August 8, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
263 puntos de vista

Nos enteramos por este peri贸dico de que el glorioso Ej茅rcito espa帽ol, ese que solo gana guerras contra los espa帽oles, anda todav铆a rindiendo pleites铆a al alma inmortal del caudillo Francisco Franco. Concretamente, hace nada el capit谩n de una compa帽铆a del Batall贸n de Infanter铆a Protegida orden贸 a sus soldados desplazarse hasta el Valle de los Ca铆dos para que el abad del monumento franquista bendijese su bander铆n. Ya estamos todos: un abad nacional-cat贸lico, un capit谩n del Ej茅rcito espa帽ol y la momia del sanguinario dictador ferrolano. No se sabe si es cierto que Elvis Presley aun vive escondido en Las Vegas o en Memphis, pero de lo que no cabe duda es de que Franco s铆 vive a煤n en Espa帽a, escondido en todas partes.

Nuestros m谩s conspicuos fascistas nos reprochan a los peri贸dicos sin papel (ni de celulosa ni social) que nos pasemos la vida dando brasa con el franquismo y la memoria hist贸rica, como si el estudio y an谩lisis de nuestro pasado reciente fuera una lacra para comprender en profundidad el 茅xito de Chanel en el festival de Eurovisi贸n. La ignorancia es la m谩s inagotable fuente de conocimiento. Ya dec铆a Claude Chabrol que la estupidez es mucho m谩s atractiva que la inteligencia, pues la inteligencia tiene l铆mites.

Los franquistas dir谩n que a qui茅n le importa si una brigada del Ej茅rcito se va a cantarle pasodobles a Franco o a la Pasionaria, pues se alimentan de la banalizaci贸n de su propio peligro. Pero se trata de un acto de violencia, pues los soldaditos enviados a la Cruz de los Ca铆dos cumpl铆an 贸rdenes. O sea, que el que se negara a lamer la pestilente memoria del dictador podr铆a ser sometido a un consejo de guerra o a alguna de esas barbaridades que a煤n contempla nuestro incivilizado c贸digo militar.

Una de las cosas que ha demostrado la eclosi贸n de las redes sociales es la imp煤dica tendencia del ser humano a universalizar ante el p煤blico su estupidez. La gente publica constantemente selfies y v铆deos con sus gatitos asesinables, con sus amantes asesinados, con el arroz con cosas que se va a tragar en un tasc贸n tur铆stico apestoso, con sus madres moribundas, con la tarta de su cumplea帽os, con su impostada soledad ante una impostada puesta de sol, con sus poemas baratos y con sus sue帽os car铆simos. Hay gente que lo publica todo, como si interesara a alguien la inanidad de su arroz con cosas ante un escote.

Pues en el Ej茅rcito espa帽ol pasa lo mismo, aunque en lugar de arroz con cosas nos sacan generalmente v铆deos de exaltaciones franquistas en las redes sociales. Como esta ofrenda del bander铆n de la brigada al cristo de la Cruz de los Ca铆dos.

Me pongo en el cinematogr谩fico papel de un cabo de dicha brigada con veleidades democr谩ticas, que quiz谩 lo hay. E imagino la violencia que le supone cumplir la orden de humillar su dignidad ante un asesino in memoriam y un cura c贸mplice del genocida. Esa violencia no hay selfie que la capture ni facebook que la difunda.

Lo mismo me sucede cuando escucho a los batallones de nuestra legi贸n cantar El novio de la muerte. Este mismo Jueves Santo, la cantaron muy p煤blicamente en M谩laga para honrar al Cristo de la Buena Muerte, en un acto no exento de oficialidad, o sea, en el que est谩bamos representados tanto t煤 como yo, que con los impuestos pagamos a estos legionarios cantores de fascistadas.

E insisto en que estos cantores de fascistadas, tambi茅n en el Cristo malague帽o de la Buena Muerte, cumplen 贸rdenes. Aunque se le revuelvan las tripas por mero paladar musicol贸gico, el legionario ha de sacar pelo del pecho para entonar que pasa de t铆as y de feminazis, que 茅l es el novio de la muerte, su leal compa帽era, y ya tal.

Ahora que volvemos a naturalizar la cultura de la guerra cercana, es posible que haya j贸venes espa帽oles que se vean tentados a ingresar en nuestro Ej茅rcito. No por patriotismo ni por guerreros ardores, sino porque van a salir plazas para reforzar la soldadesca y porque la propia guerra va a dejar muy fr铆o el mercado laboral, y de algo tienen que comer los chavales. Ya ver茅is c贸mo madruga el bombardeo propagand铆stico en radios y teles cantando las alabanzas de ingresar en el glorioso Ej茅rcito espa帽ol. Me est谩 tardando. En el anuncio, se ir谩n fundiendo primaverales im谩genes de dulces y bell铆simas sargentas examinando mapas de Afganist谩n en una tienda de campa帽a, de apuestos y lavad铆simos doctores imberbes curando la lepra a un negrito, de eficientes enfermeros y enfermeras correteando de un blanco pasillo a otro pasillo m谩s blanco. Todo en plan MASH, pero con menos mugre y menos tetas.

El caso es que en ese v铆deo propagand铆stico nunca saldr谩 el cotidiano capit谩n de brigada que te ordena, bajo amenaza de arresto o garrote vil o lo que sea, que te ordena ser franquista, asistir a actos franquistas, cantar facistoides cupl茅s sobre pajilleros moribundos y enamorados. Luego nos quejamos de que tenemos un Ej茅rcito fascista. Observando estas cosas, y su impunidad, no s茅 qu茅 co帽o dem贸crata va a desear alistarse ah铆. Dejo esto, que me est谩n saliendo esv谩sticas en los antebrazos, y no s茅 si ser谩 la viruela del mono o mi antimilitarismo.


P煤blico




Fuente: Grupotortuga.com