April 23, 2021
De parte de Peri贸dico El Roble
348 puntos de vista


Difundimos la nota de Marcelo Amable1; Viviana Garc铆a1, 2 y saludamos a todo el personal de salud que, con todo el viento en contra, sigue trabajando por el bienestar de la poblaci贸n.

En febrero de este a帽o el gobierno de Estados Unidos, a trav茅s de sus Institutos Nacionales de Salud, anunci贸 una inversi贸n de 1.150 millones de d贸lares para financiar, durante cuatro a帽os, investigaciones del COVID Prolongado (Long COVID). As铆 han denominado, algunos grupos de pacientes autoorganizados, al conjunto de s铆ntomas que perduran despu茅s de sufrir la etapa aguda de la infecci贸n por SARS-CoV2. A煤n es poca la evidencia disponible para comprender los efectos a largo plazo de una enfermedad cuya existencia lleva poco m谩s de un a帽o. No obstante, el consenso cient铆fico crece diariamente en reconocer que se trata de un fen贸meno real. Teniendo en cuenta las altas prevalencias de la enfermedad en personas adultas y el impacto en su vida cotidiana y laboral, es necesario comenzar a ocuparse de las derivaciones que el COVID-19 tiene y tendr谩 en el mundo del trabajo.

Los s铆ntomas del COVID Prolongado son muy variados y, aunque se contin煤a investigando, comprenden fatiga, dolor tor谩cico, articular y muscular generalizado, dificultades para respirar, problemas cardiovasculares, renales y neurol贸gicos, disfunciones cognitivas, incapacidad para concentrarse, as铆 como ansiedad y depresi贸n. Estos s铆ntomas pueden aparecer semanas despu茅s de la infecci贸n por SARS-CoV-2 y prolongarse durante meses. La propia oficina regional para Europa de la Organizaci贸n Mundial para la Salud ha se帽alado que el COVID Prolongado tiene un 鈥渋mpacto grave en la capacidad de las personas para volver al trabajo鈥, afectando su salud y la vulnerabilidad econ贸mica de sus familias. Las implicaciones de esta etapa de la pandemia alcanzan tambi茅n a los empleadores, a los servicios de salud ocupacional y a la econom铆a en general.

El impacto de la pandemia sobre el crecimiento econ贸mico es conocido. Menos sabemos sobre la repercusi贸n que podr铆a tener en la fuerza de trabajo. Si bien las tasas de mortalidad por COVID-19 son m谩s altas entre personas ancianas, la muerte prematura, l贸gicamente, es mayor entre los m谩s j贸venes. En un estudio reciente, que incluy贸 a 81 pa铆ses, se calcul贸 la cantidad de a帽os que las personas hubieran vivido si la pandemia no hubiera existido. All铆 se estableci贸 que la muerte prematura fue de un 45% entre quienes ten铆an 55 a 70 a帽os de edad y de un 30% en los menores de 55 a帽os, pero ese patr贸n se invierte en los pa铆ses de ingresos medios y bajos, alcanzando un 60% de muerte prematura entre los m谩s j贸venes. La pandemia golpea no s贸lo aumentando las desigualdades en salud, sino tambi茅n reduciendo las capacidades para salir de la crisis en aquellos pa铆ses con menos recursos para enfrentarla.

Pero 驴cu谩ntos/as trabajadores/as que sobrevivan a la etapa aguda de la enfermedad podr谩n reincorporarse a sus trabajos de la misma manera como lo hac铆an antes de la infecci贸n? En la Argentina, durante el 2020, la incidencia acumulada espec铆fica para la poblaci贸n en edad de trabajar fue de 4.362 infectado/as cada 100 000 personas. La prevalencia del COVID Prolongado es desconocida, pero una de las valoraciones m谩s conservadoras sostiene que 1 de cada 3 infectado/as contin煤an con s铆ntomas post COVID-19. Por lo tanto, en nuestro pa铆s alrededor de 470 000 personas ya han sufrido s铆ntomas en la etapa del COVID Prolongado.

