrocos panteones del mal gusto, las finanzas y las grandes econom铆as.

    Tambi茅n esos medios de deformaci贸n de masas europeos, han investigado y descubierto informaci贸n important铆sima para detener la guerra. Aseguran que “Putin veranea cada a帽o en Alicante”. Este dato no es nada banal, pues abre un nuevo escenario en la contienda geopol铆tica: la de “las revistas del coraz贸n” y “la prensa amarilla”.

    Con la serie de medidas aplicadas por la OTAN, todos los trapos sucios de Putin est谩n a punto de ser descubiertos y salir a la luz. Por lo pronto ya tenemos im谩genes del nuevo zar exhibiendo su varonil pecho al descubierto y, como Abascal, a lomos de un caballo y no al rev茅s. 

    Tambi茅n sabemos que con armas largas y cortas, es un consumado y certero tirador, como Ortega Smith, y todos sus actos de guerra est谩n siendo analizados con la lupa de detecci贸n de “nazis”. El mismo Putin dec铆a algo parecido al referirse a Ukrania, a la que pretend铆a “desnazificar” y desarmar a bombazos. Y no iba desencaminado, pues aunque el presidente invadido es de origen jud铆o, la OTAN no es m谩s que otro nido de v铆boras nazis de la nueva “SS”.

    Dicen que los gobiernos europeos y sus observadores “independientes”, van a considerar y analizar la posibilidad de acusar a Putin como autor de cr铆menes de guerra y, aunque no me gustan en absoluto los jueces y sus tribunales, ser铆a todo un acto de leg铆tima justicia, siempre y cuando tambi茅n se hiciera lo propio con quienes bombardearon Kosovo, Afganist谩n, Siria o provocaron cualquier otra guerra en la que EE.UU., Rusia o la OTAN, hayan sido promotores. 

    Escucho y leo a diversos analistas. Unos hablan del ansia de poder de Putin para convertir a Rusia en un imperio semejante al de los zares. Quienes afirman eso, tienen amnesia o les delata su falta de memoria. El imperio de los zares fue derrocado por una revoluci贸n, y Putin ser谩 muy Putin, pero no es el tonto del KGB.

    Nadie de esos botarates se atrever铆a a afirmar que el m谩s alto mandatario de la Rep煤blica Popular China, pretende llevar a su pa铆s hacia la esplendorosa 茅poca de las grandes dinast铆as de la China Imperial. A China, la OTAN la mira con recelo, pero no lo hace directamente a los ojos, y no porque sean rasgados, sino porque el actual mundo industrializado y sus 谩vidos consumidores, tienen una enorme dependencia de ese gigantesco oso panda, y lo que temen, es que el fiero oso ruso y el enorme oso chino, se apareen y monten un lobby LGTBI y su propia parada del orgullo gay.

    Y si se trata de buscarle parejas a Putin, 隆como no!, los servicios secretos de desinformaci贸n, nos hablan de romances del “nuevo zar” con la peligros铆sima mafia rusa. Ya solo falta que le descubran ese tatuaje que luce en el pecho izquierdo y que en cir铆lico dice: “naz铆o pa matar”.

    Pero a todos esos grandes medios de deformaci贸n de masas mundiales, no les preocupa demasiado esa otra uni贸n “antinatura” entre Putin y Lukashenko. Si hay algo que genere m谩s peligro que un totalitario criminal, son dos criminales totalitarios juntos, y hasta la fecha parece que Lukashenko nunca ha sido una molestia para la azulada OTAN, ni tan siquiera cuando mostraba su lado asesino m谩s desp贸tico, asustando ni帽xs por las calles. Probablemente los infantes bielorrusos deban ser muy diferentes a los ukranianos, tal vez de una especie inferior y por eso no les preocupan tanto.

    Y como no pod铆a ser de otra manera, en los canales televisivos los tertulianos dirimen sobre los misterios de “los or铆genes del mal” y especialistas en todo tipo de patolog铆as mentales, nos recuerdan las concordancias entre los perfiles m谩s psicop谩ticos y los comportamientos caracteriol贸gicos de Putin, como si en el planeta tierra, esas actitudes y comportamientos ausentes de toda empat铆a, no fuesen una caracter铆stica com煤n entre todos los gobernantes y financieros. Que alguien me se帽ale uno solo de estos personajes que no tenga responsabilidad en alg煤n acto criminal, que le mirar茅 el dedo y su cuenta bancaria. Hay quien insin煤a y busca alguna estrecha relaci贸n entre el abuelo de Vladimir, que dicen que era cocinero de Stalin, y la crueldad sanguinaria de Putin, como si el totalitarismo fuese una especie de ti帽a contagiosa.

    La “soluci贸n” al “problema” Putin, la tiene Hello Kitty, y no me refiero a pintar de rosa el Kremlin.

