June 20, 2021
De parte de SAS Madrid
165 puntos de vista


Isabel D铆az Ayuso fue reelegida este viernes presidenta de la Comunidad de Madrid con el respaldo del partido ultraderechista, que hil贸 un discurso profundamente racista en el que no faltaron peticiones para desmantelar toda la normativa auton贸mica LGTBI y de lucha contra la violencia machista.

– “Est谩n vigentes unas leyes de g茅nero propias de la izquierda m谩s radical. Entiendo que su anterior socio no les dejase derogarlas, pero nosotros se lo vamos a exigir”, avis贸 Roc铆o Monasterio a D铆az Ayuso.

– “Nosotros no somos como los de Ciudadanos, nosotros no somos de ahora me das los votos y si te he visto no me acuerdo”, respondi贸 Ayuso en sus intervenciones, en las que se mostr贸 convencida de poder llegar a “buscar propuestas comunes”.

Todo sali贸 seg煤n lo previsto este viernes en la Asamblea. No hubo sorpresa alguna. Un a帽o y diez meses despu茅s, Isabel D铆az Ayuso fue investida de nuevo presidenta de la Comunidad de Madrid. En primera votaci贸n. No fue necesaria una segunda vuelta. Ya desde la misma noche electoral, la candidata conservadora sab铆a que ten铆a detr谩s a la mayor铆a absoluta de la C谩mara. Contaba con el respaldo de sus diputados, los del PP. Y tambi茅n de Vox. Una ultraderecha que ha exhibido este viernes desde la tribuna de oradores uno de los discursos m谩s racistas, machistas y hom贸fobos que se recuerdan en el Parlamento de Vallecas. Un compendio de intervenciones parlamentarias que utilizaron, adem谩s de para atizar a la izquierda, para poner deberes al pr贸ximo Ejecutivo regional. Tareas marcadas a fuego en la agenda ultra: mano dura con los migrantes, fin de las leyes de igualdad, desmantelamiento de la normativa LGTBI y cierre de una radiotelevisi贸n p煤blica que ha estado en el punto de mira de Ayuso desde la pasada legislatura.

Si hay algo que ha marcado profundamente la segunda sesi贸n del debate de investidura ha sido el se帽alamiento por parte de la bancada ultra de Serigne Mbay茅, el diputado de origen senegal茅s de Unidas Podemos. No era la primera vez que desde Vox se pon铆a el foco en este parlamentario. Ya lo hizo a trav茅s de redes sociales en cuanto se conoci贸 su fichaje por parte de la formaci贸n morada. 鈥淣osotros le deportaremos鈥, dec铆an, a pesar de que el diputado cuenta con la nacionalidad espa帽ola. Pero este viernes, los ataques se produjeron en la sede de la soberan铆a regional. Y empa帽aron por completo la investidura de Ayuso. 鈥淓s una persona que entr贸 en nuestro pa铆s de forma ilegal. Y, adem谩s de entrar de forma ilegal, se lucr贸 durante a帽os vendiendo de forma ilegal a las puertas de los comercios y de esas pymes a las que ustedes suben los impuestos y la factura de la luz鈥, dijo Roc铆o Monasterio con toda la calma del mundo.

En ese momento, la sesi贸n salt贸 por los aires. Hasta tal punto que se protagoniz贸 un enfrentamiento directo entre la presidenta de la C谩mara, Eugenia Carballedo, y la portavoz de Vox. La primera, le invit贸 a retirar las palabras. La segunda, se neg贸, llegando incluso a acusar a la m谩xima autoridad de posicionarse del lado de las 鈥渕afias鈥 durante las r茅plicas. Un segundo turno de palabra que acab贸 con la expulsi贸n del hemiciclo de la diputada de Unidas Podemos Vanessa Lillo, quien mostraba desde su esca帽o su desacuerdo por que se permitiesen en el hemiciclo palabras abiertamente racistas. Un tipo de discurso con el que pretenden marcar el paso al nuevo Ejecutivo regional durante la legislatura. Si tan valiente es a la hora de enfrentarse al Gobierno central en diferentes asuntos, vino a decirle a Ayuso durante su intervenci贸n, s茅alo tambi茅n para combatir la 鈥渋nseguridad鈥 y exigir 鈥渦na inmigraci贸n ordenada鈥.

Lucha contra el machismo y leyes LGTBI

A pesar de darle su apoyo de forma gratuita en la investidura, esta no fue la 煤nica exigencia que la ultraderecha puso en la mesa de la l铆der del Gobierno regional de cara a la corta legislatura que acaba de arrancar. Hubo m谩s. Desde la tribuna, la extrema derecha apunt贸 hacia normas sobre las que en la Comunidad de Madrid exist铆a hasta la fecha un enorme consenso pol铆tico y social. 鈥淓st谩n vigentes unas leyes de g茅nero propias de la izquierda m谩s radical. Entiendo que su anterior socio de Gobierno 鈥揺n referencia a Ciudadanos鈥 no les dejase derogarlas, pero nosotros se lo vamos a exigir. Sus votantes se lo agradecer谩n鈥, dijo la cara visible de la ultraderecha en el Parlamento auton贸mico tras abjurar del Pacto de Estado contra la Violencia de G茅nero. Lo hizo en un momento terrible. Solo en el 煤ltimo mes, han sido asesinadas una docena de mujeres y tres ni帽os en todo el pa铆s. La 煤ltima, el pasado martes. Ten铆a 81 a帽os.

