November 18, 2021
De parte de Asociacion Germinal
295 puntos de vista


Por Mohorte

Uno de los aspectos m谩s valiosos del CIS es la continuidad de sus encuestas. Los investigadores llevan d茅cadas preguntando las mismas cosas a los espa帽oles, de tal modo que podemos evaluar hasta qu茅 punto ha cambiado nuestra opini贸n sobre algunos fen贸menos o nuestra percepci贸n de las cosas. Lo que nos incluye a nosotros mismos. En sus bar贸metros, el CIS acostumbra a preguntar sobre nuestra 鈥渋dentificaci贸n subjetiva de clase鈥. Es decir, en qu茅 escalaf贸n social nos consideramos.

Uno cada vez m谩s elevado.

Decreciente. La evoluci贸n de las respuestas muestra los cambios sociales que ha sufrido el pa铆s durante los 煤ltimos a帽os y la nueva mentalidad que ha llegado con ellos. La posici贸n de la 鈥渃lase obrera鈥 es el mejor ejemplo: si en 2001 el 50% de los encuestados se adscrib铆a a la categor铆a, una suma de 鈥渙breros cualificados鈥 y 鈥渙breros no cualificados鈥, en 2021 el porcentaje se hab铆a desplomado al 16%. La clase trabajadora, aquel viejo sujeto pol铆tico, ha desaparecido de nuestra imaginaci贸n colectiva. Se ha relativizado en un periodo muy corto, de apenas veinte a帽os.

No todas las encuestas se ocupan de los mismos 谩mbitos (las cifras de 2021 est谩n centradas en Madrid de cara a las elecciones), pero el patr贸n es consistente.

驴Por qu茅? Hay muchos motivos. En sus 煤ltimas encuestas, el CIS cambi贸 la denominaci贸n 鈥渙breros cualificados/no cualificados鈥 por 鈥渃lase trabajadora/obrera鈥 o 鈥渃lase baja/pobre鈥. Ambas tiene connotaciones discursivas distintas. El concepto 鈥渃lase obrera鈥, por ejemplo, no es hoy tan descriptivo como ideol贸gico, al menos en la percepci贸n de una buena parte de la poblaci贸n. La pertenencia a la 鈥渃lase baja/pobre鈥 tiene aparejada evidentes connotaciones negativas de las que muchas personas, se encuentren en ella o no, desean huir.

Otro paradigma. Esto es algo que saben bien los partidos. El mantra m谩s repetido durante los 煤ltimos a帽os por Ciudadanos, pero tambi茅n por el PSOE o el PP, es la 鈥clase media trabajadora鈥. La categor铆a funciona como catch-all pero tambi茅n como confirmaci贸n del sesgo. En Espa帽a, un pa铆s donde el salario m谩s com煤n no supera los 19.000鈧 pero donde la mayor铆a de familias tienen alg煤n piso en propiedad, la idea de 鈥渢rabajador鈥 y 鈥渃lase media鈥 es a un tiempo descriptiva y aspiracional.

Y por tanto popular. En este cambio de paradigma se cuela la etiqueta en la que todos desear铆amos considerarnos, la 鈥渃lase media-media鈥. A ella se suman el 52% de los encuestados por el CIS en sus 煤ltimas encuestas.

Los cambios. En este proceso hay mucho de relato (c贸mo queremos vernos) pero tambi茅n de realidad. La econom铆a y los roles laborales han cambiado. Lo hemos visto en m谩s de una ocasi贸n: el porcentaje de trabajadores de 鈥渃uello azul鈥, asociados hist贸ricamente a profesiones 鈥渙breras鈥, como el operario de f谩brica, el estibador o el minero, ha menguado fruto de los avances tecnol贸gicos y de la reconversi贸n. Espa帽a es hoy un pa铆s donde el sector servicios ocupa el 70% de la producci贸n econ贸mica.

Difuminados. Y es en los servicios donde el concepto 鈥渙brero鈥 se difumina. 驴Qu茅 es un rider, por ejemplo? Las ciudades se han convertido en espacios donde trabajadores no cualificados compiten por puestos de trabajos de escasa tradici贸n 鈥減roletaria鈥, pero precarios. Muchos de ellos, empleados j贸venes y con estudios, provienen de familias de 鈥渃lase media鈥 pero disponen de salarios y roles laborales bajos. Otros disfrutaron anta帽o de salarios y comodidades 鈥渕edias鈥, aunque en el camino de la larga crisis las perdieran. En ese magma brota la 鈥渃lase media trabajadora鈥.

El futuro. La palabra que mejor define hoy a muchos trabajadores urbanos es 鈥減recariedad鈥, no 鈥渙brero鈥. No s贸lo se trata de que la movilidad social se haya difuminado y haya fusionado los l铆mites anta帽o m谩s claros de 鈥渃lase media鈥 y 鈥渃lase trabajadora鈥, sino tambi茅n de din谩micas culturales. En un contexto de polarizaci贸n salarial, donde los puestos 鈥渕edios鈥 de anta帽o est谩n desapareciendo y donde cada vez hay una brecha m谩s clara entre 鈥減uestos cualificados鈥 (bien pagados) y puestos precarios, que un 50% de los espa帽oles se considere 鈥渃lase media鈥 podr铆a parecer una paradoja.

Pero no lo es. Es una declaraci贸n de intenciones y, qui茅n sabe, una medida desesperada para adscribirse a etiquetas en desaparici贸n.

Imagen: Daniel Gonz谩lez

Fuente: Magnet

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org