    Hoy el demonizado es Putin, y con raz贸n, pero no m谩s que cualquier otro alto funcionario de las finanzas y los Estados. Recientemente en Polonia hemos sabido que a los ni帽os refugiados, el gobierno les obligaba a dibujar agradecimientos hacia los polic铆as que, al tiempo que los custodiaban, los empujaban contra las p煤as y cuchillas de las alambradas. Pero Polonia es otro de esos pa铆ses del Este de Europa, que la OTAN debe cuidar para instalar su arsenal nuclear y como territorio para un futuro escenario de  posible conflicto armado. El pueblo polaco ha sido uno de los grandes resistentes frente al genocidio nazi, y un mandatario ultraconservador es lo que la OTAN (l茅ase EE.UU.), considera que se precisa contra la tradici贸n de rebeld铆a popular. De ah铆 que en la Europa domesticada apoye el totalitarismo de las democracias, y en pa铆ses del Sur de Am茅rica y Asia, alimente a d茅spotas y a sus dictaduras democr谩ticas, es decir, las que eligen a sus tiranos desde las urnas de Washington.

    Estamos en un momento hist贸rico en el que es obligatorio posicionarse. Y si tomamos aire para reflexionar, veremos que no se permiten m谩s que dos opciones muy b谩sicas: o est谩s conmigo, o est谩s contra m铆.

    Odio las terceras v铆as casi tanto como las ma帽anas de lunes fr铆os y lluviosos. En este mundo industrializado, solo hay espacio para culturas de dualidades que polaricen las mentalidades, de manera que siempre nos colocan con las mayor铆as, o con las minor铆as, aunque seamos “outsiders”. Los “canallitas” tambi茅n son aceptados en la dualidad, ya habr谩 tiempo, m谩s adelante, para convertirlos en “gur煤s” de la verdad o en “esperpentos” del delirio. Unos har谩n de motivadores referentes “positivos” y los otros ser谩n los “negativos”, seg煤n se adapten o no. En este contexto nada pand茅mico, tambi茅n aparecer谩n h茅roes y villanos. Una vez m谩s, los medios de propaganda de los Estados europeos del bienestar, exhibir谩n en todos los escaparates publicitarios las iniciativas individuales de voluntarios ejemplarizantes, como muestras de lo que ellos quieren que sea la solidaridad. La estrategia de los gobiernos es inhibirse, para alentar las respuestas individualizadas e ignorar las organizadas.

    Pero que nadie se haga ilusiones con sus anecd贸ticas acciones ejemplarizantes, porque cuando lluevan bombas dar谩 lo mismo el carisma que tengan. Nada nos salvar谩 si somos parte de lxs de abajo y no estamos organizadxs.

    Nuestro primer recurso es repudiar este sistema. Decepcionarnos de 茅l hasta las entra帽as, por muchos minutos de gloria y para铆sos virtuales que nos ofrezcan. Nada ni nadie nos salvar谩 sino nosotrxs mismxs, y eso s贸lo puede hacerse desde abajo y en equidad. Desapegarnos de este mundo de las mercanc铆as y dejar de considerarnos como una manufactura m谩s que se pueda explotar. Si no construimos y sentimos al resto de nuestros iguales desde la complicidad, el apoyo mutuo y la solidaridad, todo seguir谩 igual. Iremos a peor, pero con todo tipo de “somas” farmac茅uticos que simular谩n “felicidad”, en un mundo de cachivaches tecnol贸gicos que creeremos con alguna funcionalidad, cuando en realidad sirven a otras intenciones que no nos beneficiar谩n.

    Si no recuperamos ese sentimiento antiautoritario e insumiso que rechaza ser carne de ca帽贸n para ej茅rcitos de amos y gobernantes, seguiremos muriendo por la codicia de los poderosos, para que se enriquezcan mucho m谩s y nuestros cad谩veres har谩n que sus tierras sean a煤n m谩s f茅rtiles.

    Si no rechazamos colectivamente, a seguir siendo explotadxs en las industrias de amos y gobernantes, continuaremos siendo parte de la extensa y envejecida servidumbre voluntaria que no sabe vivir sin escuchar el zumbido del l谩tigo.

    Si no repudiamos colectivamente esta cultura de muerte, dominaci贸n y venganza, seguiremos llenando pabellones psiqui谩tricos, celdas penitenciarias, correccionales y siendo objeto de infinidad de violencias que nos deshumanizan y transforman en despojos de esclavxs agradecidxs.

    Si no derribamos con el esfuerzo colectivo, las estructuras jer谩rquicas y patriarcales, seguir谩n ejerciendo sus opresiones desde arriba y seguiremos siendo piezas de la opresi贸n hacia quienes consideremos que est谩n m谩s abajo.

    Si no derrocamos a los Estados y a sus instituciones, seguiremos regalando nuestra autonom铆a por las migajas de miserables subvenciones que nos vuelven dependientes, y entregaremos nuestras vidas a un control disciplinar, que s贸lo se preocupa de preservar sus intereses y privilegios de clase.

    La invasi贸n de Ukrania es otra dosis m谩s de “las doctrinas de shock” de este criminal sistema, y nos muestra una vez m谩s c贸mo nos ense帽an a tomar partido y responder para la defensa de aspiraciones y ambiciones del poder. 隆Tomar las armas y luchar para defender qu茅!. Un kalashnikov no te protege de una bomba o un misil. Lo que te protege de la destrucci贸n masIVA, es eliminar a los tiranos evitando convertirnos en uno de ellos.    

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/534016 




Fuente: Alasbarricadas.org