Pero Vox tambi茅n puso en el punto de mira con sus palabras en la normativa construida en materia LGTBI. Un marco jur铆dico al que se dio luz verde con Cristina Cifuentes al frente del Gobierno. La ley de protecci贸n contra la LGTBIfobia, por unanimidad. La de Identidad y Expresi贸n de G茅nero, con la abstenci贸n de los conservadores. 鈥淓l PP aprob贸 a espaldas de los madrile帽os, y con el 煤nico prop贸sito de contentar a los lobbies ideol贸gicos de la izquierda, las leyes de violencia de g茅nero y LGTBI en la Comunidad de Madrid todav铆a vigentes hoy. En su campa帽a, usted dijo 鈥楥omunismo o libertad鈥. Pues apueste por la libertad, se帽ora Ayuso, y derogue esas leyes鈥, le espet贸 Monasterio. Son normas, dijo, que 鈥渄efienden la autodeterminaci贸n de g茅nero, vulneran la presunci贸n de inocencia e invierten la carga de la prueba鈥. 鈥淐uando los maltratadores o los violadores se enteren de las leyes que tenemos aqu铆 vigentes, 驴saben lo que se van a declarar? Mujeres鈥, lanz贸 sin sonrojarse.

鈥淏uscar propuestas comunes鈥

Deberes a la futura presidenta que los ultras completaron con la radiotelevisi贸n p煤blica, a la que ya hab铆an puesto en el punto de mira en su programa para los comicios del 4M. 鈥淗ay que cerrar Telemadrid鈥, exigi贸 Monasterio. Y si no se puede hacer de forma inmediata, al menos que se reduzca 鈥渄r谩sticamente su coste鈥. Y hay que hacerlo, argument贸 la portavoz ultraderechista, porque 鈥渘i es un servicio p煤blico, ni es un servicio necesario, es un pozo sin fondo que consume decenas de millones de euros cada a帽o鈥. Sin embargo, lo cierto es que cada vez m谩s madrile帽os sintonizan con Telemadrid. Cuando se produjo el relevo en la direcci贸n, la audiencia se situaba en el entorno del 4% y su credibilidad era nula tras una d茅cada de control por parte de Esperanza Aguirre e Ignacio Gonz谩lez. El pasado mes de enero, sin embargo, la cadena cerraba con las mejores cifras de audiencia desde 2011.

La radiotelevisi贸n p煤blica madrile帽a ha sido uno de los caballos de batalla de Ayuso pr谩cticamente desde el arranque de la anterior legislatura. Para el recuerdo, aquella entrevista en la que la presidenta regional, visiblemente molesta por las cuestiones relacionadas con el Hospital Enfermera Isabel Zendal, recordaba a la presentadora que hay preguntas que no se le pueden hacer a la l铆der de un Ejecutivo regional. En los dos 煤ltimos a帽os, los encontronazos han sido continuos. Hasta el punto de asfixiar econ贸micamente a la cadena. El punto 谩lgido, la campa帽a electoral y la negativa de Ayuso de asistir al debate 鈥搖na posici贸n que luego rectific贸鈥. Ahora, en el Ejecutivo estudian una modificaci贸n normativa para ventilarse al actual director, Jos茅 Pablo L贸pez, cuyo mandato no expira hasta 2023. Una de las opciones ser铆a, tal y como inform贸 este diario, el nombramiento de un cargo de nueva creaci贸n que est茅 por encima del director general e, incluso, del Consejo de Administraci贸n.

Habr谩 que ver hasta qu茅 punto es capaz de ceder Ayuso a las exigencias de Vox a cambio de su respaldo en la C谩mara. El PP no tiene mayor铆a absoluta, eso es cierto. Sin embargo, cuenta con m谩s diputados que las tres fuerzas de la izquierda juntas, por lo que la dependencia que puede tener de la ultraderecha es m谩s reducida. La presidenta regional, durante su intervenci贸n, tambi茅n ha arropado a Vox. 鈥淨uiero decirle que a m铆 me ha abochornado que tengan que tratar a su partido pol铆tico y a su grupo parlamentario de esa manera鈥, dijo durante su primera intervenci贸n. Y, a partir de ah铆, evit贸 pronunciarse sobre lo reclamado. Es cierto que ambos partidos, apunt贸, difieren 鈥渆n muchas cuestiones鈥. Pero se mostr贸 convencida de que eso 鈥渘o va a ser ning煤n obst谩culo para buscar propuestas comunes鈥. 鈥淣osotros no somos como los de Ciudadanos, nosotros no somos de ahora me das los votos y si te he visto no me acuerdo鈥, desliz贸. 驴Llegar谩 la presidenta conservadora a plegarse a la agenda ultra de Vox? 驴Hasta qu茅 punto? Eso es algo que se ver谩 a lo largo de esta corta legislatura que ha echado a andar.

Enlace relacionado InfoLibre.es 19/06/2021.




Fuente: Sasmadrid.org