El Sistema de Riesgos de Trabajo (SiRT) vuelve a situarse en el centro de las necesidades de la salud p煤blica. Pero esta vez, debido a la gesti贸n del regreso al trabajo de todas aquellas personas que han transitado la fase aguda del COVID-19. La respuesta a implementarse debe ser flexible, porque se trata de un conocimiento en evoluci贸n; oportuna, porque la aplicaci贸n debe ser simult谩nea al desarrollo de la enfermedad; amplia, que incluya beneficios y prestaciones imprevistas; y democr谩tica, para preservar y extender los derechos laborales de los afectados/as.

La ley de Riesgos del Trabajo (n潞 24.557/95) posee entre sus objetivos la reparaci贸n, rehabilitaci贸n y recalificaci贸n de los trabajadores/as ante los da帽os derivados de las enfermedades profesionales. La gesti贸n del regreso al trabajo realizada por las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART) durante todos estos a帽os, aunque siga pendiente una evaluaci贸n verificable y sistem谩tica de sus resultados, parecer铆a seguir la doctrina del rechazo y el alta temprana. Sin embargo, los profesionales de la Medicina Laboral poseen el conocimiento y el compromiso 茅tico que se necesitan para una prevenci贸n terciaria que preserve la salud de los afectados/as por COVID-19.

Es probable que el COVID prolongado posea consecuencias sobre el absentismo de larga duraci贸n en el trabajo. La delimitaci贸n del tiempo en que se inicia y finaliza esta etapa todav铆a est谩 en desarrollo. Por ejemplo, varios estudios establecieron que los s铆ntomas persisten pasadas las 12 semanas del inicio del COVID-19 agudo, pero un estudio reciente en Suecia registr贸 que el 10% de las personas infectadas continuaba con alg煤n s铆ntoma luego de 8 meses. El retorno al trabajo debe ajustarse a las caracter铆sticas de cada individuo pero deber谩 ser gradual, flexible y prolongado debido a la variabilidad de los tiempos de recuperaci贸n observados entre los pacientes. La Evaluaci贸n de Riesgo por parte de los Servicios de Prevenci贸n tambi茅n ser谩 una herramienta fundamental siempre que se adapte a esta nueva situaci贸n. Aunque todav铆a hay que estudiar los efectos combinados de la morbilidad por COVID prolongado sobre la capacidad para trabajar, es posible prever algunas limitaciones. Por ejemplo, la fatiga f铆sica y cognitiva limitan la intensidad y duraci贸n de cualquier tarea laboral, o las posiciones de pie extendidas. El apremio por disminuir el absentismo no debe aumentar el riesgo de reca铆das debido a la reducci贸n en los tiempos del retorno.

El regreso al trabajo del COVID Prolongado, aunque sea similar a la gesti贸n de cualquier condici贸n cr贸nica, requiere algunas consideraciones espec铆ficas tanto en la atenci贸n individual como en el marco legislativo general. Por ejemplo, la expresi贸n de la enfermedad en esta etapa es heterog茅nea y puede afectar a m煤ltiples sistemas y 贸rganos al mismo tiempo. Se han observados secuelas pulmonares, hematol贸gicas, cardiovasculares, neuropsiqui谩tricas, hepatobiliares, renales, end贸crinas, dermatol贸gicas y gastrointestinales. La evaluaci贸n m茅dica debe tener en cuenta esta complejidad cl铆nica ampliando las intervenciones interdisciplinarias para su diagn贸stico y tratamiento. Tambi茅n es necesario continuar estudiando los factores que intervienen en la evoluci贸n de la enfermedad para lo cual se requiere cooperaci贸n y coordinaci贸n en la disponibilidad de la informaci贸n a medida que se va generando. El COVID Prolongado, a diferencia de la etapa aguda, no parece relacionarse ni con la edad ni con la gravedad de la infecci贸n; por lo tanto, la rehabilitaci贸n debe estar disponible para trabajadores/as con diagn贸sticos de COVID-19 independientemente de la gravedad en la etapa aguda. Los profesionales de la salud que atiendan a estos trabajadores/as tendr谩n que hacer esfuerzos por investigar, registrar los s铆ntomas de una enfermedad a煤n en desarrollo, as铆 como sus complicaciones y los tratamientos m谩s efectivos.

