October 20, 2020
De parte de La Haine
213 puntos de vista


Cuando los socialdem贸cratas llamaron a votar por Hindenburg 鈥揃iden鈭 para parar a Hitler 鈭扵rump鈭 el primero tard贸 s贸lo seis meses en entregarle el poder al segundo

1. Cuando los rom谩nticos alemanes acu帽aron a mitades del siglo XIX el t茅rmino el dolor del mundo (Weltschmerz), para denominar un particular sentimiento de melancol铆a y pesimismo frente a la realidad, no se imaginaban qu茅 tan adecuado iba a ser 茅ste para describir la condici贸n de la izquierda a principios del siglo XXI. Pero la afinidad siempre ha estado all铆. De all铆 la cercan铆a de Marx con el romanticismo (L枚wy). De ah铆, tambi茅n, la melancol铆a como una categor铆a perfecta para hablar de la pol铆tica revolucionaria capaz de mirar a la vez el pasado y el presente de las luchas y alimentarse de la memoria de los vencidos (Benjamin, Bensa茂d) o de la historia de sus derrotas, sin cancelar el horizonte de su futuro (Traverso).

2. El auge de la extrema derecha, etnonacionalismo, racismo y oscurantismo, las incesantes guerras neocoloniales, la crisis de los refugiados, la crisis econ贸mica y ambiental, los ataques sin fin a las conquistas sociales, una serie de derrotas: Lula/Dilma, Corbyn, Sanders, Morales, M茅lenchon, la capitulaci贸n de Syriza, 鈥渓a pol铆tica kitsch鈥 de Podemos, etc. Los tiempos no son alentadores. Tal como el dolor del mundo evolucion贸 de un sentimiento personal a un amplio esp铆ritu del tiempo (Zeitgeist) aparte 鈥搖na anormal hipersensibilidad a los males que da lugar a ansiedad y frustraci贸n鈭, hoy el Weltschmerz encaja con el esp铆ritu dominante de las comparaciones hist贸ricas sin fin (v茅ase: https://lahaine.org/dI1R) 鈥揳 Hitler, al nazismo, etc., que m谩s que vaticinar una repetici贸n directa, reflejan un cierto estado de 谩nimo.

3. Si Donald Trump en realidad es un l铆der d茅bil 鈥搒in una fija visi贸n del mundo (Weltanschauung), que no logr贸 llevar a cabo una sincronizaci贸n (Gleichschaltung) de diferentes sectores del Estado, ni traducir su sigilosa quema de Reichstag a una toma del poder total鈭 el problema es que la izquierda es a煤n m谩s d茅bil que 茅l. Trump es la contrarrevoluci贸n sin la revoluci贸n. Un posfascista que llega a reconfirmar la hegemon铆a del capital, sin realmente tener que defenderlo (en las filas dem贸cratas la corriente corporativista neoliberal de Joe Biden solita se encarg贸 de frenar la tibia socialdemocracia de Bernie Sanders). Como en una unidad dial茅ctica, sin una amenaza real del comunismo, una amenaza real del fascismo se desvanece en el aire…

4. Ante la inexistencia del enemigo, los posfascistas 鈥揟rump, Bolsonaro, Johnson, Orb谩n, Kaczy艅ski, Modi et al.鈥 se encargan de crearlo. Vivimos en una 茅poca de anticomunismo sin comunismo que emplea los viejos recursos: conspiracionismo, nacionalismo, clich茅s antisemitas (judeobolchevismo). En el mundo seg煤n Trump el centro-derechista Biden 鈭抭ue se ufana m谩s de 鈥渉aber parado al 鈥榸urdo鈥 Sanders que de enfrentar a Trump鈭, es un caballo de Troya de la izquierda radical (sic), #BlackLivesMatter una organizaci贸n marxista (隆ojal谩…!) y el marxismo cultural ha permeado todos los 谩mbitos de la rep煤blica.

5. Comparativitis tiende a alimentar una falsa superioridad moral (estamos enfrentando a Hitler) y a la vez el fatalismo (qu茅 podemos hacer…). Ambos refuerzan la melancol铆a nutrida de la intr铆nseca ambig眉edad de las comparaciones hist贸ricas. Pero si hay una lecci贸n de los errores de la izquierda alemana de la d茅cada de los 30 鈭抍omo insisten los partidarios de analogizar nuestros tiempos y proponentes de la estrategia del mal menor para frenar a Trump (Chomsky, Moore et al.)鈥 y un punto preciso donde el Weltschmerz de la izquierda se fusiona con el Zeitgeist de las 眉ber paralelas, que tal 茅sta: cuando los socialdem贸cratas llamaron a votar por Hindenburg 鈥揺l doppelg盲nger de Biden鈭 para parar a Hitler 鈭抏l doppelg盲nger de Trump鈭 el primero tard贸 s贸lo seis meses en entregarle el poder al segundo, abriendo el camino a uno de los periodos m谩s oscuros de la historia. O sea…

6. Hizo falta un golpe parlamentario-judicial (y el encarcelamiento de Luiz In谩cio Lula da Silva) para subir a Jair Bolsonaro al poder en Brasil, pero el PT 鈥搇a izquierda amigable a los negocios鈭 tambi茅n hizo su parte. Implementando su ciega estrategia de conciliaci贸n de clases. Neg谩ndose a llevar una verdadera reforma pol铆tica o agraria. Desarticulando los movimientos sociales con tal de conservar el sistema a punto de portarse como la SPD en tiempos de Rosa (L枚wy). Alimentando los mismos sectores 鈭抦edios, agronegocios, micropartidos de la derecha鈭 que luego se volcaron en contra de 茅l (hoy el procapitalista PT es, seg煤n Bolsonaro, el comunismo detr谩s de todos los males). El fascismo siempre es una muestra de una revoluci贸n fracasada (Benjamin).

7. El Weltschmerz ofrece falsas comodidades que hay que, como en caso de la izquierda brasile帽a, rechazar y aprender a convertir el luto en la lucha. Y, como en el de la izquierda estadunidense, en una fuente de resistencia. Pero evitar las trampas de la melancol铆a y las rituales lamentaciones acerca de la desorientaci贸n de la izquierda significa tambi茅n ser honestos con nosotros mismos (Hall): aprender de las derrotas sin culpar los acontecimientos externos (el auge del posfascismo, etc茅tera), analizando m谩s bien nuestra propia postura frente a 鈥搊 detr谩s de鈭 ellos.

@MaciekWizz




Fuente: Lahaine.org