April 6, 2021
De parte de Acracia
387 puntos de vista


Despu茅s de la primera ola de la pandemia COVID-19 y poco antes de morir en septiembre 2020, David Graeber escribi贸 un texto (1) invit谩ndonos urgentemente a no caer otra vez 芦 en una realidad donde todo esto cobra alg煤n sentido inexplicable, como las tonter铆as que suelen suceder en los sue帽os 禄, a no dejarnos adormecer por los sermones de los ricos y sus secuaces 芦 de que colectivamente todos carecemos de sentido com煤n para evitar las pr贸ximas cat谩strofes 禄 y a 芦 crear una 鈥渆conom铆a鈥 que nos permita realmente cuidar a las personas que nos cuidan 禄.

Desde entonces han pasado ya siete meses, estamos entrando ya en la cuarta ola y, a pesar de ello y de que no se vislumbra a煤n el fin de la crisis, hemos vuelto 芦 a nuestros trabajos 鈥渘o esenciales鈥 禄, lo que para muchos esto es 芦 como el despertar de un sue帽o 禄.

Como ya sucedi贸 despu茅s de la crisis financiera de 2008 y nos lo recuerda D. G., los medios de comunicaci贸n y las clases pol铆ticas vuelven a incitarnos a pensar de esta manera. Pero entonces 芦 hubo un breve momento de cuestionamiento: 驴Qu茅 son las 芦finanzas禄? 驴No son solo las deudas de otras personas? 驴Qu茅 es el dinero? 驴No es tambi茅n solo una deuda? 驴Qu茅 es una deuda? 驴No es solo una promesa? 禄. Y en base a ese cuestionamiento fuimos capaces de pensar que, 芦 si el dinero y la deuda son simplemente una colecci贸n de promesas que nos hacemos unos a otros, 驴por qu茅 no podr铆amos hacernos promesas diferentes y m谩s f谩ciles? 禄.

Es verdad que ese momento fue breve, que 芦 la ventana fue cerrada casi instant谩neamente por aquellos que insistieron en que nos call谩ramos, que dej谩ramos de pensar y volvi茅ramos al trabajo, o al menos empez谩ramos por buscar uno 禄, y que esa vez, 芦 la mayor铆a de nosotros nos enamoramos 禄.

Es pues por ello que 芦 esta vez es fundamental que no lo hagamos 禄. No olvidar que, en realidad, esta crisis es 芦 efectivamente el despertar de un sue帽o: un trabajo abrumador, mal pagado y humillado a diario, mientras una gran proporci贸n de la poblaci贸n no hace m谩s que inventar fantas铆as, cobrar rentas y en general estorbar a quienes est谩n haciendo, arreglando, moviendo y transportando cosas para satisfacer las necesidades de otros seres vivos 禄. No considerar 芦 como algo totalmente normal que, cuanto m谩s directamente el trabajo de una persona beneficia a otros, es menos probable que se les pague, o que los mercados financieros son la mejor manera de orientar las inversiones a largo plazo, incluso cuando nos est谩n llevando a destruir la mayor parte de la vida en la Tierra 禄. Y, sobre todo, recordar, despu茅s de que se declar茅 terminada la emergencia actual, realmente lo que hemos aprendido: 芦 que si 芦la econom铆a禄 significa algo, es la manera de proporcionarnos lo que necesitamos para estar vivos (en todos los sentidos). Que lo que llamamos 芦mercado禄 es en gran medida una forma de catalogar los deseos reunidos de los ricos, la mayor铆a de los cuales son al menos un poco patol贸gicos, pues los m谩s poderosos ya estaban terminando proyectos de b煤nkeres para escapar si continuamos 禄. Adem谩s de ser 芦 la mayor parte del trabajo que hacemos hoy el trabajo so帽ado 禄, que 芦 existe solo por s铆 mismo o para hacer que los ricos se sientan bien consigo mismos o que los pobres se sientan mal consigo mismos 禄.

驴C贸mo ignorarlo esta vez ? No solo por las nefastas consecuencias de haberlo ignorado sino tambi茅n para preguntarnos 芦 驴Y si simplemente nos paramos? 禄 Pues hacerlo 芦 nos permitir铆a hacernos varias promesas razonables, por ejemplo: crear una 鈥渆conom铆a鈥 que nos permita realmente cuidar a las personas que nos cuidan 禄.

En otras palabras: 驴 y si para hacer esto posible decidimos no ser c贸mplices de un sistema que no lo permite por privilegiar lo no esencial: el dinero (2) y todo lo superfluo que 茅ste s铆 permite y promueve ?

Octavio Alberola

(1) https://jacobinmag.com/2021/03/david-graeber-posthumous-essay-pandemic
(2) https://youtu.be/0rOOVJ_GLcg




Fuente: Acracia.org