January 20, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
189 puntos de vista


En una declaración, las YPG Internacional recordaron que “varios internacionalistas también ocuparon su lugar en la resistencia de Afrin”.

En enero de 2018, el estado turco bajo el gobierno de Erdogan comenzó la llamada “Operación Rama de Olivo” con el apoyo de miles de mercenarios yihadistas. La alianza ideológica entre el gobierno del MHP y el AKP y los islamistas fue boicoteada por las Unidades de Protección del Pueblo y las Unidades de Protección de la Mujer -YPG e YPJ- en una heroica resistencia que duró más de dos meses.

Afrin era una de las zonas más pacíficas de Siria. Se salvó en gran medida de la guerra activa hasta que comenzó la invasión. Afrin era también una de las áreas donde la organización social basada en las ideas de Abdullah Öcalan había hecho grandes progresos. La democracia de base, la vida comunitaria, los proyectos ecológicos y la liberación de las mujeres fueron activamente y exitosamente puestas en práctica.

Afrin también se convirtió en un lugar de refugio para cientos de yazidíes que escaparon del terror genocida del llamado “Estado Islámico” en 2014 y encontraron allí un nuevo y, sobre todo, seguro hogar.

Hoy Afrin parece una montaña de escombros. Las bandas yihadistas saquean los bienes de la población desplazada y de los que no han huido, destruyen su entorno, destruyen y profanan los lugares culturales e históricos, secuestran y violan a las mujeres y se casan por la fuerza con mujeres jóvenes y menores de edad. Con la aceptación de la OTAN, Turquía está cometiendo crímenes de guerra contra la población local con su ejército delegado, la coalición yihadista conocida como “Ejército Nacional Sirio”. Desde el comienzo de la “Operación Rama de Olivo”, Turquía no sólo siguió el plan de una operación militar a corto plazo, sino que también impulsó la anexión de la zona a Turquía. Actualmente, en Afrin, se enseña a los niños según el plan de estudios y la ideología turca, han cambiado los nombres de las calles y los letreros y se han escrito en turco, se ha introducido la lira turca como moneda y la oficina de correos turca se encarga de diversas tareas logísticas. Junto con el comienzo de la construcción de un muro alrededor de los territorios ocupados, puede decirse definitivamente que hay un intento de anexión.

En una declaración, las YPG Internacional recordaron que “varios internacionalistas también tomaron su lugar en la resistencia de Afrin. Desde todas partes del mundo, desde las más diversas luchas y corrientes ideológicas, nuestros camaradas participaron en las tareas militares y de defensa civil. Durante este proceso, nuestros amigos Kendal Breizh (Olivier François Jean Le Clainche), Şahin Hüseyni (Haukur Hilmarrson), Hêlîn Qereçox (Anna Campbell) y decenas de nuestros amigos cayeron como mártires”.

La declaración continuó: “En el Kurdistán decimos ‘Şehid Namirin’ – nuestros mártires nunca mueren. Nuestros mártires no mueren porque los recordaremos y continuaremos sus luchas y aspiraciones. Porque recordar significa luchar y luchar significa recordar. Para nosotros, el 20 de enero es un día para recordar a nuestros amigos caídos y las razones que los movieron y nos mueven a todos a unirnos a esta revolución, a participar en ella, a darle forma y a defenderla. Es un día para recordar y recordarnos a nosotros mismos que es necesario trazar una línea clara entre nosotros y el enemigo, no olvidar lo que ha sucedido y ganar fuerza con ello para los próximos meses, años y ofensivas. Recordar que todos podemos ocupar nuestro lugar en esta revolución y contribuir a Rojava y a la Federación Democrática libre del noreste de Siria. No importa si participamos en el ejército o en las obras sociales, porque aquí también podemos aprender y comprender: La sociedad sólo puede tener éxito con la defensa, y la defensa sólo puede tener éxito con la sociedad”.

Las YPG Internacional también subrayaron que “Rojava es la revolución de todas las personas que participan en ella y contribuyen aquí con fuerza y esfuerzo. Rojava es la tierra de todos y aquí podemos experimentar y realizar una parte de lo que siempre hemos soñado: Construir una vida libre. Como han hecho y siguen haciendo nuestros camaradas antes que nosotros, día a día en Ayn Issa o Til Temir, también es nuestra tarea como internacionalistas oponernos a los enemigos de la revolución. También nos corresponde, junto con el pueblo, expulsar a los ocupantes de Afrin, de Rojava, de todo el Kurdistán y Oriente Medio. Depende de todos y cada uno de nosotros. Hoy, también queremos recordar los muchos momentos de alegría, las dificultades experimentadas y su superación en común con nuestros camaradas y clamar con la certeza de nuestra victoria”.

ANF

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org