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU 357/20) que declar贸 al COVID-19 como Enfermedad Profesional para trabajadores/as esenciales durante el primer a帽o de la pandemia ha sido fundamental para enfrentarla. Sin embargo, su caducidad a partir de noviembre de 2020, parece responder m谩s a la urgencia del SiRT que a la necesidad de los trabajadores/as. No s贸lo se ha perdido una herramienta que evite la propagaci贸n de la enfermedad durante el 2021, sino que se impide alcanzar los objetivos de rehabilitaci贸n de la propia ley de Riesgos del Trabajo. Habr谩 que observar con detenimiento la continuidad de las pol铆ticas de pagos y beneficios por la Enfermedad Profesional y los efectos de la gesti贸n del regreso al trabajo por COVID prolongado sin derechos laborales para su protecci贸n.

Los trabajadores/as de la salud resultan ser un caso que requiere una consideraci贸n especial. Es el colectivo de trabajadores/as que se ha visto afectado de manera desproporcionada por el COVID-19. Y se desconoce si esto puede afectar a una mayor incidencia o gravedad del COVID prolongado. La pandemia alter贸 la cantidad de personal de salud disponible para la atenci贸n, transformando la gesti贸n cotidiana de recursos humanos en un fr谩gil equilibrio que amenaza con romperse de manera inminente.

Por ejemplo, el 36% de las Enfermedades Profesionales reconocidas entre trabajadores/as de la salud se concentr贸 en el rango de edad de 30 a 39 a帽os. Por lo tanto, el regreso al trabajo post COVID aguda puede ser una pol铆tica vital para sostener los equipos de salud y la atenci贸n a los pacientes. La posibilidad de contar con una cobertura por Enfermedad Profesional hasta finales del 2021 es una tranquilidad para los trabajadores/as de la salud, pero parcial e insuficiente. La incorporaci贸n definitiva de la COVID-19 al listado de Enfermedades Profesionales parece ser la soluci贸n m谩s justa y adecuada.

La efectividad del tratamiento, la recuperaci贸n y la rehabilitaci贸n laboral, como ocurre con cualquier enfermedad, aumenta con una intervenci贸n temprana. Pero se necesita continuar con la investigaci贸n respecto a los factores pron贸sticos del COVID prolongado: la caracterizaci贸n de s铆ntomas y relaciones en y entre las fases de la enfermedad; el tratamiento recibido en la fase aguda; caracter铆sticas individuales y laborales; el diagn贸stico interdisciplinario; la gesti贸n del regreso al trabajo seg煤n s铆ntomas, tratamientos y su duraci贸n; entre otros. La epidemiolog铆a laboral tiene mucha tarea por delante y no tiene tiempo que perder. Hay que implementar los registros de trabajadores/as, coordinar los sistemas de vigilancia; crear las cohortes de trabajadores con COVID-19 para realizar los seguimientos necesarios y desarrollar las investigaciones que nos ayude a comprender esta etapa de la enfermedad.

Los presupuestos para investigaci贸n del COVID prolongado, seguramente m谩s modestos que los anunciados en Estados Unidos, deber谩n surgir del esfuerzo coordinado y conjunto de distintas instancias estatales y privadas. Sin embargo, las implicancias sobre la fuerza de trabajo y la econom铆a requieren de un Estado que ponga su mirada en el mediano y largo plazo, sosteniendo los esfuerzos colectivos para salir de la pandemia. La investigaci贸n sobre COVID prolongado debe realizarse de manera inmediata, aunque m谩s no sea, porque es un requerimiento silencioso entre quienes lo est谩n padeciendo sin poder nombrarlo.

1. Grupo de Estudios en Salud Ambiental y Laboral (GESAL), Universidad Nacional de Avellaneda.

2. Instituto de Formaci贸n, Capacitaci贸n e Investigaci贸n (IFCI), Federaci贸n Sindical de Profesionales de la Salud de la Rep煤blica Argentina




Fuente: Periodicoelroble.wordpress.com